El condado de Los Ángeles inicia campaña contra la obesidad infantil

El condado de Los Ángeles inicia campaña contra la obesidad infantil

Siendo que uno de cada seis niños de California están clasificados como sobrepeso significativo, esta semana los funcionarios de salud del condado de Los Ángeles lanzaron una campaña para alentar a las familias a tomar agua en lugar de bebidas azucaradas y frenar la obesidad infantil.

El Dr. Paul Simon, director de Division of Chronic Disease and Injury Prevention del Departamento de salud pública del condado de Los Ángeles County Departamento de la salud pública, dijo que aunque no hay una sola manera para reducir las tasas de obesidad, educar a los padres y  contraatacar  la comida chatarra que se enfoca en los niños son tareas vitales.

"Necesitamos cambiar el entorno de los alimentos si vamos a tener éxito en la reversión de la epidemia de obesidad", dijo.

Un informe reciente encontró que aunque la tasa de obesidad de los adultos de California es el quinto más bajo quinto en la nación, tiene la tasa de obesidad más alta del país éntre los niños de bajos recursos entre las edades de 2 a 4 años, con casi 17% clasificados como obesos. Aproximadamente el 15% de todos los niños de California son obesos, según los Centers for Disease Control and Prevention.

Simon indicó que los refrescos deben considerarse como un regalo especial, pero los chicos y jóvenes a menudo los beben todos los días. Eso  envía una peligrosa gran cantidad de azúcar al cuerpo, señaló.

"Es como un tsunami", dijo él.

El cuerpo lucha para metabolizar ese azúcar, dijo, y el hígado en particular tiene problemas para manejar la sobrecarga, llevando a la nada saludable acumulación de grasa en el hígado.

"Realmente pone una gran carga en tu cuerpo", señaló Simon.

La campaña que el Departamento de salud puso en marcha esta semana, "Agua: la opción más saludable, colocará los mensajes en las marquesinas de los buses, así como en internet y en la radio. En un cartel, un muchacho joven bebe a través de un popote rojo, su rostro cubierto en parte por las palabras "ADVERTENCIA: los refrescos, las bebidas deportivas y el jugo pueden conducir a la obesidad infantil y a la diabetes tipo 2".

La campaña también tiene letreros en español dirigidos a la gran población latina del condado, que tiende a tener índices más altos de obesidad.

A nivel nacional, más de un tercio de los adultos en todo el país son obesos, y más de dos tercios están ya sea sobrepasados de peso u obesos.

La obesidad infantil se define como pesar más que la gran mayoría de los niños de la misma altura y edad. Por ejemplo, un niño de 10 años, de altura media: 4.5 pies de altura, que pesa 102 libras tendría un índice de masa corporal (una medida de peso y altura) mayor al 95% de sus compañeros y por lo tanto se considera obeso.

La obesidad es una preocupación de salud pública importante, pero es un problema complicado de atender porque generalmente requiere cambios de estilo de vida, sobre todo con la dieta y el ejercicio.

Simon dijo que además de la nueva campaña, el departamento está trabajando en mejorar la calidad nutricional de los alimentos ofrecidos en las escuelas y para obtener más tiempo de juego durante la jornada escolar. Los funcionarios de salud también se han asociado con AltaMed, una red de clínica sin fines de lucro en el condado y con Superior Grocers en el este de Los Ángeles para poner guías de meriendas saludables en los supermercados y en el entrenamiento de los trabajadores para que puedan hacer sugerencias de compras saludables a los clientes.

Luchar contra la obesidad requiere ese tipo de enfoque múltiple, dijo Simon. Citó la campaña antitabaco de la década de 1960 y 70, que alteró la cultura del tabaco en los Estados Unidos.

Si desea leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
57°