Anuncio

Crece la presión sobre los ejecutivos de NBC para liberar más cintas sin editar de Donald Trump

Donald Trump y Mark Burnett.

Donald Trump y Mark Burnett.

(Mathew Imaging / FilmMagic)

Mark Burnett, el prolífico productor responsable de “The Apprentice”, “Survivor” y “Shark Tank” está descubriendo ahora qué significa estar en el lado más áspero de la realidad.

Horas después de la filtración de una cinta de “Access Hollywood” de 2005, en la que el candidato a presidente por el partido republicano, Donald Trump, hace comentarios lascivos sobre las mujeres, comenzaron a llegar informes de la existencia de más material explosivo: específicamente en los videos en crudo (o ‘no editados’) de “The Apprentice”, el reality show creado por Burnett y que Trump protagonizó por 14 temporadas.

Burnett, quien amasó una fortuna vendiendo su compañía de producción a Metro-Goldwyn-Mayer, se halló en medio de una controversia política cada vez más desagradable luego de que un exproductor de espectáculos, Bill Pruitt, tuiteara el sábado pasado que existen registros de comentarios ofensivos “mucho peores” de Trump durante la grabación de “The Apprentice”.

Las cámaras grabaron durante cientos de horas estas conversaciones, que tuvieron lugar en el set de TV del programa, construido en la Trump Tower, en Nueva York. “Mark guardó todo eso en un servidor, por lo tanto, si alguien tiene acceso a ello, es él”, señaló otro exempleado que prefirió no identificarse.

Las llamadas aumentaron durante el fin de semana para exigir la liberación de las cintas sin editar, lo cual generó que Burnett y MGM finalmente rompieran el silencio este lunes; sin embargo, sus declaraciones no fueron suficientes para sofocar el alboroto.

“Mark Burnett no tiene la capacidad ni el derecho de publicar imágenes u otro material de “The Apprentice”, señala un comunicado conjunto del productor y MGM. “Varias obligaciones contractuales y legales también restringen la capacidad de MGM para dar a conocer dicho material”.

NBC, que emitió “The Apprentice” y se encuentra cada vez más enredada en la amarga campaña presidencial, también descartó otras solicitudes para liberar el material, señalando que no había guardado esas tomas.

MGM también rechazó como “inequívocamente falsos” los reportes que indican que Burnett había amenazado a los exempleados con una multa de $5 millones por violar una cláusula de confidencialidad si daban a conocer algún video. La compañía también buscó distanciar al propio Burnett -quien ahora dirige las operaciones de TV de MGM- del candidato republicano, al afirmar que el productor “ha apoyado consistentemente las campañas demócratas”.

Pero los críticos de Trump, entre ellos los responsables de la campaña para la candidata Clinton, se mantuvieron inflexibles al respecto. “Los votantes tienen derecho a saber el alcance total de la misoginia de Donald Trump, su división y falta de temperamento. No puedo entender por qué hay gente que lo oculta”, señaló Brian Fallon, secretario nacional de prensa de Clinton, quien exigió que MGM libere el material.

La posibilidad de que existan más cintas con comentarios preocupantes no sólo pone a Burnett y MGM en el candelero, también centró la atención en NBCUniversal, que a menudo ha sido criticada por ser permisiva con Trump, una personalidad que la red ayudó a crear al transmitir su programa.

La cinta inicial de Trump también estaba conectada con NBC. El ahora candidato viajaba en un autobús de “Access Hollywood”, de NBC, alrededor del estudio en Burbank junto con Billy Bush, a quien se puede escuchar riendo e incitando a Trump durante la conversación donde tuvieron lugar los comentarios lascivos. Bush, por entonces anfitrión del programa de entretenimiento de NBC, recientemente se unió a “Today”, de la misma cadena, y fue suspendido luego de que la cinta saliera a la luz.

El drama ha puesto a Burnett, MGM y NBC en una posición incómoda. “Es una decisión moral, no tiene que ver con el negocio”, señaló Jonathan Bernstein, presidente de Bernstein Crisis Management Inc., respecto de si la cadena debe liberar o no las tomas. “Probablemente mejoraría la reputación de la productora de Burnett, como compañía moral”, señaló el especialista. “Pero a la vez, la gente pensaría que Burnett y MGM no son confiables en lo que respecta a información confidencial. Por lo tanto, ¿quién querría hacer negocios con ellos de allí en adelante?”, expresó.

El ascenso de Burnett a la fama y la fortuna es similar al de otras personas en Hollywood. Nacido en Londres, se trasladó a los EE.UU. en la década de 1980 y tuvo varios empleos extraños, entre ellos vendedor ambulante de camisetas en las playas de Venice y niñero, antes de sumarse al lanzamiento de “Survivor” (2000), en CBS. “The Apprentice”, donde Trump calificaba las habilidades de los concursantes y que acuñó la célebre frase “You’re fired” (estás despedido), debutó en 2004.

En 2014, MGM pagó cerca de $344 millones para comprar el 55% de las acciones de su productora, Mark Burnett Productions, para reforzar su grilla de TV. A finales del año pasado, MGM adquirió la participación restante por $234 millones, y contrató a Burnett como su jefe de televisión.

Burnett sigue trabajando como productor ejecutivo de “The Voice”, de NBC, así como de una próxima entrega de “Celebrity Apprentice”, que incluirá al exgobernador de California Arnold Schwarzenegger, quien se sumó para reemplazar a Trump luego de que éste ingresara a la contienda presidencial.

La polémica se desató luego de que Burnett, de 56 años, forjara otro nicho lucrativo como programador cristiano. El productor y su esposa, la actriz Roma Downey, de “Touched by an Angel”, han tenido éxito como productores de programas y películas para TV con temas religiosos, como “The Dovekeepers” y “The Bible”.

El papel de Burnett al dar a Trump una plataforma en horario central de TV no ha pasado desapercibido en Hollywood. El pasado mes, Jimmy Kimmel, anfitrión del show nocturno de ABC, bromeó acerca de Burnett durante la entrega anual de los premios Emmy. “Gracias a Mark Burnett ya no tenemos que mirar más reality shows porque ahora vivimos en uno de ellos”, dijo, mientras la cámara mostraba al productor, que sonreía con incomodidad. Más tarde, cuando Burnett ganó el Emmy por la competencia de canto “The Voice”, que se emite por NBC, Kimmel bromeó: “¡Ese Emmy será para el capó de la limusina de Trump!”.

Cuando se le preguntó después, en la sala de prensa, acerca de los comentarios del anfitrión, Burnett señaló que quiso tomárselos con humor. “Estoy seguro de que Donald está encantado; seguramente le está enviando un email a Jimmy ahora mismo… Ha sido una enorme publicidad gratuita”, le dijo Burnett a los reporteros. “Creo que esto es un ejemplo de cómo todo está cambiando, así sea en los negocios o en la política”.

Para NBC, la relación con Trump ha sido particularmente tensa. La cadena es propietaria de uno de los canales de noticias más fuertes del país, NBC News, que se jacta de hacer buen periodismo. Pero, con los años, NBC ha recaudado millones de dólares en ganancias gracias a su asociación con el magnate neoyorquino.

Después de todo, fue “The Apprentice” el show que revirtió los malos ratings y las escasas finanzas de NBC Entertainment, cuando el programa comenzó a emitirse, en 2014. En ese momento, NBC buscaba nuevos éxitos para reemplazar shows tan queridos como “Friends”. Jeff Zucker, exjefe de entretenimiento de la cadena (quien ahora dirige CNN), se jactó de haber obligado a Burnett a permanecer en el edificio hasta conseguirle un contrato para poner al aire un programa con Donald Trump.

“‘The Apprentice’ hizo que Trump luzca como un magnate exitoso y un tipo que dice lo que piensa y grita ‘Estás despedido’”, afirmó Judy Muller, profesora de periodismo de USC y excorresponsal de ABC News. “Esta imagen y marca fue creada por ese programa”.

Aunque la relación de Trump con Burnett y NBC fue beneficiosa para todos, las cosas se pusieron ásperas en 2011, cuando el magnate coqueteó con una carrera presidencial con la esperanza de derrotar al presidente Obama. En ese momento, NBC le presentó un ultimátum, según personas involucradas en el incidente: o se olvidaba de sus aspiraciones políticas, o perdía su participación en “The Apprentice”. Trump eligió quedarse en el show y realizó un anuncio en el salón de un hotel, lleno de anunciantes. “No seré candidato a presidente, aunque es lo que me gustaría”, afirmó.

Trump siguió en NBC, incluso después de afirmar que Obama había nacido en Kenia. El año pasado, cuando el magnate anunció que se presentaría como candidato a presidente para 2016, NBC afirmó que cortaría relaciones con él por sus comentarios despectivos sobre los mexicanos. Pero meses más tarde, Trump estaba de vuelta en NBC en un papel destacado como anfitrión de “Saturday Night Live”. Luego de la aparición, en noviembre, los canales de NBC le brindaron igualdad de aire a los candidatos republicanos menos conocidos.

Cuando se le preguntó acerca de la participación de Trump en “SNL”, Robert Greenblatt, presidente de entretenimiento de NBC, afirmó ante una audiencia de críticos de TV: “Si nunca hubiéramos tenido en nuestros canales un invitado con el cual no acordamos, ya hubiéramos quebrado. Estemos de acuerdo con él o no, lo cierto es que tiene una posición muy visible en nuestro próximo proceso electoral”, aseguró.

Este fin de semana, NBC fue atacada nuevamente por los críticos, quienes señalan que la cadena oculta las cintas de “Access Hollywood” para proteger a Trump y a Bush. The Washington Post -que no es una división de noticias de NBC- publicó la noticia del video de “Access Hollywood” luego de que, durante días, ejecutivos de NBC consideraran cómo manejar la historia y cómo emitirla en sus propios canales.

Internamente, los ejecutivos de NBC creen que alguien dentro de su propia división de noticias entregó la cinta a un periodista del Post, quizás ante la preocupación de que NBC no cubriera en profundidad el tema.

“Esa vieja frase ‘le salió el tiro por la culata’ se aplica a la red”, señaló Muller. “NBC, que emitió ‘The Apprentice’, ha creado a este tipo en cierto sentido… No se puede tener las dos cosas. Si esta es tu criatura, entonces debes hacerte cargo de ella. Y ahora, que él se postula para presidente y juega con su marca, NBC descubre que Trump ha dicho muchas cosas -al menos, las cosas que escuchamos en ese video- que ponen en riesgo la reputación de la cadena y de mucha gente que trabaja allí”, afirmó Muller.

Traducción: Valeria Agis

Para leer esta historia en inglés haga clic aquí


Anuncio