Anuncio
Share

Expertos de la costa este criticaron el plan de California para cumplir con la ley de educación federal

educacion

Un grupo de estudiantes se forman en el patio de Citizens of the World Charter School, en Mar Vista, en junio de 2014 (Christina House / para The Times).

((Christina House / para The Times).)

El plan propuesto por California para cumplir con una nueva ley de educación federal se está quedando muy por debajo de las expectativas, según un nuevo informe.

Si bien el reporte, creado por la organización sin fines de lucro Bellwether Education Partners, con sede en Boston, elogia el plan estatal Every Student Succeeds Act para el uso de múltiples señales de rendimiento de los estudiantes y el empleo de pruebas de actualidad, también pone de manifiesto la falta de un plan detallado sobre cómo identificar y ayudar a las escuelas de bajo rendimiento. “El método actual para medir el crecimiento no refleja la mejora de los alumnos en forma individual”, señala el informe.

El expresidente Obama promulgó la ley Every Student Succeeds Act (ESSA, por sus siglas en inglés) en 2015, en reemplazo de la llamada No Child Left Behind. Mientras que la tan criticada norma anterior tenía un enfoque arbitrario basado en las puntuaciones de los exámenes para clasificar las escuelas, la ESSA otorga a los estados más libertad para diseñar sus propios sistemas.

La Junta Estatal de Educación de California pasó meses solicitando comentarios y ajustando su plan. El gobernador Jerry Brown ahora debe revisar el plan antes de la fecha límite para la presentación de éste, el próximo 18 de septiembre.

Anuncio


Cuatro expertos en educación de Bellwether examinaron el plan estatal; la entidad tiene como objetivo ayudar a las organizaciones educativas a ser más eficaces. El informe se redactó en conjunto con el Collaborative for Student Success, una organización sin fines de lucro, con sede en Virginia, que promueve altos estándares académicos. He aquí los dos problemas que encontraron:

1) Identificación inadecuada de escuelas de bajo rendimiento

La ley requiere que los estados empleen información académica y otros factores para evaluar las escuelas, y dice que los estados deben identificar al 5% de aquellas con menor rendimiento y que trabajan con estudiantes de bajos ingresos, e intervenir para su mejoría. En gran parte, le corresponde a los estados determinar qué entidades educativas están en ese nivel inferior.

De acuerdo con el informe, el plan de California no establece claramente cómo logrará ese punto.

Anuncio


California planea usar las calificaciones del tablero llamado School Dashboard -una herramienta de clasificación escolar con un código de colores- para identificar sus escuelas de menor rendimiento. En el tablero, el rojo indica el rendimiento más bajo; naranja es el siguiente color dentro de los niveles inferiores. En el plan estatal, las instituciones que se consideren rojas en todas las medidas, o totalmente rojas y con una categoría naranja, serán consideradas como de peor rendimiento. Pero con ese criterio, el estado sólo podrá identificar un tercio de las escuelas que constituirían el 5% más bajo.

Este verano, la Junta Estatal de Educación se abstuvo hasta enero de tomar una decisión final sobre cómo identificar al resto del 5% inferior.

El informe de Bellwether remarca que es difícil saber cómo los diferentes factores con los que se califica a las escuelas -como los datos académicos y las tasas de suspensión- podrán unirse para diferenciar las escuelas buenas de las malas. El documento también menciona que el tablero podría ocultar el bajo desempeño de algunas entidades. Una escuela, por ejemplo, podría caer fuera de la categoría inferior si tuviera calificaciones pobres para en los datos académicos y tasa de graduación, pero mejores para factores tales como la tasa de suspensión.

2) Falta de especificaciones sobre la intervención requerida

El informe también critica el plan estatal por no especificar cómo los distritos y el estado podrían intervenir para mejorar las escuelas de bajo rendimiento. “El plan del estado mejoraría enormemente si se incluyeran más detalles sobre su sistema de apoyo e intervenciones, incluyendo el momento de cualquier intervención, el financiamiento asignado a escuelas de bajo desempeño y cualquier acción que tome el estado si los esfuerzos de mejoramiento a nivel de distrito resultan ineficaces”, señala.

Bellwether también critica el plan estatal por no ser claro acerca de lo que una escuela debe hacer para no ser considerada como de bajo rendimiento. “Tal como se propone actualmente, las escuelas podrían salir del estatus de ‘necesidad de mejora’ sin efectuar concretamente ninguna mejora”, advierte el reporte. “En lugar de tener un objetivo claro, a las escuelas se les librará a su suerte en determinar qué nivel de rendimiento será lo suficientemente bueno en los próximos años”.

David Sapp, vicedirector de políticas y abogado asistente de la Junta de Educación de California, cuestionó las conclusiones del informe y consideró que éste sugiere erróneamente que aquello que no está mencionado en el plan estatal de ESSA, no está siendo abordado por el estado. “No es una representación exacta o justa de lo que está haciendo California”, aseveró.

El documento, por ejemplo, critica al estado por no usar un sistema para rastrear el progreso de los estudiantes de forma individual, detalló Sapp. Sin embargo, afirmó que la Junta de Educación del estado ya declaró que tiene la intención de crear un sistema de este tipo para el próximo otoño, a tiempo para el primer año en el cual California planea identificar las escuelas de bajo rendimiento en el marco de ESSA.

Anuncio


Además, el estado tiene su propio sistema de rendición de cuentas para escuelas, la Fórmula de Financiamiento del Control Local, con categorías para identificar a aquellas con rendimiento bajo, insistió. “No vamos a incluir un montón de cosas que se extiendan más allá de lo que el gobierno federal está pidiendo”.

El presidente de la Junta de Educación de California, Mike Kirst, respondió el jueves pasado con una detallada crítica del informe. Entre otras cuestiones, resaltó que el propio tablero es suficientemente claro y que la ley no requiere establecer una métrica de crecimiento individual de los estudiantes.

Traducción: Diana Cervantes

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio