Luego de años deshabitada, ponen en venta la 'mansión del asesinato' en Los Feliz

Luego de años deshabitada, ponen en venta la 'mansión del asesinato' en Los Feliz

La historia parece salida de una película de misterio.  Un médico acomodado, un brutal homicidio y una residencia de Los Ángeles que permaneció inactiva por más de medio siglo.

Algo apartada de la calle en Los Feliz, ubicada en una colina con vistas al centro de Los Ángeles, el infame hogar, conocido como la ‘mansión del asesinato’ está en venta por $2.75 millones.

La propiedad, de estilo renacentista colonial español, cobró notoriedad en la noche del 6 de diciembre de 1959, cuando quien por entonces era su dueño, el Dr. Harold Perelson, utilizó un martillo redondeado para golpear a su esposa, que dormía en la habitación, hasta causarle la muerte, según los archivos de Los Angeles Times. Luego de ello, el cardiólogo, de 50 años de edad, atacó a su hija adolescente, para después suicidarse bebiendo un vaso de ácido.

Al año siguiente, la casa de tres plantas fue vendida a través de una sucesión a Emily y Julián Enríquez. La pareja, de Lincoln Heights, amuebló partes de la propiedad pero jamás se mudó, afirmaron los vecinos a The Times en 2009.

Tres décadas después, un residente de Mount Washington, Rudolph Enríquez, heredó la propiedad luego de la muerte de su madre. También él optó por no mudarse, y la casa cayó en total desuso.

A través de los años, la vivienda se convirtió en objeto de culto y atrae a amantes de la adrenalina, cazadores de fantasmas y eventuales prostitutas. Los vecinos, a su vez, se han propuesto ayudar a mantener la propiedad. Y, al más puro estilo hollywoodense, se está rodando una película acerca de ella.

Ahora en venta, luego de la muerte de Enríquez el año último, la casa se las arregla para mantener atisbos de su esplendor original a pesar de su pasado trágico.

Diseñada por el arquitecto Harry E. Weiner en 1925, para Harry Schumacher, de Schumacher Distributing Co., la vivienda de cuatro dormitorios y tres baños fue después propiedad del director alemán de cine mudo Frederic Zelnik. Sus arqueadas puertas y ventanas adornan la fachada frontal, mientras que el anuncio de venta remarca otros detalles, como una gran entrada que se abre a una sala de estar en bajada.

Un comedor formal, una biblioteca o sala de estudio y un salón de baile con un bar están incluidos en estos 5,050 pies cuadrados de espacio habitable, que además tiene cocheras separadas, con espacios para tres y dos vehículos, dentro del terreno.

El equipo Sanborn de Berkshire Hathaway Home Services está encargado de la venta.

Si desea leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Copyright © 2019, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
57°