Anuncio
Share

Las minorías, un prometedor mercado para la industria de actividades al aire libre

Nadine Jackson, de 46 años, en el sendero llamado ‘El Portal Trail’, de Ranchos Palos Verdes. Una reciente encuesta sugiere que las minorías invierten más tiempo al aire libre (Irfan Khan / Los Angeles Times).

Nadine Jackson, de 46 años, en el sendero llamado ‘El Portal Trail’, de Ranchos Palos Verdes. Una reciente encuesta sugiere que las minorías invierten más tiempo al aire libre (Irfan Khan / Los Angeles Times).

Cuando recordó lo mucho que se divertía en sus campamentos de verano, CiJi McBride decidió volver a la naturaleza. Esta mujer afroamericana de 41 años, consultora de belleza y residente de Baldwin Hills, se unió recientemente a Sierra Club, comenzó a realizar excursiones diurnas a las montañas de Santa Mónica y planea un viaje de campamento al Parque Nacional Yosemite el verano próximo.

“Cuando era niña, siempre me gustaba estar al aire libre. Cuando llegué a mis 30 y 40 años, me dije: ‘¿Cuáles son las cosas que realmente me gustan?’”, cuenta. “Uno puede ir a bares y al cine, y eso está bien, pero vivimos en un estado con un clima excelente”.

×

A survey of nearly 3,000 Americans and Canadians found that among the 1 million people who began camping last year, nearly 1 in 5 was black and 11% were Latino   

El renovado interés de McBride en el senderismo y los campamentos refleja el creciente porcentaje de minorías que pasan más tiempo al aire libre, un cambio significativo para un gran grupo demográfico largamente sub-representada entre los campistas y excursionistas en los EE.UU., aun cuando la población del país es cada vez más diversa. El desarrollo ofrece la promesa de un nuevo mercado potencialmente lucrativo para los parques nacionales y estatales, así como para los fabricantes de equipos y prendas de actividades al aire libre.

Una reciente encuesta realizada entre casi 3,000 estadounidenses y canadienses demostró que entre el millón de personas que comenzaron a acampar por primera vez el año pasado, cerca de una en cinco eran negras y un 11% latinas; prácticamente el doble de la media para ambos grupos durante 2014. El sondeo, encargado por Kampgrounds of America (KOA), mostró que la última generación de campistas representan más de cerca la composición étnica del país en general.

Cuantas más personas aprecien los parques, más votantes tendremos para los parques. No se trata sólo de un juego de números; es una valorización”.

Karl Knapp, de Parques Nacionales de California.

El incremento en la participación de las minorías en actividades al aire libre podría aumentar la asistencia a los parques nacionales y estatales, además de la venta de botas de montaña, tiendas de campaña, mochilas y otros equipos para la naturaleza. “Los cambios demográficos en los EE.UU se reflejan en consumidores”, señaló Ivan Levin, subdirector de Outdoor Foundation, el brazo sin fines de lucro del grupo comercial que representa a la industria de la recreación al aire libre. “Es importante ahora captar a estas personas que se interesan por estas actividades”.

Los grupos minoritarios representan un mercado creciente y casi sin explotar para los fabricantes de equipos y minoristas, con un poder de compra que se eleva mucho más rápido que el de la población en general, según los expertos en marketing.

El poder de compra de los latinos en los EE.UU. -definido como los ingresos netos del grupo familiar, luego del pago de impuestos- se incrementó un 167% entre 2000 y 2015, mientras que el poder de compra general de todos los consumidores del país escaló un 82% en el mismo período, precisó Jeff Humphreys, director del Selig Center for Economic Growth, de la Escuela de Negocios de la Universidad de Georgia. El mismo lapso de 15 años contempló un crecimiento del 91% en el poder de compra de los afroamericanos, y un 199% para los asiáticos americanos, señaló el experto, en base a los estudios anuales del centro que lidera.

“La razón por la cual estos mercados multiculturales son tan convincentes es que son bastante grandes y exhiben un crecimiento extraordinario”, aseveró Humphreys. El poder de compra se disparó en los tres grupos, dijo, a raíz de un aumento en el nivel de educación, mayor crecimiento demográfico y un incremento de la capacidad empresarial.

