Anuncio
Share

El Congreso supo hace dos años que el Pentágono buscaba recuperar las bonificaciones de los veteranos

Ante la falta de tropas para combatir en Irak y Afganistán hace una década, la Guardia Nacional de California atrajo a miles de soldados con bonos. Ahora, el Pentágono exige la devolución del dinero.

Ante la falta de tropas para combatir en Irak y Afganistán hace una década, la Guardia Nacional de California atrajo a miles de soldados con bonos. Ahora, el Pentágono exige la devolución del dinero.

(Al Seib / Los Angeles Times)

La Guardia Nacional de California informó hace dos años a los miembros del Congreso estatal que el Pentágono intentaba recuperar los bonos de alistamiento de miles de soldados, e incluso ofreció una propuesta para mitigar el problema, pero el Congreso no tomó en cuenta el tema, según una alta autoridad de la Guardia Nacional.

El funcionario agregó que las bonificaciones se pagaron a miembros de la Guardia Nacional en cada estado, lo cual aumenta la posibilidad de que muchos más soldados puedan adeudar grandes sumas al Pentágono. “Este es un problema nacional y afecta a todos los estados”, señaló Andreas Mueller, jefe de política federal de la Guardia Nacional, a través de un email enviado a la delegación del Congreso estatal, este lunes. La atención se ha centrado en California debido a que fue “el único estado que auditó” los pagos de bonos para las guerras de Irak y Afganistán, añadió.

En el correo electrónico, Mueller recuerda a los miembros del Congreso que la Guardia había informado del tema hace dos años. No está claro si los congresistas comprendieron el alcance del problema en el momento.

L.A. Times informó el sábado último que el Pentágono exigió la devolución de los bonos de alistamiento -que a menudo alcanzaban los $15,000 o más- de miles de soldados de la Guardia de California, muchos de los cuales participaron en varias misiones de combate en Irak y Afganistán. Las auditorías realizadas el mes pasado concluyeron que 9,700 miembros de la Guardia de California no tenían derecho a recibir esos pagos, o que había errores en su documentación.

Funcionarios del Pentágono reconocieron este lunes que el problema, probablemente, se extiende más allá de California. “Sabemos que la mayoría de los casos pertenecen a ese estado. Sin embargo, puede haber otros involucrados”, aseguró Laura Ochoa, vocera del Pentágono. “No tenemos una lista de ellos por el momento. La alta dirección del departamento está examinando muy de cerca este asunto”, remarcó. “Nos tomamos muy en serio hacer lo correcto en este caso”.

La posibilidad de que más soldados deban devolver los fuertes bonos recibidos hace años, cuando el Pentágono se apoyó en gran medida en la Guardia para abastecer las tropas durante las dos guerras, puede aumentar la presión sobre el Congreso para actuar.

En una entrevista, Mueller afirmó que una disposición de efecto inmediato de una ley de defensa que había aprobado la Cámara hubiera resuelto al menos una parte del problema al crear un límite de 10 años para que el Pentágono pudiera recuperar bonos que se habían pagado indebidamente.

La aprobación final de esta disposición fue incierta debido al dinero que esto implicaba. Ahora, el Congreso puede decidir ir más lejos. El lunes, la líder demócrata Nancy Pelosi envió una carta al presidente Paul D. Ryan y al líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell, diciendo que el Congreso debería aprobar una ley para frenar la recuperación de la deuda “apenas entremos nuevamente en sesión”, después de la elección del 8 de noviembre. “Estos valientes californianos estuvieron dispuestos a darlo todo para servir al país, y se ganaron cada centavo y beneficios que percibieron”, agregó Pelosi. “El pago de bonificaciones por alistamiento firmado por el Departamento de Defensa no es responsabilidad de nuestros veteranos, años después de los hechos”.

Las senadoras Dianne Feinstein y Barbara Boxer, de California, enviaron una misiva al secretario de defensa, Ashton Carter, insistiendo en que el Pentágono tenía el poder legal para condonar las deudas de los soldados sin necesidad de intervención del Congreso. “Estos hombres y mujeres se alistaron voluntariamente a sabiendas de que recibirían bonificaciones sustanciales”, dice el escrito. “El Departamento de Defensa debería usar su autoridad existente… para eximir la devolución de esos bonos y ayudar a esos miembros del servicio que han devuelto esos incentivos total o parcialmente”.

Los diputados de California, comandados por el líder de la mayoría Kevin McCarthy (R-Bakersfield) y el representante Ed Royce (R-Fullerton), jefe del Comité de Asuntos Exteriores, enviaron una carta este lunes a Carter, donde piden que “se detengan los nuevos intentos de recuperar esa deuda”.

Tanto Hillary Clinton como Donald Trump argumentaron acerca de la polémica. Mediante un comunicado, Clinton señaló que estaba “horrorizada” por las noticias de que el Pentágono intentara recuperar las bonificaciones y dijo que el Congreso debería “rápidamente aprobar una ley para corregir este error”. “Estas tropas merecen nuestro apoyo y agradecimiento más profundo; sirvieron admirablemente y cumplieron su parte del trato. Es inaceptable que ahora sean objeto de una pesada carga financiera gracias a la mala gestión de la Guardia Nacional de California y la rígida burocracia del Pentágono”, expresó.

Por su parte, Trump, en un mitin en Florida, dijo que el caso es otro ejemplo de irregularidades de un sistema político “corrupto”. “Esto sólo puede ocurrir con esta gente incompetente que tenemos”, afirmó. “No tienen sentido común; son incompetentes”.

Las autoridades de la Guardia de California sostienen que no tienen poder legal para eximir la obligación de reintegrar los pagos. Los soldados pueden apelar ante la Oficina de la Guardia Nacional, la agencia del Pentágono que supervisa las organizaciones estatales de la Guardia, y ante una Junta del Ejército de Corrección de Archivos Militares. En algunos casos, dicen, esas entidades pueden perdonar parte o la totalidad de las deudas de un soldado.

“Desafortunadamente, la Guardia de California no tiene capacidad de aliviar la deuda, sólo el Ejército o el Congreso pueden ocuparse de ese proceso”, afirmó Mueller en el email que envió a los legisladores.

El proceso de apelación del Pentágono es “un cuello de botella” que a menudo “toma más de un año y obviamente crea una enorme frustración entre los soldados y sus familias”, agregó.

Mueller precisó que la Guardia de California había recomendado previamente “que el Congreso acelere este proceso” y había enviado un proyecto de ley para posibilitarlo a cada oficina del Congreso de California, en 2014. En la entrevista, afirmó que el Congreso no había actuado en el momento debido a los costos.

En 2010, cuando se conocieron informes de pagos indebidos, una investigación federal halló miles de bonos y pagos de préstamos estudiantiles que se habían concedido erróneamente a soldados que no calificaban para ellos, o que habían sido aprobadas sin la documentación completa.

La sargento Toni Jaffe, directora de incentivos de la Guardia de California, se declaró culpable en 2011 por la presentación de reclamos falsos por $15.2 millones y fue sentenciada a 30 meses en una prisión federal. Tres oficiales también se declararon culpables de fraude y fueron puestos en libertad condicional luego de devolver las sumas. “Miles de nuestros miembros están pagando el precio por los errores cometidos por los administradores de la Guardia Nacional de California, algunos de los cuales ahora están presos por sus delitos”, señalaron Feinstein y Boxer en su misiva. “Es indignante hacer responsables a estos miembros del servicio y a sus familias por el comportamiento ilegal de otros”.

Traducción: Valeria Agis

Para leer esta historia en inglés haga clic aquí


Anuncio