Anuncio
Share

Decenas de arrestados y patrullas dañadas, el saldo de las protestas contra Trump en California

Decenas de arrestos fueron reportados durante el segundo día de protestas en California, este jueves, mientras la gente desde el Área de la Bahía hasta Los Ángeles salía a las calles para manifestarse fuertemente en contra del presidente electo, Donald Trump.

Las manifestaciones continuaron hasta la mañana, y estudiantes en San Francisco y el centro de Los Ángeles abandonaron las aulas y marcharon por las ciudades.

En L.A., 28 personas fueron arrestadas durante la noche por impedir el paso del tránsito, cuando centenares de manifestantes se agolparon en la Autopista 101, informaron oficiales del LAPD.

En la marcha, ruidosa y agresiva, muchos coreaban: “No es mi presidente” y “Respeto por todas las mujeres”. La mayoría de los jóvenes marcharon por la ciudad antes de dirigirse a la autopista, cerca de Alameda Street.

El grupo de cientos -muchos de los cuales gritaban contra Trump y la policía, mientras otros montaban sus patinetas sobre la autopista- causaron una bloqueo en el tránsito que se extendió por millas. La Patrulla de Carreteras de California informó que la autopista fue liberada y todos los carriles reabiertos cerca de las 4 a.m. del jueves.

En Santa Ana, unos 650 manifestantes marcharon a Bristol Street y McFadden Avenue, donde se enfrentaron con la policía. Como consecuencia de ello, dos vehículos resultaron dañados, dos tiendas fueron vandalizadas y una patrulla fue atacada con un ladrillo, detalló el comandante de la policía de Santa Ana Phil Craft.

Los oficiales dispararon munición antidisturbios para dispersar a la multitud y 10 personas resultaron arrestadas, precisó Craft. El Departamento del Sheriff del Condado de Orange ayudó también a controlar a las masas.

En Oakland, más de 7,000 manifestantes se agolparon en las calles de la ciudad, donde decenas de negocios y automóviles fueron destrozados y la policía fue atacada con rocas y botellas, según informó la alcaldesa Libby Schaaf. “Un grupo de anarquistas que continuamente invaden las protestas pacíficas con la intención de destruir rompió ventanas y realizó grafitis”, expresó Schaaf mediante un comunicado.

La policía utilizó gas lacrimógeno para dispersar a la multitud. Once personas fueron arrestadas, informó KRON. Schaaf explicó la respuesta policial: “Sé que es de poco consuelo, pero quiero detallar por qué parece que nuestro departamento de policía no puede detenerlos”, afirmó. “La policía, que es responsable de la seguridad de las multitudes y de nuestra comunidad durante estas protestas, es a menudo el objetivo de éstas. Cuando intervienen para detener un acto de vandalismo mientras éste está sucediendo, se convierten en el nuevo punto focal de la muchedumbre, lo cual puede conducir a una escalada de violencia en lugar de a la disminución del vandalismo”.

No todas las protestas terminaron en arrestos. Frente al Ayuntamiento de L.A., los manifestantes incendiaron una efigie gigante de la cabeza de Trump, lo cual redundó en una lluvia de cenizas. Además, escribieron insultos con pintura en aerosol sobre los móviles de TV y en el edificio de Los Angeles Times, cercano al lugar de la protesta. También hubo fuegos artificiales cerca de la sede del LAPD.

En un comunicado, el alcalde Eric Garcetti aseguró que comprende que las elecciones del martes hayan sido “dolorosas” para muchos angelinos, y que las protestas pueden ayudar a sanar a la comunidad, pero instó a los manifestantes a realizar protestas pacíficas. “Uno de nuestros grandes privilegios como estadounidenses es el derecho a la libre expresión”, afirmó. “Pero caminar y lanzar objetos sobre las autopistas es peligroso para los peatones y los conductores; esto es además una pesada carga para aquellas personas que intentan llegar a casa o ir a trabajar de forma segura”.

Entre las principales quejas de los manifestantes este miércoles se destacó la percepción de la retórica racista y misógina de Trump durante la campaña a la presidencia.

José Figueroa, de 25 años de edad, describió a Trump como “un racista y violador”. El joven reconoció que Trump fue elegido en una votación legítima, pero protestó por la victoria republicana y sostuvo que ésta provino del racismo y que está alejada de los valores de los estadounidenses. “Él ganó de forma limpia”, aseguró Figueroa, “pero hay mucha violencia que puede generar para mucha gente”.

El grupo estaba integrado por una mezcla de multitudes que marchó desde el Ayuntamiento hasta Pershing Square y Staples center. Sus letreros decían: “Hagamos a los EE.UU. amorosos nuevamente” y “El amor triunfa sobre el odio”. Otros rezaban: “Wall Street es el enemigo”.

Las protestas nocturnas se reflejaron en otras partes del país, incluso en Seattle y Chicago. En algunas de las más grandes ciudades fue la segunda noche de manifestaciones contra la victoria de Trump.

Más temprano en el día, miles de estudiantes de preparatoria en el Área de la Bahía salieron de sus aulas para protestar por la victoria de Trump. No hubo actos de violencia ni arrestos.

Traducción: Valeria Agis

Para leer esta historia en inglés haga clic aquí


Anuncio