Anuncio

Estas son las razones por la que los expertos esperan que llegue “El Niño”

La nieve fresca recubre las cimas de la Sierra Nevada el 9 de julio. Se cree que el extraño clima está relacionado con el fenómeno de El Niño.

La nieve fresca recubre las cimas de la Sierra Nevada el 9 de julio. Se cree que el extraño clima está relacionado con el fenómeno de El Niño.

(Bartshe Miller / Comité Lago Mono)

Estamos a la mitad del verano, pero esta semana se sintió un poco como invierno, mientras una tormenta descargó cuatro pulgadas de granizo sobre la carretera Interestatal 80 alrededor de Donner Summit.

Había tanto hielo que el martes la Patrulla de Caminos de California detuvo el tráfico y desplegó máquinas quitanieves — conocidas como “Sierra Snowfighters” — para ayudar.

“Parecía nieve, un manto de nieve a través de todos los carriles”, dijo John Wheeler, quitanieves del Departamento de Transporte de California. “Fue realmente raro”.

La tormenta de granizo fue la última climatología extraña en golpear la Sierra Nevada, influenciada por el fenómeno de El Niño que causa cambios climatológicos. Durante meses, los científicos del clima han dicho que es probable que El Niño traiga más lluvia al sur de California este invierno.

Pero aquí está la gran pregunta para un estado que ha aguantado cuatro años de severa sequía: ¿Qué tan al norte llegará la influencia de El Niño?

Que El Niño llegue a las montañas del norte es crucial porque los enormes sistemas hidráulicos de California dependen de la lluvia y la nieve de la Sierra para abastecer las granjas y las ciudades. Por el contrario, la mayor parte de la lluvia que cae en el sur de California termina en el océano.

Los expertos cada vez son más optimistas sobre el alcance que El Niño tendrá en el norte.

Hace sólo tres meses, todo California tenía las mismas probabilidades de tener un invierno húmedo o seco. Pero en el mes de mayo, la balanza comenzó a girar a favor de un invierno húmedo.

Para junio, el pronóstico oficial de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica predijo que tanto el sur de California como el valle de San Joaquín se encontrarían en una región donde las probabilidades favorecían las condiciones húmedas. La semana pasada, la línea se movió hacia el norte otra vez, y San Francisco fue incluido.

Aun así, el área localizada al norte de San Francisco, donde los depósitos más grandes de California — el lago Shasta y el lago Oroville — se encuentran, tiene una misma probabilidad de presentar un invierno seco o húmedo.

Eso podría cambiar si El Niño continúa agarrando fuerza, permitiendo que las tormentas lleguen al norte. Eso es lo que ocurrió durante los dos más grandes fenómenos de El Niños registrados, en 1982-83 y 1997-98.

“Si este El Niño sigue fortaleciéndose, no me sorprendería ver... que todas las líneas se extiendan más al norte”, haciendo que los confines del estado entren en una zona donde las probabilidades favorecen un invierno húmedo, dijo Mike Halpert, director adjunto del Centro de Predicción Climática de la NOAA.

El Niño puede cambiar la llamada corriente en chorro subtropical de las selvas del sur de México y Nicaragua al norte, sobre el sur de California y el sur de los Estados Unidos, dijo Bill Patzert, un climatólogo del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA en La Cañada Flintridge.

“Los fenómenos de El Niño realmente grandes — todavía no llegamos a eso — pueden mojar a todo el estado. Pero ahora mismo, es posible obtener una gran cantidad de inundaciones y deslizamientos de tierra en el sur. En el norte de California, podrían conseguir una precipitación y un manto de nieve por debajo de lo normal”, dijo Patzert. “Es por eso por lo que todavía no estoy llamando a esto un arruina seguías”.

Pero incluso si las tormentas alcanzan el norte, como el científico climático de la Universidad Stanford, Daniel Swain, espera que harán, El Niño podría no darle a California el alivio a la sequía que muchas personas podrían esperar.

Si desea leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio