Anuncio
Share

Costa Mesa intensifica los esfuerzos para combatir la trata de personas

El jefe de policía de Costa Mesa, Rob Sharpnack, habla durante una conferencia de prensa, el viernes pasado, frente al Ayuntamiento. Los funcionarios anunciaron la incorporación del Departamento de Policía de Costa Mesa al grupo de tareas contra el tráfico humano del condado de Orange (Luke Money | Daily Pilot).

El jefe de policía de Costa Mesa, Rob Sharpnack, habla durante una conferencia de prensa, el viernes pasado, frente al Ayuntamiento. Los funcionarios anunciaron la incorporación del Departamento de Policía de Costa Mesa al grupo de tareas contra el tráfico humano del condado de Orange (Luke Money | Daily Pilot).

El Departamento de Policía de Costa Mesa se unió a un grupo de trabajo del condado destinado a luchar contra la trata de personas, y se comprometió a emplear recursos para enfocarse en eliminar esos “actos atroces y viles”, tal como los definió el jefe de dicha institución.

La unión al grupo de tareas Human Trafficking Task Force del condado de Orange -una iniciativa multidimensional formada por fuerzas del orden, organizaciones sin fines de lucro, entidades de fe y proveedores de servicios- se anunció el viernes último, durante una conferencia de prensa.

“Costa Mesa está hoy aquí para sumarse a la lucha”, señaló el alcalde Steve Mensinger ante la multitud reunida frente al edificio del Ayuntamiento. “Somos la ‘zona cero’ en la batalla para proteger a las jóvenes de la esclavitud sexual”.

El jefe de policía Rob Sharpnack explicó que “ha habido un aumento significativo de la prostitución y actividades relacionadas con la trata” durante el año pasado, en Costa Mesa. Durante los primeros cuatro meses de 2016 la policía de dicha zona arrestó a 69 personas por sospecha de prostitución u otros delitos relacionados con el tema, como proxenetismo y trata de personas, según datos aportados por la ciudad. Conforme las estadísticas, en 2015 hicieron un único arresto por ese tipo de delitos. Los oficiales atribuyeron el aumento a una nueva directiva para la unidad de investigaciones especiales del departamento.

La asociación con el grupo de tareas, señaló Sharpnach, incluye la dedicación de tiempo completo de un oficial “para asegurar un enfoque más integral de la lucha contra el tráfico sexual”. La policía de Costa Mesa también podrá coordinar mejor con otras agencias los temas vinculados con casos de la trata.

“Nos dimos cuenta de que nosotros solos apenas arañábamos la superficie, mientras muchos otros incidentes similares tenían lugar todos los días, sin ser detectados”, afirmó Sharpnack. “Por lo tanto, estamos motivados a participar de esta fuerza de trabajo para rescatar a las víctimas y hacer justicia con los responsables, por el dolor y el sufrimiento que causan”.

Las autoridades también dieron a conocer el Reporte Anual de Víctimas de Tráfico Humano durante la conferencia de prensa del viernes. El informe identificó que 225 víctimas de trata recibieron algún tipo de servicio o asistencia por parte del grupo de tareas durante el año último.

Desde su creación, en 2004, este grupo ha asistido a más de 580 víctimas de tráfico sexual y laboral.

En el reporte de este año, además, se incluyó nueva información acerca del origen tanto de las víctimas como de los procesados por los delitos. Los datos compilados entre 2012 y 2015 muestran que sólo el 22% de las víctimas de trata en el condado de Orange eran oriundas del lugar. Muchas de ellas provenían de sitios tan lejanos como la costa este del país. Lo mismo ocurría con los delincuentes. Los datos de la Oficina del Fiscal del Condado de Orange comprobaron que alrededor del 20% de los procesados entre 2012 y 2015 por delitos relacionados con la trata provenían del condado.

“Nos enfrentamos a la realidad de que el condado de Orange es un lugar de destino”, señaló Lita Mercado, directora de programas de asistencia a las víctimas de Community Service Programs, una organización asociada al grupo de tareas. “Los traficantes traen aquí a las mujeres y niñas porque encuentran demanda”, sostuvo.

La incorporación del Departamento de Policía de Costa Mesa ayudará al grupo de trabajo a abordar mejor los principales corredores de tráfico sobre los bulevares Beach y Harbor, precisaron las autoridades. Algunos de los funcionarios de Costa Mesa han criticado regularmente a los moteles ubicados en dichas calles, acusándolos de ser focos de actividades criminales, entre ellas la trata de persona. Una tendencia reciente identificada por el grupo es que los delincuentes son cada vez más violentos, según el fiscal del distrito Tony Rackauckas. Una de las víctimas, por ejemplo, fue azotada repetidamente con un cinto; otra tenía una pierna quemada con un soplete. Muchas habían sido violadas. El grupo de tareas, informó, “es implacable, y seguirá siéndolo, en la lucha contra estos criminales. Estamos combatiendo la esclavitud moderna”, sostuvo.

El informe de este año también incluye varios testimonios de sobrevivientes de trata. Un tema importante, expresó Mercado, es “no tener miedo”. “El miedo a pedir ayuda, o sentir vergüenza por relatar lo que ha ocurrido genera dificultad para identificar a las víctimas, y asistirlas”, precisó. “Cuando una persona tiene tanto miedo de buscar ayuda como de quedarse y sufrir, a menudo optará por la situación conocida: quedarse y sufrir”.

Para más información acerca del grupo especial de tareas puede visitarse la página egovlink.com/ochumantrafficking.

Si desea leer la nota en inglés, haga clic aquí.

Traducción: Valeria Agis


Anuncio