Anuncio

Los videos de uso excesivo de fuerza de la policía causan indignación

Después de que un video de una mortal balacera fuera exhibido, cientos de manifestantes marchan en Chicago en protesta.

Después de que un video de una mortal balacera fuera exhibido, cientos de manifestantes marchan en Chicago en protesta.

(los)

Despues de que saliera a la luz un video donde se ve al oficial de policía de Chicago, Jason Van Dyke, hiriendo mortalmente a Laquan McDonald, de 17 años, los manifestantes salen a las calles en protesta. (Tannen Maury / EPA)

El video, filmado desde la cámara montada en el tablero de una patrulla de la policía, muestra a un adolescente negro caminando al centro de una calle del suroeste de Chicago. Dos oficiales de la policía se acercan al joven de 17 años de edad desde su izquierda, con las pistolas desenfundadas.

El adolescente tropieza y cae, al ser abatido por los disparos. Pero, al decir de los fiscales del condado de Cook, el oficial de policía de Chicago, Jason Van Dyke, continúo disparando incluso después de que Laquan McDonald se había desplomado en el asfalto.

Van Dyke disparó 16 tiros en total, señalaron los investigadores. McDonald murió un poco después de eso.

La grabación, una pieza clave de evidencia publicada el martes mientras se presentaba un cargo de asesinato en primer grado en contra de Van Dyke, es el último de un catálogo de videos que ha puesto el uso de fuerza excesiva de parte de la policía bajo intensa observación en los Estados Unidos.

En los últimos 18 meses, los sistemas de vigilancia y las grabaciones de los teléfonos móviles, han llevado a las protestas y acusaciones penales después de que los oficiales hicieron uso de la fuerza en contra de civiles en la ciudad de Nueva York, Los Ángeles, Cleveland y Carolina del sur, entre otros lugares. Muchas de las protestas se han centrado en el papel que la raza juega en el uso de la fuerza por parte de la policía, particularmente contra los hombres negros.

Los videos, con frecuencia, son muy impresionantes por su naturaleza, pues muestran lo que muchos activistas consideran un claro abuso de la fuerza por los agentes de la policía. Anita Alvarez, fiscal del Estado del condado de Cook, dijo que “promovió" su decisión de hacerle cargos a Van Dyke después de que un juez dictaminó la semana pasada que el video debe ser emitido al público.

Pero, al mismo tiempo que los manifestantes salían, el martes por la noche, a las calles de Chicago para protestar la muerte a balazos de McDonald a manos de un policía blanco, los expertos en fuerzas policiales de varios puntos de la nación, advirtieron que las grabaciones como la que capturó la muerte de este adolescente, pueden mostrarnos un cuadro incompleto.

“Saber lo que sucede en un vídeo después de que sucedió, es totalmente diferente que saber lo que el policía estaba pensando y lo que él dirá que estaba pensando”, dijo Eugene O’Donnell, profesor en John Jay College of Criminal Justice y ex asistente de fiscal de distrito en New York City. “El video obviamente podría ser condenatorio en términos de una causa penal, pero la pregunta importante es, ¿hubo malicia en contra del joven? ¿fue totalmente injustificado bajo cualquier punto de vista de la evidencia? El video no habla por sí mismo”.

En los últimos meses, las grabaciones de enfrentamientos entre la policía y civiles han sido especialmente resonantes en Los Ángeles, donde el video filmado a principios de este año por un espectador, genera indignación nacional al mostrar a varios oficiales abriendo fuego sobre un hombre en situación de calle.

La decisión de hacer públicas las grabaciones oficiales también ha demostrado ser una cuestión bastante peliaguda para los líderes de la ciudad.

La difusión de videos similares ha provocado grandes protestas en algunas ciudades. En Chicago, la administración del alcalde Rahm Emanuel intentó que la grabación de la muerte de McDonald no se convirtiera del dominio público. En Los Ángeles, LAPD generalmente no da a conocer públicamente las grabaciones de las cámaras montadas en sus coches patrulla o en los uniformes de los oficiales.

