Ayudada por el clima, California logra un descanso de la gripe

Ayudada por el clima, California logra un descanso de la gripe

Dos años atrás, la influenza mató a 146 californianos entre octubre y finales de enero. Cuando la temporada de gripe finalizó, meses después, más de 400 personas habían muerto a causa de la infección, un brote que el estado consideró como “moderadamente grave”.

Luego de una gran mejora el año pasado –cuando el número de fallecidos de la temporada cayó a 78-, la situación luce aún mejor en la actualidad. Hasta el momento, ha habido sólo tres muertes relacionadas con la gripe en California desde octubre último, y los expertos señalan que el clima podría ser parte del motivo.

La influenza se propaga más fácilmente en condiciones frías y secas, y California ha experimentado un otoño e invierno mayormente cálidos, marcado por las fuertes lluvias, especialmente en el norte del estado.

Gran parte del resto del país también ha registrado temperaturas inusualmente cálidas –sin considerar la monumental nevada del último fin de semana-, en parte a causa de El Niño.

El mes pasado fue, en promedio, el diciembre más cálido y húmedo del país, según registros de los National Centers for Environmental Information. En otras palabras, el clima de diciembre creó condiciones menos propicias para la propagación de la gripe.

A mediados de enero, los casos de influenza eran mínimos o bajos en 47 estados, según información dada a conocer el viernes último por los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC). El año pasado en esta misma época, la actividad fue mínima o baja en 17 estados.

Helen Macfie, quien supervisa las visitas a las salas de emergencia de seis hospitales Memorial Care del sur de California, afirmó que se están presentando pocos pacientes con gripe, incluso en Long Beach Memorial Medical Center, que posee una de las salas de emergencia de mayor actividad en el condado de Los Ángeles.

"Realmente hemos visto muy poco repunte hasta el momento; en su mayoría son resfriados comunes y ese tipo de cosas”, afirmó. “Definitivamente, es menor que en años anteriores”.

Sin embargo, autoridades de salud pública advierten que los brotes de influenza son impredecibles, y que el país aún podría verse severamente afectado en las próximas semanas. La temporada de gripe a menudo alcanza su tope en febrero, pese a que en las últimas tres temporadas esto ocurrió en diciembre, explicó Lynnette Brammer, epidemióloga de CDC.

"Parece como si estuviéramos alcanzando nuevamente un patrón más normal”, afirmó. “Como los patrones recientes fueron inusualmente tempranos, el actual parece anormal”.

La médica se refirió a nuevos datos de los CDC, que muestran un ascenso en la actividad de la gripe desde la primera a la segunda semana de enero. “Puede alcanzar su punto máximo en febrero, o un poco después. No lo sé, pero estamos definitivamente observando un aumento real de la actividad de la gripe”, afirmó Brammer.

Sadina Reynaldo, epidemióloga del Departamento de Salud Pública del condado de Los Ángeles, expresó que, probablemente, un gran número de personas no contraen la enfermedad porque la mayoría de las cepas circulantes son las mismas que el año pasado. Esto significa que la gente infectada el año último aún posee cierta inmunidad contra el virus.

En el condado de Los Ángeles, 456 personas arrojaron resultados positivos en la prueba de gripe hace dos semanas, según datos oficiales. Para ese mismo momento durante la temporada de influenza de 2015, se habían confirmado 1405 diagnósticos.

Según los CDC, durante este temporada las personas han sido infectadas por los subtipos H3N2, H1N1 y algunos virus B. Aunque los expertos señalan que los virus H3 pueden causar fuertes temporadas de gripe, con más hospitalizaciones y muertes, los investigadores descubrieron que las cepas que circulan actualmente coinciden con las incluidas en la vacuna, lo cual significa que, este año, ese recurso proporciona una fuerte inmunidad.

Reynaldo enfatizó que todos deben vacunarse contra la influenza, incluso aquellas personas sanas y que puedan recuperarse rápidamente. “No es sólo para ti”, afirmó. “Es para no contagiar a alguien más que puede no ser tan afortunado si se enferma”.

Si desea leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
57°