Anuncio
Share

Las escuelas más pobres de California siguen en desventaja aun con apoyo económico, revela reporte

Las escuelas más pobres de California siguen en desventaja aun con apoyo económico, revela reporte

El gobernador Jerry Brown en Humphreys Avenue Elementary School, en mayo de 2013, hace un llamamiento para su plan de financiamiento escolar. (Barbara Davidson)

(Barbara Davidson / Los Angeles Times)

La fórmula de financiamiento, convertida en ley hace cuatro años, ha nivelado el campo de juego entre los distritos escolares del estado, de acuerdo con un informe publicado el pasado jueves. Sin embargo, el dinero no necesariamente se destina a los estudiantes más necesitados.

La Fórmula de Financiamiento de Control Local, defendida por el gobernador de California, Jerry Brown, tenía la intención de remediar las desigualdades educativas, dando a los distritos dinero extra según cuántos de sus estudiantes se hallaban dentro de las categorías de alta necesidad: niños de bajos ingresos, jóvenes en cuidado de crianza y aprendices de inglés. “Es controversial, pero también es correcta y justa”, afirmó Brown en ese momento.

Partidarios y padres de familia aclamaron la fórmula como progresista y la consideraron como modelo a seguir en todos los estados en el país.

Ahora, el reporte dado a conocer por Education Trust-West (una organización con sede en Oakland y sin ánimo de lucro, que aboga por la equidad educativa), descubrió que los distritos con mayores concentraciones de estudiantes pobres ahora reciben, de hecho, más fondos que los distritos prósperos.

Anuncio

Sin embargo, las escuelas con más necesidad dentro de los distritos con alumnos más humildes no son siempre las que reciben los recursos extras. “En algunos casos, estas brechas se han ampliado”, señaló el reporte

En el año escolar 2004-2005, los distritos con los índices de pobreza más altos recibieron $653 menos por estudiante que aquellos con los indicadores más bajos; para 2015-2016, los distritos más pobres recibieron $334 más que su contraparte. 

“En L.A., miles de padres lucharon”, por la fórmula de control local, expresó Ryan Smith, director ejecutivo de Education Trust-West. “Odiaría que sintieran que su lucha fue en vano”.

En todo el estado, las escuelas ahora tienen clases más pequeñas, más consejeros y ofrecen cursos más rigurosos que antes de que la fórmula de financiamiento entrara en vigor.

Anuncio

Pero en el año escolar 2014-2015, el 60% de las preparatorias más pobres tenían consejeros, en comparación con el 75% de las más afluentes. Las preparatorias más ricas tenían tres veces más bibliotecarios que las más pobres, y el 70% de las más humildes ofrecían física, en comparación con el 90% de las instituciones más acaudaladas.

Para su análisis, Education Trust-West comparó los ingresos estatales y locales del cuadrante de los distritos de California con las concentraciones más altas de estudiantes pobres, y el cuadrante de aquellos distritos con el menor número de tales alumnos. Los investigadores también examinaron los porcentajes de asignación de personal en escuelas individuales.

Pero Mike Kirst, presidente de la Junta de Educación de California, reafirmó que las escuelas han progresado desde 2014-2015, el último año para el cual se dispone de información sobre el personal. “Esperamos que EdTrust-West realice un informe similar en el futuro, que saque conclusiones basadas en la imagen completa de LCFF”, expresó en un comunicado.

California sigue trabajando en cuestiones de equidad en la educación, señaló Kirst, y remarcó que el nuevo Tablero Escolar de California -el código de color a través del cual califican a las escuelas- “permite a los distritos mejorar la rendición de cuentas al incluir los resultados de los alumnos en relación con el financiamiento”.

El informe del jueves se conoció en medio de acusaciones de que varios distritos malversaron los dólares extra recibidos bajo la nueva ley. La firma de abogados Public Counsel presentó demandas en nombre de los padres en siete distritos, entre ellos Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles (LAUSD) y el Distrito Escolar Unificado de Long Beach. El grupo presentó la demanda de Long Beach esta semana, alegando que solo este año el distrito había malversado por lo menos $40 millones de los fondos destinados a programas específicos para las poblaciones clave.

Los distritos están usando el dinero extra para tapar los agujeros del presupuesto mientras que el cuidado médico y los costos de las pensiones aumentan, descubrió el informe de Ed Education Trust-West.

“Los recursos por sí solos no son suficientes para cerrar las brechas de logros y oportunidades”, aseguró Smith. “Si quieres ser un distrito escolar basado en la equidad, tienes que ir más allá de los gastos. Es difícil para nosotros determinar si todos los distritos han llegado allí”.

Debido a que los sistemas de contabilidad son anticuados y difíciles de leer, explicó Smith, es casi imposible saber exactamente cómo los distritos escolares están gastando su dinero extra.

Anuncio


Anuncio