Anuncio
Share

Cómo el Parque Vasquez Rocks se convirtió en el paisaje extraterrestre favorito de “Star Trek”

El Parque Vasquez Rocks Natural Area, del Sur de California, se ha empleado como locación en producciones de Hollywood que se remontan a la década de 1920.

La misión, desde el día en que “Star Trek” se estrenó en la televisión de los EE.UU., el 8 de septiembre de 1966, era ambiciosa: “Explorar nuevos mundos desconocidos, descubrir nuevas vidas y civilizaciones hasta alcanzar lugares donde ningún hombre haya llegado antes”.

¿A dónde fue la serie de Gene Roddenberry para hallar ese mundo? Más a menudo de lo que uno podría imaginar se trataba de un lugar con geología extraña pero ubicado aquí mismo, en el sur de California, en medio de la arenisca y las estructuras irregulares del Parque Vasquez Rocks Natural Area, un paisaje desértico del Valle de Santa Clarita que ha representado otros mundos en producciones de Hollywood desde los años 1920.

Es ese el lugar donde el Capitán James T. Kirk tuvo su famoso combate contra un lagarto verde y aparentemente indestructible llamado Gorn, en el episodio titulado “Arena”. También representó a Capella IV, donde Kirk y el Dr. McCoy ayudaron a una reina amazona a dar a luz a un príncipe guerrero en el capítulo “Friday’s Child”.

Los fans de “Star Trek” podrán recordar a Kirk, mirando con asombro y confusión como uno de los amores de su vida, Ruth, emerge inexplicablemente de entre las rocas en el planeta Omicron Delta, aparentemente a muchos años luz de la Tierra, en “Shore Leave”. En el mismo episodio, Kirk se ve envuelto en una difícil pelea que lo arrastra alrededor de los distintivos ángulos de estas grietas y rocas, con un estudiante que solía burlarse de él en la Academia Star Fleet.

Probablemente tan importante como su increíble topografía, Vazquez Rocks, pegado a la Autopista del Antelope Valley, camino a Palmdale, se ubica en el límite de lo que se conoce como ‘Thirty Mile Zone’ (Zona de las Treinta Millas), un radio alrededor de Hollywood en el cual los actores y los técnicos agremiados pueden presentarse a trabajar antes de que las primas entren en juego y suban los costos de producción.

Eso ha hecho que la zona sea una ubicación favorita para directores de cine y TV durante décadas, desde los westerns de los sábados por la mañana de los años 1920 y 1930 -como “The Texas Ranger”, en 1931, y “The Girl and the Bandit”, en 1939- hasta producciones más modernas, como la versión cinematográfica de “The Flintstones” y “The Bing Bang Theory”.

Roddenberry y la familia “Star Trek” rápidamente dirigieron su atención a Vasquez Rocks -llamado así por un bandido de finales del siglo XIX que utilizaba las rocas para esconderse, Tiburcio Vásquez (un nombre tentadoramente similar al segundo nombre del Capitán James T. Kirk, ‘Tiberius’)-.

El área hizo su debut en la serie durante la primera temporada, en “Shore Leave”, un episodio acerca de un planeta donde la tripulación del U.S.S. Enterprise encontraba todo tipo de personajes fantásticos y situaciones que resultaban ser producto de un parque de atracciones extraterrestre; una suerte de Disneyland del espacio profundo.

El parecido de Vasquez Rocks como un entorno alienígena resulta evidente de inmediato para cualquier persona que visite el parque, al sur de la localidad de Agua Dulce. Porciones de rocas se estiran hacia el cielo en ángulos pronunciados entre el polvo y crean dramáticas formaciones que han aparecido en más de 200 películas y programas de TV. Es un plató creado hace 25 millones de años con actividad volcánica, prácticamente sobre la falla de San Andrés, en la unión de las placas tectónicas de América del Norte y el Pacífico. El pico más alto de Vasquez Rocks sobresale hasta 150 pies por encima del suelo del cañón, pero eso es sólo la punta de ese iceberg rocoso, que en realidad se extiende otros 22,000 pies hacia abajo de la tierra.

Durante los últimos 50 años, el sitio también se ha empleado para episodios de las series de TV “Star Trek: The Next Generation”, “Star Trek: Voyager” y “Star Trek: Enterprise”, así como para algunas películas, entre ellas “Star Trek VI: The Undiscovered Country” y “Star Trek”, dirigida en 2009 por J.J. Abrams, donde Vasquez Rocks fue parte del paisaje del planeta Vulcano, en homenaje al uso recurrente del parque en la serie original.

Una modesta tienda de regalos en el Parque Vasquez Rock muestra la conexión con “Star Trek” con un imán para el refrigerador del Comando de la Flota y la Federación de Planetas Unidos, y una selección de insignias de los diferentes puestos de servicio (comando, ciencia, médico).

“Un gran número de personas que visitan Vasquez Rocks preguntan acerca de “Star Trek”; gente de todas partes del mundo”, aseguró Kaye Michelson, oficial de información pública del Departamento de Parques y Recreación del Condado de Los Ángeles. “La escena en particular por la que consultan es la del Capitán Kirk y Gorn”.

La historia del sitio como telón de fondo para tantas películas del oeste -entre ellas “El Llanero Solitario”, “Bonanza”, “Gunsmoke”, “Maverick”, “Blazing Saddles”, “The Wild, Wild West” y “Kung Fu”- lo convirtió en un lugar ideal para “Star Trek”, serie que Roddenberry originalmente planteó a los ejecutivos de NBC-TV como “Wagon Train’ to the stars” (Caravana a las estrellas).

Una ironía acerca del parque como locación favorita de tantos westerns es que, hace 2,500 años, era hogar de la banda Tataviam de los indios Shoshone, quienes se referían a sí mismos como “las personas de cara al sol”. El último miembro de la tribu Tataviam, Juan José Fustero, murió en 1921, justo cuando el enclave de la industria del cine se mudó de Nueva York a Hollywood”.

En épocas más recientes, Vasquez Rocks fue escenario de episodios de “Buffy the Vampire Slayer”, “Monk” y hasta de “Mighty Morphin Power Rangers”. En el film de este año “Hail, Caesar!”, de Joel e Ethan Coen, se rodó una escena en Vasquez Rocks como guiño a todas las películas de vaqueros que se ambientaron allí en el pasado. También la serie geek “The Big Bang Theory” eligió filmar un episodio allí en homenaje a “Star Trek”.

Vasquez Rocks atrae a excursionistas y escaladores de rocas, pero también sigue siendo atractivo para los fanáticos de “Star Trek”, quienes recuerdan la batalla -de vida o muerte- de Kirk contra un monstruo verde de mal gusto, pero aun así amenazante, llamado Gorn. El sitio está a menos de una hora en auto desde el centro de L.A. y se llega a él a través de las autopistas Golden State y Antelope Valley, apenas a .000000000002 de un pársec de distancia.

Traducción: Valeria Agis

Si desea leer este artículo en inglés, haga clic aquí


Anuncio