Anuncio
Share

Familia pide que se levanten cargos criminales contra oficiales del LAPD

Investigadores rondan el lugar donde Sergio Navas, de 35 años, fue mortalmente balaceado por un policía de Los Ángeles, el año pasado en Burbank.

Investigadores rondan el lugar donde Sergio Navas, de 35 años, fue mortalmente balaceado por un policía de Los Ángeles, el año pasado en Burbank.

(Irfan Khan / Los Angeles Times)

Un día después de que la Comisión de la policía de Los Ángeles determinó que un agente violó la política del Departamento de Policía de Los Ángeles (LAPD) al disparar y matar a un hombre desarmado en Burbank, su familia y el abogado pidieron a la fiscalía levantar cargos de homicidio sin premeditación contra el oficial.

Escoltado por los padres de Sergio Navas y la madre de los hijos de éste, el abogado dijo que el agente Brian Van Gorden mostró una “enorme negligencia” cuando le disparó y mató a Navas al final de una persecución vehicular el año pasado, y debería ser procesado en consecuencia.

“No todos los días se ve a la Comisión de policía admitir que un agente se excedió, que actuó incorrectamente”, le dijo a reporteros el abogado Luis Carrillo. “Y por eso estamos felices. El siguiente paso es que él ya no debería ser un agente”.

La balacera contra Navas el 5 de marzo pasado rápidamente levantó preocupació en el LAPD, pero fue opacada por otro tiroteo que atrajo la atención internacional: la muerte de Charly “Africa” Keunang, de 43 años, muerto a balazos por la policía cuatro días antes de la muerte de Navas.

Oficiales trataron de detener a Navas después que notaron que manejaba a exceso de velocidad en un Mercury Sable color dorado en Toluca Lake, pero el hombre de 35 años se dio a la fuga rumbo a Burbank, según un reporte del jefe de la policía Charlie Beck, entregado a la Comisión.

Navas se detuvo abruptamente en National Avenue, una calle sin salida. El policía que estaba manejando la patrulla le dijo a los investigadores que iba muy rápido para detenerse detrás del Sable y tuvo que virar para evitar golpear el carro, dice el reporte.

El agente en el asiento de pasajeros dijo que Navas salió de su carro, azotó la puerta y se volteó de frente a él, de acuerdo al reporte. En ese momento, dijo el policía, no podía ver las manos de Navas y pensó que estaba “tratando de encerrarme en el carro” y “emboscarme”.

“Pensé, este tipo va a tratar de dispararme”, le dijo el agente a los investigadores. “No quería esperar para ver si eso sucedía”.

Navas recibió dos balazos, de acuerdo a la autopsia, y luego corrió a un callejón cercano, donde murió.

La Comisión de la policía estuvo de acuerdo con la conclusión de Beck de que un agente con similar entrenamiento y experiencia no habría considerado a Navas una amenaza. La junta encontró culpables a ambos oficiales por las tácticas que llevaron al tiroteo.

El abogado de Van Gorden dijo que el oficial creyó que estaba en peligro cuando Navas salió de su vehículo.

“El oficial estuvo frente a frente con el sospechoso y creyó que le iba a disparar”, dijo el abogado Gary Fullerton. “Si esperas, hay una buena posibilidad de que seas hombre muerto”.

Christel Emmet, la madre de los tres hijos de Navas, dijo que no esperaba que la comisión declarara el tiroteo fuera de lugar. Cuando Carrillo la llamó con las noticias, ella se puso muy contenta.

“Solo quiero ver cuál es el siguiente movimiento”, dijo Emmet. “Quiero ver qué va a hacer el fiscal”.

Carrillo, quien representa a los padres de Navas y a los menores en un pleito federal de muerte injustificada que presentaron contra la ciudad, también urgió a Beck a que recomendara cargos para Van Gorden. El mes pasado, el jefe de la policía publicamente pidió que se presentaran cargos criminales contra un agente que mató a balazos a un vagabundo desarmado, cerca de Venice.

“Quisiera pensar que el jefe Beck hará lo mismo que hizo en el otro caso”, dijo Carrillo.

El martes, Beck declinó decir si cree que Van Gorden debería ser acusado, diciendo que la investigación fue “mucho menos clara que la balacera de Venice”.

“Esto es algo a lo que el fiscal de distrito le va a tener que echar una revisada”, dijo.

La oficina de Lacey será la que al final decida si se le acusará al agente. El martes, una vocera de la oficina del fiscal dijo que los abogados recibieron la investigación del LAPD sobre la muerte de Navas el viernes pasado, y que todavía siguen revisando el material.

La madre de Navas, Rosa, se puso sentimental mientras hablaba sobre el mortal enfrentamiento. “No es justo”, dijo en español, sobre que el oficial mató a su hijo.

“Todo lo que pido es justicia, porque nada me traerá a mi hijo de regreso”, confesó.

Mientras ella hablaba, el padre de Navas asentía silenciosamente al final de la mesa, con sus ojos llenos de lagrimas.

La redactora del Times, Verónica Rocha, contribuyó en este reporte.

Si desea leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio