Anuncio

Cómo la Internet está acabando con los centros comerciales del país

Allenby Arakielian, antiguo residente de Eagle Rock, recuerda cuando el pequeño centro comercial de Colorado Boulevard era el lugar de moda del vecindario para comprar y comer.

Anclado por las tiendas Montgomery Ward y May Co. durante su apertura, en 1973, el Eagle Rock Plaza, con un total de 58 comercios, era tan popular que los antiguos residentes se quejaban porque estaba aniquilando a los pequeños negocios familiares de la zona. Pero el lugar ha sido eclipsado hace tiempo, primero por los centros comerciales más grandes, y luego por internet.

“Este solía ser el sitio donde todos venían, y ya no lo es”, afirmó Arakielian, quien vio cómo Target ocupaba el lugar del fallido Montgomery Ward, mientras que May Co. se transformaba en Macy’s. Las ventanas empapeladas reemplazaron varias cadenas, entre ellas Radio Shack y Anna’s Linens. “Me sorprende ver que Macy’s aún está abierta”, afirmó Arakielian este lunes en el centro comercial, al que se acercó para retirar unas vitaminas.

El creciente entusiasmo de los consumidores por las compras en línea parece cobrarse más víctimas cada semana.

El lunes, el vendedor de prendas infantiles Gymboree Corp. se declaró en quiebra y afirmó que planea cerrar algunas de sus 1,281 tiendas.

La semana anterior, la compañía matriz de Ann Taylor, Lane Bryant y otras tiendas de ropa para mujeres reveló que piensa cerrar 667 locales en los próximos dos años para recortar los costos.

Días antes, la marca de lujo Michael Kors Holdings había dado a conocer sus planes de cierre de entre 100 y 125 tiendas -de un total de 827- para enfocarse en Asia y adaptarse al creciente crecimiento de las compras en línea.

Todo es parte de uno de los mayores quiebres en los patrones de compra desde que se inventaron los catálogos por correo. La experiencia de compras comunitaria está cediendo a pasos agigantados en pos de la conveniencia de hacer click en un carrito virtual a través de una pantalla electrónica. Amazon.com y otros titanes de internet han cosechado el beneficio, a medida que los comerciantes de tiendas tradicionales reportan caídas en las visitas de consumidores. Por su parte, los expertos en ventas minoristas no esperan un cambio rápido en la situación.

“Estamos probablemente en la cuarta o quinta entrada” en la sacudida de la industria, afirmó Ronald Friedman, codirector de prácticas al por menor de Marcum, una firma de contabilidad y asesoría. “Todo el mundo mira su modelo de negocio y dice: ‘Necesitamos cambiar y deshacernos de las tiendas que ya no sirven para concentrarnos en las que sí funcionan y así ganar un poco de dinero’”, explicó.

El cambio ha alterado drásticamente la industria minorista, al punto de que comerciantes clásicos como Macy’s Inc., Sears Holding Corp. y J.C. Penney Co. -todos sostenes reconocidos de centros comerciales en todo el país- también están cerrando algunas de sus sucursales.

Otras cadenas, como Payless ShoeSource Inc., cierran comercios porque, al igual que Gymboree, optaron por una reorganización con bancarrota. Otras, sin embargo, tal como la cadena de artículos deportivos Sport Chalet, cesaron sus actividades por completo.

La firma de inversión Credit Suisse calculó recientemente que entre el 20% y el 25% de los centros comerciales de la nación cerrarán en los próximos cinco años, a medida que el comercio electrónico aleje más a los compradores de los puntos de venta convencionales. En particular, se espera que las ventas de prendas de vestir representen el 35% del total del comercio electrónico en 2030, el doble de su proporción de hoy en día (del 17%), según el informe de Credit Suisse.

La ola de cierres de tiendas probablemente continuará por lo menos un año más, expuso Pam Danziger, presidenta de la firma de consultoría Unity Marketing. “La gente a menudo ya no necesita ir a la tienda para comprar cosas”, explicó. “El tiempo es actualmente un factor de lujo, y las personas reconocen ello cuando se trata de hacer compras”.

Los operadores de centros comerciales y tiendas “están comenzando a entender que deben cambiar” y adaptarse a cómo los consumidores ven las compras hoy en día, especialmente cuando se trata de la generación del milenio, gente de entre 18 y 34 años, advirtió por su parte Friedman. “La forma en la cual los milenios buscan comprar es lo que ordena el mercado actual”, afirmó. Eso no significa que hay que mantener el ritmo rápido de esta generación para el comercio electrónico, sino también hallar formas de atraer a sus miembros a las tiendas físicas. “Ellos quieren ir a un centro comercial, pero buscan que sea una experiencia más allá de recoger prendas y otros productos en tiendas diseñadas hace décadas”, alertó Friedman.

Eso es lo que el desarrollador Rick Caruso intenta ofrecer con sus centros comerciales al aire libre, como el Grove en Los Ángeles y Americana at Brand, en Glendale. Y es por ello que Westfield Santa Anita, en Arcadia, expandió su oferta de minoristas y restaurantes asiáticos que convocan a su importante comunidad local.

El privado Gymboree, que se enfrentó a una fuerte deuda durante un buen tiempo, planea cerrar “ciertas tiendas”, aunque el calendario exacto y la lista final de cierres todavía no están determinados. Según documentos judiciales, la compañía de San Francisco podría cerrar hasta 450 tiendas. Sus marcas son Gymboree, Crazy 8 y Janie and Jack.

“Esperamos pasar por este proceso rápidamente y resurgir como una organización más fuerte, mejor posicionada en el panorama actual de las ventas minoristas”, afirmó el director ejecutivo de Gymboree, Daniel Griesemer, en un comunicado. La firma posee cerca de una docena de tiendas Gymboree en Los Ángeles, conforme su sitio web.

Ascena Retail dio a conocer el jueves último que cerrará 268 tiendas en los próximos dos años, además de las 71 que ya cerró este año, pertenecientes a sus siete marcas.

La compañía con sede en Mahwah, Nueva Jersey, tiene en California 64 tiendas Lane Bryant, 48 Dressbarn, 38 Loft, 30 Justice, 20 Catherines, 17 Ann Taylor y 17 Maurices, según los sitios web de las cadenas, lo cual representa un total de 234 comercios. Unas 399 tiendas adicionales cerrarían en caso de no poder obtener ciertas concesiones en la renta por parte de los operadores de los centros comerciales y otros propietarios, informó Ascena.

David Jaffe, presidente y director ejecutivo de Ascena, afirmó a los analistas que las caídas se deben a “un mercado extremadamente competitivo”, que incluye “persistentes” disminuciones en el tráfico de clientes en las tiendas e “intensa actividad promocional”.

“Creemos que estos factores seguirán siendo los mayores obstáculos para el futuro previsible y reflejarán un cambio acelerado de la demanda del consumidor hacia el comercio electrónico”, expresó Jaffe.

Denisse Rodas, de 14 años de edad, llegó el lunes al Eagle Rock Plaza en busca de un traje de baño antes de que lleguen las más altas temperaturas del verano. Para ella era importante probar la prenda, una opción imposible por la vía online. “Estoy aquí sólo para comprar un bikini”, dijo. “He estado otras veces, pero casi no vengo en persona”.

Traducción: Valeria Agis

Para leer esta historia en inglés haga clic aquí


Anuncio