Cómo saber si un psíquico está más interesado en su dinero que en lo que le depara el futuro

Cómo saber si un psíquico está más interesado en el dinero que en la clarividencia

Joyce Senfe estaba angustiada cuando, después de 56 años de matrimonio, su esposo la abandonó. La mujer estaba desesperada por saber si volvería. Entonces, buscó en internet “psíquica cristiana”. Así es como Senfe, quien vive en Brooksville, Florida, terminó hablando por teléfono con Psychic Readings by Lauren, con sede en Los Ángeles.

“Lauren fue muy simpática”, narró Senfe, de 81 años. “Hablamos un buen rato; dijo que no debía preocuparme, que él volverá. Pero también afirmó que está rodeado de espíritus malignos y que primero debe sacárselos de encima”. Por suerte, ese era un servicio que Lauren podía prestar, por $900 dólares. Y si las cosas no funcionaban, contó Senfe, le devolvería el dinero.

Ya sabemos cómo termina esta historia. Senfe transfirió el dinero a una cuenta bancaria del Wells Fargo, ubicada en el sur de California. Su marido no ha vuelto aún, y ahora la mujer se está dando contra una pared para obtener su reembolso.

No me importa decir ante todo que generalmente considero a los psíquicos profesionales como un servicio absolutamente sin garantías y bajo la total responsabilidad del consumidor. Si alguna vez hubo un emprendimiento lleno de potenciales engaños, eso es cobrar a la gente por presuntas visiones del futuro o la vida después de la muerte, u ofrecer consejos basados en la percepción de seres queridos fallecidos.

El mercado estadounidense para los ‘servicios de psíquicos’ mueve cerca de $2,000 millones al año, según la investigadora de mercado IBISWorld.

Reconozco que muchas personas se toman el tema en serio. Por lo tanto, en vez de convocar a un escéptico de ideas afines a las mías, decidí ver qué tenían para decir los verdaderos creyentes. Me interesaban los pareceres de la industria psíquica acerca de cómo los consumidores pueden protegerse de ser engañados.

“Desafortunadamente, hay un montón de estafadores sueltos”, afirmó Shay Parker, fundadora de Best American Psychics, un directorio online de videntes que, supuestamente, son sometidos a pruebas y verificación de antecedentes penales. “En realidad es bastante inquietante”.

Para Parker, los psíquicos falsos se especializan en obtener información de los clientes y luego decirles lo que quieren oír, típicamente en temas de amor o dinero. “Un buen psíquico le dirá que deje la boca cerrada”, afirmó. “Si comienzan a preguntarle un montón de cosas, huya”.

Además, agregó que un psíquico verdadero también ofrecerá información muy detallada sin ningún conocimiento previo: el nombre de un familiar fallecido, por ejemplo, o una descripción física pormenorizada. “A uno le pueden preguntar si el nombre Phillip significa algo”, explicó Parker. “Pero no hay que brindar mucha información. Es su trabajo saber de qué murió Phillip, o cómo lucía”.

Relaté entonces la experiencia de Senfe. Parker reconoció haber escuchado historias similares con demasiada frecuencia. “Si un psíquico alguna vez le dice que lo han maldecido o que tiene una entidad negativa adosada, es una estafa”, aseguró. “Si alguien le ofrece lanzar un hechizo, es una estafa. Ningún psíquico puede hacer algo semejante”.

También parece haber un aspecto ‘obtenga lo que pueda pagar’ en el negocio. Un psíquico con una tienda callejera puede cobrar unos $25 por una lectura. Un practicante con perfil más alto podría llegar a los cientos de dólares, si es que uno logra reservar una cita con ellos.

Llamé al celular de Michelle Beltrán, quien fue nombrada Psíquica del Año en 2017 por los Mejores Psíquicos Estadounidenses.

“¿Cómo obtuvo este número?”, preguntó con recelo.

“¿Me creería si le dijera que soy psíquico?”, respondí.

“¿Cómo lo obtuvo?”, repitió.

Admití entonces contar con un investigador en el periódico, que revisó algunas de nuestras bases de datos. Beltrán, que cobra hasta $405 por una sesión de 45 minutos, respondió que estaba muy ocupada para hablar.

Tuve más suerte con Jusstine Kenzer, quien lideró el primer lugar en una búsqueda de Yelp acerca de los mejores psíquicos de L.A. Su tarifa es de $375 por sesión. “Tenga cuidado al entrar en cualquier tienda con un letrero de neón”, advirtió. “Si alguien le pide dinero para eliminar maleficios o hechizos o energías negativas, olvídelo. Ningún psíquico verdadero hará algo así”.

También, no sólo hay que conformarse con un vistazo al mundo de los espíritus. Un buen psíquico servirá como guía para lo sobrenatural. “Cualquiera puede darle información”, expresó Kenzer. “Lo que uno busca es que esa información pueda ayudar para crecer en la vida. Se trata de inspirar, sanar y reconfortarse”.

Los psíquicos no tienen licencia ni son supervisados por ninguna agencia gubernamental, pero pueden actuar en contra de la ley cuando sus prácticas comerciales se inclinan más hacia la codicia que el desarrollo de la actividad.

En 2002, la línea telefónica psíquica Miss Cleo pagó $5 millones para resolver cargos por haber engañado a sus clientes con promesas de lecturas psíquicas gratuitas. Según la Comisión Federal de Comercio (FTC, por sus siglas en inglés), sólo los primeros minutos lo eran. Después de ello, costaba $4.99 el minuto, y los empleados de la empresa eran instruidos para mantener al cliente en la línea durante el mayor tiempo posible, a menudo hasta una hora.

“No se necesita una bola de cristal para saber que la FTC seguirá deteniendo las prácticas comerciales injustas y engañosas”, afirmó un funcionario de la agencia en ese momento. “Queremos que los consumidores sepan que, cuando las empresas hacen una promesa en un aviso, deben cumplirla”.

Hallé un puñado de críticas en línea de Psychic Readings by Lauren (alias True Love Psychic Reader), y algunos clientes mencionaban haber sido aventajados. Una mujer llamada Cassie se quejó el año pasado porque le ordenaron pagar $1,000 para quitarle un ‘bloqueo espiritual’ que obstaculizaba su vida amorosa. Cassie pagó $100, y le dijeron que se le devolvería el importe si las cosas no mejoraban. Aparentemente, nunca volvió a ver el dinero.

A otra clienta le indicaron pagar $125 para remover “una maldición” que le impedía reunirse con el hombre perfecto. Cuando eso no funcionó, le indicaron que retire $7,000 dólares del banco y duerma con ellos en su cama, junto con una docena de rojas rojas y una foto de sí misma. La clienta se opuso, temiendo que su consejera espiritual “enviara a alguien para robarme”.

Mientras entrevistaba a Kenzer, le pedí que use sus poderes psíquicos para determinar qué ocurriría con Psychic Readings by Lauren. Después de un momento de reflexión, dijo: “Me parece que será difícil para ti ponerte en contacto con ellos”. Nadie en Psychic Readings by Lauren regresó mis llamadas ni respondió mis correos electrónicos.

Traducción: Valeria Agis

Para leer esta historia en inglés haga clic aquí

 

 

Copyright © 2019, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
54°