El creciente interés por los diversos grupos está redefiniendo la industria de la recreación al aire libre, valuada en $646 mil millones, la cual -a pesar del crecimiento de ventas anuales de alrededor de un 5%- no ha logrado incrementar la tasa global de participación en actividades como el ciclismo, el senderismo, ir de campamento y la pesca. Cerca de la mitad de la población del país participó en 2015 en alguna actividad al aire libre, una tasa que prácticamente ha permanecido sin cambios durante los últimos nueve años, según los estudios anuales de Outdoor Foundation.

En California, la asistencia a los parques estatales ha bajado un 6% desde 2006. A los parques nacionales les ha ido un poco mejor, con un aumento del 13% en el nivel de visitantes durante el mismo período. Los gestores de parques señalan que el aumento en las cifras de visitantes significa asegurar la financiación para que los parques sigan abiertos.

“Cuantas más personas aprecien los parques, más votantes tendremos para los parques”, señaló Karl Knapp, quien es parte de un equipo dentro de Parques Nacionales de California que intenta hacer más relevantes estos sitios para la diversa población del estado. “No se trata sólo de un juego de números; es una valorización”.

Una de las razones por las cuales más minorías se aventuran hoy en día en parques y bosques, según la encuesta de KOA, es que la tecnología, como los teléfonos inteligentes y las aplicaciones online, hacen más sencillo reservar campings, localizar rutas de senderismo o reunirse con otras personas entusiastas del aire libre.

Nadine Jackson, gerente de una cafetería afroamericana en Compton, narró que se decidió hace algunos años a pasar más tiempo al aire libre cuando vio los mensajes de Facebook de un amigo que disfrutaba del senderismo cerca de Palos Verdes. Después de ver videos y fotos de otras personas que vivían aventuras al aire libre, Jackson, de 46 años, se decidió el año pasado a llevar a su familia, de 17 miembros, al Parque Nacional Sequoia. “Estoy embarcada en una misión para ver la mayor cantidad de parques nacionales que pueda antes de dejar este mundo”, afirmó.

McBride coincide con que la tecnología la ha ayudado a animarse a pasar más tiempo en la naturaleza, y explicó que recientemente empleó una aplicación del mapa estelar en su celular para ver una lluvia de meteoritos. “Las cosas son más accesibles ahora”, dijo.

En las encuestas de opinión, las principales razones por las cuales los afroamericanos y los latinos no pasan aún más tiempo al aire libre son los gastos, o la falta de tiempo o de habilidades para participar de ciertas actividades.

Ante la necesidad de atraer más minorías a la naturaleza, los encargados de parques y grupos de la industria han puesto en marcha varios programas de difusión en los últimos años. The Outdoor Foundation lanzó un programa en 2014 llamado ‘Outdoor Nation Challenge’ (Desafío Nacional al Aire Libre), que premia a estudiantes universitarios por tomar tiempo para observar aves, acampar o realizar otras actividades. La universidad que marca más puntos consigue un trofeo y hasta $5,000 en efectivo y equipos para actividades al aire libre.

El programa se inició con 10 universidades y 8,000 participantes, y se ha expandido a 90 casas de estudio y cerca de 2,000 alumnos. El concurso despierta el interés de poblaciones étnicamente diversas y jóvenes, señaló Levin.

En California, el departamento de parques estatales lanzó una “transformación” en 2015 para captar más residentes. Entre las iniciativas del grupo se cuenta la creación de un programa de enlace con la comunidad para animar a los jóvenes de zonas urbanas a aventurarse en los parques. También incluye una asociación con Google para mapear los parques estatales, lo cual hará más sencillo hallar senderos y puntos de referencia. Los parques estatales también trabajan para instalar más acceso inalámbrico a internet en los campamentos. “Es una generación más digital que las pasadas”, sostuvo Knapp.

El servicio de parques nacionales también se ha sumado a las iniciativas, invitando a artistas, fotógrafos, blogueros y escritores con un gran número de seguidores en redes sociales, a visitar los parques y publicar videos, historias y fotos de sus experiencias.

Will Shafroth, presidente de National Park Foundation, la organización benéfica oficial del sistema de parques nacionales, señaló que el futuro de éstos depende de que una generación más diversa de millennials se convierta en visitantes regulares. “Vamos a necesitar que la gente se ponga de pie y luche por estos lugares”, afirmó. “Seguimos necesitando apoyo financiero”.

Si desea leer la nota en inglés, haga clic aquí.

Traducción: Valeria Agis


Anuncio