Anuncio
Share

Crece preocupación por muertes de jovenes en festival musical

festival de musica

Los aficionados celebran la actuación de Odesza durante el Festival Hard Summer el sábado, en el Fairplex en Pomona. 

(Luis Sinco / Los Angeles Times)

Después de dos muertes relacionadas con el uso de drogas durante la noche de apertura del festival de música Hard Summer, en el Fairplex de Pomona este fin de semana, los organizadores del festival, funcionarios de la ciudad y aficionados a la música bailable continúan debatiendo las mejores formas de prevenir estas tragedias.

A medida que los grandes festivales como el Hard Summer crecen — este año, el evento de dos días creció de 40, 000 a 65, 000 asistentes cada noche — Hilda Solís, supervisora del condado, ha hecho un llamado para instalar una prohibición temporal de los festivales, mejor conocidos como Raves, en propiedades del condado, un movimiento que recuerda la prohibición de los raves  en el L.A. Memorial Coliseum después de que 2010 muriera una chica adolescente debido al consumo de drogas.

Solis dijo que claramente la acción en aquel tiempo por parte del Consejo fue insuficiente y que es necesaria una acción mucho más enérgica.

“Estaremos haciendo la diligencia que nos corresponde”, dijo ella. “Obviamente esto es motivo de gran preocupación y es muy trágico, y yo no puedo subrayar que tan angustioso es saber que dos jóvenes mujeres van a un concierto y  pierden sus vidas pensando que solo iban a disfrutar de la música”.

Anuncio

“La medida que haya sido aprobada por la junta en 2010 puede haber sido lo correcto entonces. Las cosas han cambiado ahora. Ahora, necesitamos mirar esto muy seriamente… Me atreveré a decir que seré yo la que estará haciéndolo”.

Cynthia Harding, directora de salud pública interina del condado, dijo que las recomendaciones hechas por un grupo de trabajo creado por los supervisores después de la muerte de 2010, incluía  asegurarse de que hubiera vías de acceso adecuadas para el personal médico, amplias estaciones de agua, filtro de parafernalia de drogas y estupefacientes a la entrada y seguridad suficiente.

“No tenemos autoridad reguladora”, dijo Harding. “Así que no tenemos idea de si estas medidas se realizaron esta semana. Estamos todavía investigando lo sucedido en este caso”.

Mary Wickham, abogado provisional del condado de los Ángeles dijo, “Uno asumiría que contractualmente podríamos obligarlos a seguir nuestras políticas, pero estamos recabando los hechos sobre que fue exactamente lo que se hizo”. Ella señaló que “un vendedor opera el Fairplex”.

Anuncio

“Estamos buscando en todos los escenarios, foros y sitios para ver qué eventos están calendarizados”, añadió.

Wickham dijo que el condado está vigilando de cerca el próximo evento Hard Summer programado para el 10 de septiembre en el Fairplex. “Estaremos operando bajo un calendario programado para abordar estas cuestiones antes de esa fecha”, añadió.

Después de años de luchar contra la drogadicción como un problema de aplicación de la ley o como una situación única dentro de la música de baile, los activistas de salud pública quieren un cambio de perspectiva. Consideran las drogas en los festivales de música como un riesgo inevitable y que es mejor contrarrestarlo con educación y un entorno donde los fans puedan buscar ayuda y hacer preguntas abiertamente.

Los efectos y riesgos del MDMA, una popular droga de club conocida como éxtasis o ‘molly’, a menudo se ven agravados por el entorno de un festival grandísimo de música de baile, el aumento de energía, sentimientos de afecto y cercanía y un alza en la temperatura corporal. A medida que los festivales al aire libre en pleno verano como el de Hard Summer crecen sustancialmente, se hace más difícil detectar y tratar los posibles problemas que surjan en una multitud, donde los aficionados pueden no estar enteramente seguros de cuándo es que deben buscar ayuda.

“Imaginen lo difícil que sería caminar de arriba a abajo de los pasillos en un juego de béisbol y un detectar quien está teniendo un problema”, dijo Sean Nordt, un experto de Toxicología de la USC Keck School of Medicine. “Y estas fiestas son mucho más grandes que eso, y los riesgos son múltiples, los estudiantes universitarios con falta de liquidez económica que no pueden pagar $5 por botella de agua, un montón de gente en espacios reducidos y eventos diseñados para bailar durante muchas horas. Muchas veces, cuando alguien llega a la sala de emergencia, ya están más allá de la curva porque ha habido un retraso en la atención.  Mucho del problema reside en identificar quién está en riesgo”.