Van Dyke fue uno de varios agentes que respondieron a los reportes de que McDonald había sido visto penetrando en vehículos y robando radios el 20 de octubre de 2014, de acuerdo a los detalles del caso publicados en la corte el martes. Los primeros oficiales en llegar al lugar informaron que el adolescente iba armado con un cuchillo y que se alejaba de la zona caminando. Los fiscales del condado de Cook dijeron, en un momento dado, que McDonald blandió el cuchillo mientras pasabo caminando frente a una patrulla.

El adolescente no habló con ninguno de los oficiales ni respondió a las órdenes de que soltara el cuchillo. Una autopsia demostró que McDonald tenía PCP en su sistema.

Van Dyke estaba a aproximadamente 10 pies de distancia de McDonald cuando comenzó a disparar y continuó con los disparos durante 13 segundos mientras que el adolescente estaba tirado en el suelo, dijeron los fiscales. El compañero de Van Dyke dijo a los investigadores que él tuvo detener al oficial para que no recargara su pistola.

Los expertos en la aplicación de la ley que revisaron la grabación dijeron que, a primera vista, los disparos parecían excesivos. Ed Obayashi, un sheriff adjunto del condado de Inyo, quien también trabaja como abogado en casos de uso de fuerza, dijo que el hecho de que el compañero de Van Dyke no disparara su arma podría ser crítico en el juicio.

“El testimonio de ese oficial va a ser muy, muy persuasivo sobre por qué él no percibió estar frente a una amenaza mortal”, afirmó Obayashi.

Otros expertos que revisaron el vídeo no pudieron entender cómo Van Dyke podría haber percibido al adolescente como una amenaza.

“No veo una justificación para la fuerza mortal. Él se está alejando del oficial”, dijo Geoff Alpert, un criminólogo de la Universidad de Carolina del sur y un experto en el uso de fuerza de la policía.

Sid Heal, anterior comandante del Departamento del sheriff del condado de Los Ángeles y experto en uso de fuerza, cuestionó tanto la decisión de disparar de Van Dyke como la decisión de la fiscalía de acusarlo de asesinato.

“Va a ser muy difícil hacer un caso en el que llegó a la escena y decidió en sólo 30 segundos matar premeditadamente el sospechoso”, dijo Heal. “Si la defensa puede armar un caso válido clamando autodefensa, el homicidio parece más apropiado”.

El video destaca la forma en que el material de vigilancia puede influir en los fiscales. Este año, una grabación de un teléfono móvil mostró a Michael Thomas Slager, oficial de policia de North Charleston, S.C., disparándole varios tiros por la espalda a Waltert Scott, un hombre negro desarmado, de 50 años de edad, que estaba huyendo del oficial.

Se presentaron cargos por asesinato en contra de Slager el 7 de abril, menos de una hora después de que el alcalde y el jefe de la policía de la ciudad recibieran el video, dijeron las autoridades en aquel momento.

A pesar de que las grabaciones de los enfrentamientos mortales entre la policía y civiles han ganado la aumentada atención de los medios en los últimos años, los videos no siempre son suficientes para obtener condenas penales.

Ivory John Webb Jr., ex sheriff adjunto del condado de San Bernardino, se convirtió en el blanco de la indignación nacional en 2006 después de que una grabación lo mostro parado, muy por encima de un oficial de policía de la fuerza aérea fuera de servicio y disparándole varias veces. A pesar de que el hombre al que le disparó parecía haberse rendido, Webb fue absuelto de homicidio voluntario durante el juicio.

Una grabación de un oficial de policía de la ciudad de Nueva York muestra a Eric Garner aparentemente en estrangulamiento durante un fatal enfrentamiento en 2014, también desencadenó protestas en todo el país, pero un gran jurado se negó a procesar al oficial por un cargo de homicidio involuntario.

La ley da a oficiales de policía amplia libertad en el uso de fuerza cuando creen que sus vidas — o la vida de otros — están en peligro.

O ' Donnell dijo que los fiscales tendrán que probar que Van Dyke no creyó que McDonald presentaba una amenaza inmediata a su vida cuando abrió fuego.

"¿Por qué él escogería matar a sangre fría a alguien? ¿Por qué él haría eso?” O ' Donnell preguntó. “Tendrá que responder a esa pregunta”.

Si desea leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio