Anuncio
Share

A qué se refiere Donald Trump cuando propone ‘veto extremo’ para inmigrantes

Foto de archivo de Donald Trump.

Foto de archivo de Donald Trump.

Donald Trump, quien ha hecho de los controles estrictos de migración uno de los pilares de su campaña, tiene un nuevo plan: un examen ideológico para las personas que quieran entrar a Estados Unidos.

El magnate ha propuesto la famosa construcción del muro en la frontera con México y el prohibir la entrada a los musulmanes al país; ideas que le han causado constantes ataques –más notablemente, la denuncia de los padres de un soldado musulmán que murió en Irak. Trump ha hablado también de la suspensión de la migración de países con historial terrorista, una propuesta que repitió este lunes.

A pesar de que las declaraciones antiinmigrantes le han favorecido entre muchos votantes republicanos, el nuevo mensajes parece estar dirigido a otro sector que puede estar preocupado por los ataques terroristas, pero que se han mantenido al margen por el duro divisionismo que generan sus mensajes antes mencionados. No obstante, los expertos dicen que no es muy claro cómo la propuesta diferirá de las actuales políticas migratorias –o cómo éstas podrían prevenir el terrorismo.

¿Cuál es la nueva propuesta de Trump?

En un discurso en Youngstown, Ohio, Trump sugirió un nuevo examen, el cual llamó ‘veto extremo’, que tiene como objetivo mantener fuera del país a las personas que no compartan los ‘valores estadounidenses’ y a quien no esté preparado para aceptar una ‘sociedad estadounidense tolerante’. Hasta que esa examinación esté lista, el país debería de suspender temporalmente la migración de los países con historial terrorista.

¿A cuáles países se refiere?

No especificó, pero en su discurso habló de los peligros de recibir refugiados de Siria y otros países en el Medio Oriente que han sido afectadas por guerras civiles y ataques del Estado Islámico. Si Trump es electo, enfatizó, le pedirá al Departamento de Estado y al Departamento de Seguridad Interna que identifique a las regiones donde las examinaciones serían imposibles y detener el proceso de visas para esas regiones.

¿En qué forma ayudará esto a que EEUU sea más seguro?

Hay una pregunta abierta. Gente que viaja a los países como Siria o Irán ya enfrentan medidas de seguridad extremas. Trump quiere utilizar el sistema migratorio para mantener fuera de Estados Unidos a las personas que se cree son parte de la ideología radical del Estado Islámico. Pero al ver la lista de los ataques terroristas en Estados Unidos, el magnate no mencionó que un número de esos ataques han sido realizados por ciudadanos estadounidenses o personas que llegaron al país de pequeños.

¿Es legal el plan de Trump?

Probablemente. La Acta de Inmigración y Nacionalidad de 1952 le da al presidente y al aparato ejecutivo los poderes suficientes para rechazar a cualquier persona que se piense sea dañina para el país. La ley cita una serie de razones para detener y rechazar a los migrantes, incluyendo el apoyo o la asociación con las organizaciones terroristas, así como también la membrecía en partidos políticos ‘totalitarios’. Algunas de esas disposiciones que miden las creencias políticas peligrosas, tienen sus inicios en la Guerra Fría.

Pero es difícil imaginar cómo las preguntas de género o inclinaciones terroristas ayudarán a prevenir la entrada al país de gente peligrosa, dijo un exagente de migración.

“Si alguien va a venir al país a hacernos daño, podemos creer que nos van a contestar esa pregunta honestamente”, dijo Doris Meissner, un investigador veterano del Instituto de Política Migratoria y comisionado del Servicio de Migración y Naturalización durante la administración del presidente Bill Clinton.

¿Cuál sería la diferencia del proceso de Trump con el actual?

Esto también no es muy claro. Durante los 15 años que le siguieron a los ataques del 11 de septiembre de 2001, Estados Unidos ha construido un sistema para examinar y revisar a todas las personas no ciudadanas que tratan de entrar al país. Este sistema es compartido con los agentes de migración y empleados de seguridad que están designados en países específicos para ayudar a los solicitantes de visas a rechazarlas, si es necesario, dijeron ex agentes.

¿Cuánta gente deberá de ser examinada?

De nuevo, Trump no aclara si el nuevo ‘veto extremo’ será aplicado a todos los visitantes o simplemente a un sector de personas de ciertos países. Estados Unidos expidió 10,8 millones de visas el año pasado, número superior a las 7,5 millones expedidas en el 2011; además aprobó la entrada de 531 mil migrantes. Si todas estas personas se enfrentarán a las nuevas regulaciones y examinaciones que Trump propone, el proceso de migración se dilataría dramáticamente, dijo John Sandweg, ex director del Departamento de Migración y Aduanas.

El país también rechazó la admisión de 3 millones de visitantes. Menos de mil de los rechazados tenían ciertos nexos con actividades terroristas, según las estadísticas gubernamentales.

Si desea leer la nota en inglés, haga clic aquí.


Anuncio