Anuncio
Share

Alfombras rojas y animales salvajes: las fiestas de Hollywood Hills han ido demasiado lejos

Una de las casas propiedad de Danny Fitzgerald, en Weidlake Drive, en el área de Hollywood Hills.

Una de las casas propiedad de Danny Fitzgerald, en Weidlake Drive, en el área de Hollywood Hills.

(Ricardo DeAratanha / Los Angeles Times)

Los residentes de las colinas de Hollywood (la zona conocida como Hollywood Hills) son famosos por organizar buenas fiestas desde la época dorada del cine, cuando la élite -y no tanto- de la industria del entretenimiento comenzaron a poblar el área.

Peter Sellers y Blake Edwards satirizaron famosamente el tema en la película “The Party”, de 1968, cuyo slogan era: “Si alguna vez ha estado en una fiesta más salvaje… ¡queda arrestado!”.

Pero en la actualidad, algunos residentes sostienen que la cuestión ha ido demasiado lejos. Su queja no es tanto por el ruido de las ocasionales veladas nocturnas sino porque, sostienen, algunas viviendas se han convertido en sitios semiprofesionales, donde las fiestas cuentan con alfombras rojas, guardias de seguridad y animales salvajes.

Las quejas sobre el ruido, la congestión del tránsito y los riesgos de seguridad presentados por las fiestas en las casas, que llevan a cientos de juerguistas por los estrechos y sinuosos caminos de las colinas de Hollywood, han motivado al concejal del área a buscar nuevas regulaciones.

Así, el Ayuntamiento de Los Ángeles votó la semana pasada a favor de redactar una ordenanza que refuerce las leyes de la ciudad acerca de las “casas de fiestas”.

Algunos vecinos afirman que se necesitan nuevas leyes, porque ciertas viviendas se han convertido prácticamente en clubes nocturnos. “A menudo uno ve un tráfico horrible por la zona, donde un vehículo de emergencias no podría pasar en absoluto”, señaló George Skarpelos, vicepresidente de Hollywood.

Algunas de estas fiestas atraen a cientos de personas, que abonan una entrada, remarcó Skarpelos. “No estamos hablando de una celebración organizada por un particular”, insistió.

En Outpost Estates, los autobuses que llevan asistentes a las casas a menudo bloquean las carreteras del cañón, afirmó Anastasia Mann, presidente del Consejo Vecinal de West Hollywood Hills. “Es asombroso; sorprende lo descortés -y amenazantes- que pueden ser algunas personas”, dijo. Sumado a todo ello, también está el peligro de tener un león enjaulado en una fiesta. “Un león, un elefante o hasta un babuino; no importa. Son todos animales salvajes, incluso si están en cautiverio”, aseveró Mann.

El león apareció en una vivienda propiedad de Danny Fitzgerald, cuyas cuatro mansiones cerca del Embalse de Hollywood han sido escenario de enormes celebraciones, artículos de revistas y programas de TV [acerca del león: “Estaba enjaulado. Y es una estrella de cine”.]

Los cantantes Justin Bieber, the Weekend y Ne-Yo han rentado dichas mansiones en varias oportunidades. En respuesta a las quejas, Fitzgerald señaló que sus contratos de arrendamiento ahora incluyen cláusulas estrictas para fiestas: sin música amplificada en el exterior; no estacionar; no publicar en redes sociales. Y además, los infractores corren el riesgo de perder su depósito de seguridad. “El problema de L.A. es que sus clubes nocturnos cierran muy temprano”, afirmó Fitzgerald. “La gente todavía quiere seguir de fiesta”.

La nueva ordenanza propuesta por el concejal David Ryu ampliaría la definición de “molestia”, impondría nuevas multas, permitiría gravámenes sobre las propiedades conflictivas y prohibiría temporalmente la renta a corto plazo a cualquier propiedad que se hallara en infracción. “Las ‘casas de fiestas’ problemáticas representan sólo el 1% de los hogares en la comunidad de las colinas. Sin embargo, debemos proveer al LAPD herramientas de aplicación más efectivas, que traerán un alivio al 99% de los residentes, quienes se ven sitiados por estos vecinos desconsiderados”, afirmó Ryu.

Se espera que la nueva ley esté lista a comienzos del año próximo.

Traducción: Valeria Agis

Para leer esta historia en inglés haga clic aquí


Anuncio