Pero la respuesta correcta, dijo Nordt, es no centrarse en que la policía vigile más o en la prohibición de eventos de música de baile. Más bien, es proporcionar recursos como abundante agua gratis, espacios abiertos más tranquilos y un ambiente donde los aficionados a la música puedan identificar las señales de la hipertermia o golpe de calor y que puedan sentirse confiados en que pueden buscar auxilio para ellos mismos o para sus amigos sin temor al castigo.

“Lo que quiero es que las personas estén  seguras, y deberíamos de estar tratando esto como un problema de salud pública”, señalo Nordt. “Tiene que haber una cruzada de salud pública acerca de esta situación con la educación iniciando en el campus universitario”.

En definitiva, el tratamiento del consumo de drogas en los festivales de música como un problema de aplicación de la ley en lugar de como un problema de salud pública, puede estar evitando algunas de las conversaciones necesarias sobre cómo los aficionados a estos tipos de eventos pueden mantenerse a salvo, dijo Nordt. Así como necesitan el acceso a los servicios del EMT, dijo Nordt, los aficionados vienen a menudo a festivales con poco o ningún conocimiento sobre la composición especifica de sus fármacos o las formas de reducir los riesgos relacionados con tomar esas u otras drogas.

Anuncio

“Tener cambios en la reducción de daño basados en sus pares, en la gente de su edad, muda la perspectiva y le da confianza a la persona acerca de permanecer segura”, dijo Missi Wooldridge, director ejecutivo del grupo DanceSafe, que ofrece pruebas in situ de narcóticos y medicamentos, así como consejería e información sobre las drogas en diferentes eventos de música dance en Estados Unidos y Europa.

“Somos a menudo el primer punto de contacto de esto, y más que hacer solo el trabajo de derivación de emergencias, tenemos que centrarnos en la educación y la prevención”, dijo Wooldridge. “El uso de drogas ya no puede seguir siendo escondido debajo de la alfombra”.

Anita Rivas es una abogada de Los Ángeles que ha representado a músicos, promotores y lugares de raves en casos de accidentes u otros percances en eventos de entretenimiento, aunque ella no representa a nadie relacionado con las muertes recientes en Hard Summer.

“El gobierno debería adoptar un papel más importante para apoyar a nuestros jóvenes”, dijo Rivas el lunes. “Tenemos que enseñar a los niños acerca de los efectos a largo plazo de los cigarrillos, el alcohol, las drogas (legales e ilegales); Cómo puede la mezcla de sustancias producir la muerte por sobredosis; los peligros de la compra de drogas de la calle; Qué hacer si alguien tiene una sobredosis... y lo fácil que es convertirse en un adicto”.

“La gente seguirá haciendo lo que quiera, pueden contrabandear las drogas o tomar los medicamentos antes de entrar en los locales. Sucede en las casas de fraternidad, clubes nocturnos y en las casas de sus padres, no es solamente en los conciertos y festivales. La gente se va de fiesta, es nuestra cultura y su edad ", explicó ella. “Los jóvenes están demasiado interesados en consumir drogas y en estar “arriba”.  No se dan cuenta de las consecuencias a largo plazo.  Lamentablemente, las víctimas van con el territorio del abuso de sustancias, ya sea fumar cigarrillos o la adicción a las medicamentos con receta médica”.

Los organizadores de Hard emitieron esta declaración el domingo por la noche: “Durante el festival de Hard Summer este fin de semana en el Fairplex de Pomona, CA, dos asistentes fueron transportadas desde el sitio a hospitales cercanos en dos incidentes no relacionados. Una asistente estaba sufriendo un paro cardíaco y otra de síntomas de posibles convulsiones. El EMT del evento, seguridad, el Departamento de policía de Pomona, el Departamento de bomberos de Los Ángeles, respondieron inmediatamente y tomaron las medidas apropiadas para proporcionar una atención tan rápida como es posible. Por desgracia, han fallecido ambas personas.  La causa de muerte todavía está bajo investigación. Extendemos nuestro más sentido pésame a sus familiares y amistades”.

Si desea leer esta nota en inglés, haga clic aquí

 

Anuncio

 


Anuncio