Anuncio
Share

Después de París, el LAPD evalúa el riesgo de terrorismo en toda la ciudad

Durante años, los expertos han dicho que el LAX es vulnerable a los autos y camiones bombas que podrían ser detonados junto a las concurridas terminales y aceras. Arriba, los viajeros en el aeropuerto, el martes.

Durante años, los expertos han dicho que el LAX es vulnerable a los autos y camiones bombas que podrían ser detonados junto a las concurridas terminales y aceras. Arriba, los viajeros en el aeropuerto, el martes.

(Marcus Yam / Los Angeles Times)

Los esfuerzos de contraterrorismo en el sur de California desde hace mucho tiempo se han centrado en los distintivos puntos de interés de la región. El Aeropuerto Internacional de Los Angeles, el objetivo de un terrorista conduciendo un vehículo lleno de explosivos en el año 2000. El U.S. Bank Tower localizado en el centro de Los Angeles, fue mencionado en documentos de Al Qaeda como un posible blanco del 9/11. Y, por supuesto, Disneyland.

Pero los ataques coordinados en París – en donde 130 personas murieron en cafeterías, terrazas al aire libre y en una sala de conciertos, ubicados en varias partes de la ciudad – tienen a los funcionarios reconsiderando la amenaza. Además de proteger las famosas atracciones, las autoridades dicen que necesitan enfocarse más en los puntos de reunión menos conocidos en donde pocos terroristas podrían realizar un ataque devastador.

“Los objetivos icónicos y simbólicos no son los principales en la lista de prioridades de los terroristas como el asesinar a un elevado número de personas”, dijo Michael Downing, jefe adjunto de antiterrorismo del Departamento de Policía de Los Angeles.

Más allá de París, los expertos señalan a un ataque terrorista realizado este año en una universidad de Kenya, el cual mató a casi 150 personas, así como a los ataques del 2008 en Mumbai, India, en el cual varios lugares fueron atacados al mismo tiempo para maximizar el número de cadáveres.

Las autoridades ahora están ampliando su visión de los lugares aparentemente ordinarios en donde se congregan las masas. Las estaciones de autobuses y trenes, los centros comerciales, los lugares de eventos — ahora se consideran que estan a la par con el Rose Bowl y el Dodger Stadium cuando se trata de la evaluación de los riesgos.

Después de París, la seguridad fue incrementada en las zonas comerciales populares y en los depósitos de transporte público localizados a través del Condado de Los Angeles.

El LAPD reforzó su presencia afuera de un concierto de Justin Bieber y el Departamento del Sheriff incrementó su comunicación con la seguridad en los restaurantes y las salas de cine. Las autoridades estaban en alerta por cualquier charla local realizada por parte de aquellas personas envalentonadas por lo que sucedió en París.

“En su mayor parte, los terroristas atacan blancos fáciles”, dijo el experto en terrorismo Brian Michael Jenkins, quien recientemente declaró ante el Senado sobre la seguridad nacional y París. “Cerca del 80% de todos los ataques terroristas son realizados en lugares sin un perímetro de seguridad o guardias. La presencia de un solo guardia en el estadio de fútbol soccer detuvo un terrible atentado en París. Los terroristas buscan lugares que no tienen que penetrar o que no presentan un desafío”.

Los Angeles -- con su expansión urbana y vecindarios con sus propios locales públicos favoritos -- ofrece numerosos objetivos para los terroristas que buscan lugares en donde se reúnen muchas personas. Un ataque sincronizado en varias ubicaciones podría paralizar a L.A. de la misma manera que sucedió en Mumbai, dijo Jenkins, asesor senior del Presidente de Rand Corp.

“¿Podemos proteger a todos los objetivos fáciles en L.A.? No, de manera realista”, dijo. La mayoría de los asesinatos, indicó, ocurren en los primeros minutos cuando la policía aún no ha respondido. Añadió que la clave es reunir suficiente información de inteligencia para prevenir un ataque.

Los funcionarios del LAPD y del Sheriff hicieron planes para viajar al extranjero para recopilar información y consejos de los organismos de aplicación de la ley de Paris sobre el responder a un evento con múltiples objetivos.

La semana pasada, una unidad élite del LAPD entrenada para responder a ataques terroristas fue convocada a un estacionamiento cerca del Coliseo de Los Angeles para un ejercicio de entrenamiento sorpresa. Mientras que las sirenas sonaban y un helicóptero de la policía volaba por encima, más de 150 oficiales usando cascos y chalecos tácticos y empuñando rifles fueron informados sobre amenazas simultáneas simuladas: Una explosión en el acuario de Long Beach. Una balacera en un centro de reclutamiento de Van Nuys. Un ataque en el Centro Howard Hughes.

“Lo que viste en París fue en muchos sentidos un gran cambio”, declaró Downing en un megáfono. “En los últimos años nos hemos estado preparando para los lobos solitarios — una o dos personas atacando una o dos ubicaciones. Esto fue estratificado. Fue complejo. Fue coordinado”.

El lote es una de varias áreas en la ciudad en donde los oficiales se reunirían antes de ser desplegados para responder a un ataque terrorista. La Operación Arcángel del LAPD está constantemente actualizando su listado de objetivos fáciles y difíciles del terrorismo.

“No es sí sucede, es cuándo sucede”, dijo el presidente de la Comisión de Policía Matt Johnson.

El jefe del LAPD Charlie Beck dijo que los ataques en París ofrecieron lecciones importantes.

“Siempre tienes que evolucionar con la amenaza”, dijo

El proteger a los “objetivos fáciles” desde hace mucho tiempo ha sido un problema en Los Angeles. Durante años, los expertos han expresado una preocupación especial sobre el LAX, diciendo que el aeropuerto es vulnerable a los autos y a los camiones bomba que podrían ser detonados en las concurridas terminales y aceras. Los funcionarios han dicho que han aumentado la seguridad dramáticamente desde el 9/11.

Pero desde entonces, el aeropuerto ha sido el escenario de dos incidentes violentos.

En el 2002, un pistolero atacó el mostrador de boletos de la aerolínea El Al Israel Airlines, matando a dos personas e hiriendo a varias otras antes de que un guardia de seguridad trabajando para El Al le disparó fatalmente. En el 2013, un pistolero paseó a través de una terminal con un rifle de asalto antes de asesinar a un agente de TSA

La próxima temporada navideña tiene a las agencias en estado de alerta. El Sheriff del Condado de Los Angeles Jim McDonnell, dijo que los oficiales incrementarán su visibilidad a través de la región. Señaló que las armas y los explosivos utilizados en los atentados de París están disponibles en el sur de California.

Se negó a entrar en detalles sobre los planes de contraterrorismo, pero reconoció que las agencias de aplicación de la ley estaban limitadas cuando se trataba de lidiar con un vasto paisaje.

“Al final del día, un público comprometido con informar lo que ve es igual de importante”, dijo McDonnell. “Es momento para que la policía y la comunidad se una. Hay muy pocos oficiales protegiendo a muchos, por lo que los ojos y los oídos del público son la clave. Ya no puedes pensar que alguien más va a reportar esa bolsa”.

Pero el informar la actividad terrorista potencial debe hacerse con cuidado y no debe involucrar el perfil racial, dijeron las autoridades.

“Nuestra comunidad musulmana es probablemente nuestra mayor fortaleza ahora mismo”, dijo Downing. “Las reacciones y los actos en contra de los musulmanes realmente lastiman al contraterrorismo y crean un caldo de cultivo para los terroristas aspirantes”.

La comunidad musulmana local desde hace mucho tiempo se ha asociado con la policía, compartiendo información y manteniendo las líneas de comunicación abiertas.

Es por eso que fue duro cuando las narrativas de los medios de comunicación realizaron declaraciones generalizadas acerca de los musulmanes después de los ataques en París, dijo Salam Al-Marayati, presidente del Consejo Musulmán de Asuntos Públicos.

“Estamos haciendo todo lo posible en términos de asociación y de ser proactivos, ayudando a construir mejores programas en nuestra comunidad, un mayor compromiso cívico y más programas de intervención”, dijo.

“Los musulmanes estadounidenses han hablado firmemente en contra de la ideología del ISIS y básicamente han levantado un muro de oposición a ellos”.

Al-Marayati dijo que las reuniones interreligiosas también han ayudado a promover un frente unido cuando se trata de la prevención.

Los funcionarios advierten al público en contra de reaccionar de forma exagerada a la incrementada seguridad. Las probabilidades de morir en un ataque terrorista siguen siendo minúsculas. Pero el aumento de la conciencia es beneficioso para todos.

“Tras cada ataque, cada quien realiza una revisión y aumenta la seguridad”, dijo Jenkins. “No es algo malo. Nos recuerda que el terrorismo es real”.

Si desea leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio