Anuncio
Share

Nuevo giro en las campañas por el enfrentamiento entre Trump y el Papa Francisco

A la izquierda, el papa Francisco se encuentra con los periodistas a bordo del avión durante el vuelo de Ciudad Juárez, México, a Roma. El pontífice hizo sugirió que Donald Trump, a la derecha, “no es cristiano” si quiere construir un muro a lo largo de la frontera entre los EE.UU. y México.
( Alessandro Di Meo and Jim Watson / AFP/Getty Images.)

Dos de las figuras más visibles en la escena internacional, el Papa Francisco y Donald Trump, intercambiaron acaloradas palabras acerca de la inmigración y crearon así un dramático nuevo giro en un año político ya extraordinario.

La descarga papal impulsada -al igual que gran parte de la campaña- por el lenguaje de Trump acerca de la inmigración mexicana, creó un momento que es merecedor de un calificativo demasiado empleado: “sin precedentes”.

Ningún Papa anterior se había expresado, de forma tan mordaz, sobre un tema central en una campaña presidencial de EE.UU. como lo hizo Francisco en sus declaraciones a periodistas durante el vuelo de regreso al Vaticano, tras su viaje a México.

“Una persona que sólo piensa en construir muros, donde quiera que estén, en lugar de armar puentes, no es cristiano”, afirmó el Papa, en respuesta a una pregunta acerca de la reiterada promesa de Trump de levantar un muro en la frontera con México. “Eso no es parte del Evangelio”, dijo, en italiano.

El Papa Francisco sugirió este jueves que Donald Trump “no es cristiano” si quiere levantar un muro a lo largo de la frontera de EE.UU. y México. De inmediato, Trump contraatacó y manifestó que es “una vergüenza” que un líder religioso cuestione la fe de una persona.

En sintonía, ningún otro candidato ha criticado tan agudamente a un gran líder religioso como lo hizo Trump, en respuesta a las palabras de Francisco. “Que un líder religioso cuestione la fe de una persona es una vergüenza”, expresó en una declaración escrita, en la cual sugirió que el gobierno mexicano había manipulado al sumo pontífice.

“Si el Vaticano llegara a ser atacado por ISIS [Estado Islámico], lo cual, como todo el mundo sabe, sería su mayor trofeo, puedo asegurar que el Papa hubiera deseado rezar para que Donald Trump fuese presidente”, manifestó el precandidato republicano.

En un discurso al final del día, Trump afirmó que suponía que sus comentarios y los del Papa “llegarían probablemente a todo el mundo”. "¿A quién demonios le importa?”, agregó. “A mí no. No me importa porque lo que debemos hacer es detener la inmigración ilegal”.

Las palabras de Francisco se escucharon en el cierre de su viaje de seis días por México, que culminó con una misa celebrada en la frontera entre los EE.UU. y ese país.

En sus comentarios, su respuesta a una pregunta acerca de la promesa de Trump de levantar un muro en la frontera y la deportación de los cerca de 11 millones de inmigrantes indocumentados en el país, el papa afirmó que no era su intención entrometerse en la elección de los EE.UU.

También agregó que daría a Trump el beneficio de la duda para determinar si él realmente ha dicho las cosas que se le atribuyen. “No voy a involucrarme en aconsejar a quién votar o no”, señaló el líder de la Iglesia Católica. “Sólo digo que ese hombre no es cristiano si ha dicho cosas como esas”.

Trump criticó a Francisco la semana antes de su visita a México, y afirmó que el Papa es “una persona muy política”, aunque añadió que “parece un tipo bastante bueno”.

Como es su característica, Trump no se hizo esperar para dar una respuesta. “El gobierno mexicano y su liderazgo han hecho muchos comentarios despectivos al Papa acerca de mi persona, porque ellos quieren seguir estafando a los EE.UU.”, escribió. “El Papa sólo escuchó una campana de la historia”, dijo. “Lo están usando como un peón”.

“Estoy orgulloso de ser cristiano y, como presidente, no permitiré que el Cristianismo sea atacado y debilitado constantemente”, continuó Trump. “Ningún líder, especialmente ningún líder religioso, debería tener el derecho de cuestionar la religión o la fe de otro hombre”, expresó.

Lo que sigue es una transcripción de las declaraciones del Papa, dadas a conocer por el Vaticano. Aquí están la pregunta y su respuesta completas:

Pregunta: Buenas noches, su santidad. Hoy, usted habló con elocuencia acerca de los problemas de los migrantes. Al otro lado de la frontera tiene lugar una campaña electoral muy reñida. Uno de los candidatos a presidente por el partido republicano, Donald Trump, en una entrevista reciente afirmó que usted es “un hombre político” y que quizás esté siendo usado como un peón por el gobierno de México, en cuanto a temas de inmigración. Él ha dicho que, de resultar electo, construiría un muro de 2,500 kilómetros a lo largo de la frontera. También quiere deportar a 11 millones de indocumentados, separando así a las familias, etc. Me gustaría preguntarle, en primer lugar, qué opina usted de estas acusaciones en su contra, y si cree que un estadounidense católico puede votar por alguien así.

Respuesta: Gracias a Dios él dijo que yo soy una ‘persona política’, porque Aristóteles definió al ser humano como un “animal político”. Así que, por lo menos, yo soy un ser humano. Respecto de si soy un peón, bueno, tal vez lo sea; no lo sé. Voy a dejar eso al criterio de ustedes y de la gente. También, una persona que sólo piensa en levantar muros, donde sea que estén, en lugar de trazar puentes, no es cristiana. Esto no está en el Evangelio. En cuanto a si yo aconsejaría votar o no votar a alguien, no voy a involucrarme en eso. Sólo digo que este hombre no es cristiano si ha dicho cosas por el estilo. Hay que ver si él las dijo de esa manera; en esto, le doy el beneficio de la duda.

Los reporteros Noah Bierman, Michael Finnegan y Seema Mehta contribuyeron con este artículo.

Si desea leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio