Anuncio
Share

Defensores de la marihuana “recreativa” están narrando un cuento falso

Usar la marihuana para sentirse “arriba” ha sido despenalizado en California desde mediados de la década de 1970.

Usar la marihuana para sentirse “arriba” ha sido despenalizado en California desde mediados de la década de 1970.

(Yuri Cortez / AFP/Getty Images)

Los simpatizantes de la hierba están de vuelta, mercando la mota para la boleta electoral de California. Y el viejo cuento que están contando es eso: puro cuento.

Y el cuento va por el tenor de que es demasiado dinero de los impuestos, tiempo de la policía y espacio en la cárcel que se está desperdiciando en acorralar y encarcelar a los consumidores de marihuana.

Tal vez eso era verdad hace décadas. Pero hoy es un mito. Nadie es arrestado y encarcelado por simplemente fumarse un porro.

Cualquiera que es pillado en posesión de menos de una onza de marihuana –alrededor de una bolsita de sándwich llena — es, en el peor de los casos, citado por una infracción y paga una multa, como si fuera una multa de tráfico.

Si usted está traficando — posee una carga para la venta o está vendiendo la droga, puede ser un delito menor o delito mayor.

Pero en California, usar marihuana para sentirse arriba ha sido despenalizado desde mediados de la década de 1970. Un joven Jerry Brown firmó el entonces proyecto de ley la primera vez que fue gobernador.

“No tengo conocimiento de alguna agencia policial [estatal o local] — grande, mediana o pequeña, que persigan a la personas por fumar marihuana”, dice el jefe de policía de Chula Vista, David Bejarano, presidente de la Asociación de jefes de policía de California (California Police Chief Assn.) “ninguno tiene el tiempo o el personal. No es una prioridad”.

La única situación en que un fumador de yerba recibiría una citación, dice, es cuando se llama a la policía debido a un disturbio público.

Los agentes federales, por supuesto, tienen sus propias reglas y los votantes de California y la legislatura estatal no pueden hacer nada al respecto. Sólo el Congreso puede. Los federales todavía consideran el uso de la marihuana como un crimen.

Esto puede crear confusión en el público. Pero en California, casi nadie es encerrado en prisiones o cárceles del condado por cualquier tipo de sentencia por marihuana, ya sea por esconder fanegas o por tráfico a gran escala.

En las cárceles, sólo tres décimas del 1% de la población total de reclusos son encarceladas por un delito de marihuana.

El año pasado, del total de arrestos por crímenes graves en California, según el fiscal general, apenas el 3% estaban ahí por algún cargo por marihuana. Y por delitos menores, menos del 1%.

Y aun así, acabar con la “fracasada guerra contra las drogas”, enfocándose en los “verdaderos criminales” y “desatascar los tribunales” es uno de los argumentos favoritos de los simpatizantes de la yerba, no importa que tan arraigado en falsedades esté.

Otra estridente y falso giro – uno que ha sido comprado en gran parte por los medios de comunicación — es que estamos hablando de uso “recreativo”. Es un cínico abuso del idioma.

¿Recreativa? ¿Así como correr, hacer senderismo o jugar tenis? ¿Estamos vinculando estas actividades saludables con chuparse un churro?

Cuando usted bebe demasiado alcohol, se emborracha. No se está recreando. Beba responsablemente y usted es un bebedor social. Tal vez inhalar marihuana debería llamarse inhalar socialmente.

¿La marihuana es mala para su salud? “Sí", indica el Dr. Donald Lyman de Sacramento, un médico retirado y un ex miembro de la Junta de la Asociación Médica de California.

“Las personas no la usan para volverse más saludables. La usan para encarar otros problemas. Es una sustancia peligrosa y poco aconsejable. Es por eso tiene que estar bajo control”.

He aquí la paradoja. Lyman está codirigiendo una avanzada para calificar una iniciativa de legalización de la marihuana para la boleta electoral de California de 2016. Su medida, dice el médico, controlaría el uso, calidad y cantidad.

La propuesta impondría además un impuesto del 15% en las ventas al por menor.

Esta es la propuesta sobre la marihuana -- una de aproximadamente 10 flotando por ahí — que es apoyada por el vicegobernador Gavin Newsom.

También es la propuesta con la mayor tracción, lo que significa dinero y apoyo. El ex presidente de Facebook, Sean Parker, ha comprometido millones para apoyar la iniciativa.

Parece ser la medida con las regulaciones más enérgicas. Está diseñada para complementar la legislación promulgada este año para finalmente ponerle una rienda a la farsa de la marihuana medicinal autorizada por los votantes de California en 1996. La nueva ley impondrá reglas estatales sobre el cultivo, transporte y comercialización de la droga para sus supuestos fines medicinales.

La iniciativa propuesta permitiría a las personas de 21 años para arriba poseer legalmente hasta 1 onza de la yerba para uso social. Sin embargo, no se fumaría marihuana en público. Los adultos pueden cultivar hasta seis plantas. Los patrones podrían despedir a los fumetas. La legislatura podría modificar la ley. Los anunciantes no se dirigirían a los menores.

“Para los jovencitos, la marihuana puede llevar a la adicción” señala Lyman, quien anteriormente encabezó la campaña estatal contra el tabaco. “las personas menores de 25 años tienen dos veces más potencial para la adicción que los mayores”.

Además, dice, la marihuana puede “alterar la mente”, y “su inhalación es peligrosa para las personas con asma. No es buena para usted”.

Entonces, ¿Para qué legalizarla siquiera? “El tema es el control”, dice Lyman. Regularla como el alcohol es regulado.

No tan rápido, dice el líder del Senado estatal Kevin de León (D - Los Ángeles). “No deberíamos de apresurarnos con esto. Personalmente, no estoy allí todavía”.

De León dice que ha sido testigo de muchas tragedias por las drogas en su distrito legislativo y el barrio de San Diego donde creció.

“La he visto devastar a miembros de mi familia y he visto gente joven graduarse de la marihuana a otros tipos de drogas”, expresó De León. “Y las cosas no salieron bien para ellos”.

De León dice que California debería esperar para evaluar los resultados de las nuevas regulaciones de la marihuana medicinal y cómo funciona la legalización en otros estados donde “el jurado está todavía deliberando”.

“Quiero ver lo que funciona y lo que no funciona y evitar consecuencias no deseadas”, afirma. “Puede ser desastroso. Este no es un juego; Esta es la vida real para los jóvenes”.

Tenemos casi un año para decidir si se debe legalizar la grifa, María, yerba, cáñamo, mota, o marihuana social.

Mientras tanto, paren de insultar nuestra inteligencia diciendo que los marihuanos son arrestados rutinariamente.

Si desea leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio