Anuncio
Share

La marihuana es legal en California, pero su uso puede impedir que la gente consiga empleo

×

Changing marijuana laws aren’t necessarily making weed more welcome in the workplace.

Ellen Komp, del grupo de defensa del cannabis de California NORML, afirma que desde el día de las elecciones recibió al menos una docena de correos electrónicos y llamadas de empleados preguntando si la marihuana estará ahora exenta de las pruebas de drogas de los empleadores.

La línea final de cada email era la misma: “Desearía tener menores noticias”.

El uso recreativo de la marihuana es legal en California, pero la nueva ley señala que los empleadores aún tienen derecho de mantener un espacio laboral libre de drogas y alcohol y que pueden seguir políticas que prohiban el uso de cannabis por parte de sus empleados y posibles trabajadores.

Los abogados laborales sostienen que la mayor parte de las compañías con las cuales hablaron planean continuar con sus habituales procedimientos de detección de drogas, que prohíben el cannabis. “El problema que aún tienen los empleadores de California es que hay una ley estatal que permite el uso recreativo, pero la ley federal lo hace ilegal”, afirmó Michael Kalt, socio de la firma Wilson Turner Kosmo y director de asuntos gubernamentales del consejo de estado de la organización Society for Human Resource Management.

Las pruebas de drogas de los empleadores cobraron fuerza durante el gobierno de Ronald Reagan, que las convirtió en un requisito obligatorio para los trabajadores federales como parte de una campaña del presidente contra las drogas. Otros empleadores se sumaron poco después.

Una prueba estándar de la actualidad para los empleados federales busca cinco sustancias distintas: cocaína, anfeaminas, PCP, opiáceos y marihuana, tal como detalló Barry Sample, director de ciencia y tecnología de Quest Diagnostics Employer Solutions, que se encarga de pruebas de drogas para muchos empleadores.

Pero los defensores, e incluso los expertos en pruebas de drogas, alegan que la marihuana plantea desafíos inusuales para un solicitante de empleo porque puede aparecer en la orina o la saliva varios días después de su uso, y las concentraciones halladas no son necesariamente indicativas de los patrones de uso, remarcó Sample. Tampoco hay consenso claro sobre cuánta marihuana se considera ‘demasiada’ para conducir con seguridad.

“En el caso del alcohol, tenemos una prueba de carretera”, señaló Mark A.R. Kleiman, profesor de políticas públicas en la Universidad de Nueva York. “Pero eso no ocurre para el cannabis”.

Incluso la marihuana medicinal, legal en California desde 1996, no está exenta de las políticas de pruebas antidrogas de los empleadores. En 2008, la Corte Suprema de California dictaminó que, debido a que la marihuana sigue siendo considerada ilegal bajo la ley federal, los empleadores no están obligados a adaptarse al uso de ésta por sus empleados, aun si ocurre en las horas no laborales.

California NORML, el grupo de defensa del cannabis, presiona actualmente para que la legislación modifique esto, señaló Komp, la subdirectora del grupo. “La situación es más extrema y urgente para los pacientes médicos, que no tienen la opción de usarla o no”, remarcó. Más adelante, el grupo intentará eximir el consumo de marihuana recreativa de los exámenes de drogas de los empleadores, afirmó.

Hasta entonces, los empleados deben estar familiarizados con las políticas farmacéuticas de sus compañías y no sólo asumir que los procedimientos han cambiado, manifestó Tamat Todd, directors de asuntos legales de Drug Policy Alliance, un grupo de defensa y principal patrocinador de la Proposición 64, que legalizó el uso de la marihuana recreativa en California.

En tanto, los abogados laborales están incitando a las compañías a actualizar sus manuales del empleado para aclarar que los exámenes antidrogas todavía incluirán la marihuana. Las firmas de la industria de transporte, más sensibles al tema, así como aquellas áreas que manejan maquinaria pesada, son especialmente reacias a alivianar estas políticas, tanto como las empresas que contratan con el gobierno federal, remarcaron los abogados.

El gigante aeroespacial Boeing Co. afirmó en un comunicado que sus políticas sobre el uso de la marihuana no están afectadas por las leyes estatales que la han legalizado, debido a su trabajo para el gobierno federal. “Como contratista federal, la política de la empresa acerca del uso de drogas se basa en las normas federales, que definen la marihuana como una sustancia ilegal”, remarcó la firma. “Por lo tanto, su uso por parte de los empleados de Boeing está prohibido”.

La compañía, que emplea a cerca de 14,000 personas en California, aseguró que lleva a cabo exámenes preocupacionales de drogas y que también pueden realizarlos a sus empleados después de accidentes, basados en “sospechas razonables”, o de forma aleatoria cuando es requerido por regulaciones del Departamento de Transporte.

Boeing señaló que no ha experimentado “diferencias significativas” en su contratación de candidatos en otros sitios donde se ha legalizado la marihuana, como Washington. La división de aviones comerciales de la empresa tiene sede en Seattle.

Sim embargo, algunas compañías ha tenido problemas en estados donde la marihuana es legal. Bob Funk, director ejecutivo de la agencia de empleo Express Employment Professionals, señaló que encontrar trabajadores calificados como electricistas y soldadores ya es un problema a nivel nacional, y que se ve ahora agravado por las pruebas de alcohol o marihuana. La detección de cannabis siempre ha sido un problema, expresó, pero “se ha agudizado debido a la legalización”. “Tenemos el desafío de encontrar a esa gente que no consume en esos estados”, dijo Funk.

Aunque Quest Diagnostics ha recibido algunas investigaciones de compañías en Washington o Colorado, que estaban interesadas en cambiar sus pruebas para los empleados, sólo un puñado de ellas terminaron por hacerlo.

Una empresa de cannabis en Colorado eliminó toda su política de drogas. Open Vape solía tener una política de recursos humanos ‘estándar’ acerca del uso de drogas, aunque sin referencias a la marihuana, señaló Chris Driessen, su presidente. Pero cuando Colorado legalizó la venta de marihuana para uso recreativo, en 2014, Open Vape decidió cambiar su política. “No reflejaba nuestros valores como empresa”, señaló. Entonces, la firma la reemplazó con una estricta política de deterioro, en la cual a los empleados que sufren de alguna alteración -así sea por el uso de drogas, por enfermedad o por falta de sueño- se les anima a volver a casa y regresar al trabajo cuando estén descansados y aptos.

“Eso no demoniza el uso de drogas”, afirmó Driessen. “Si sigue habiendo problemas, entonces abordamos el tema en particular e intervenimos, pero intentamos de todas las formas posibles dar una mano, en lugar de disciplinar y crear un problema con Recursos Humanos”. El ejecutivo destacó que la compañía debió intervenir ocasionalmente “para traer a algunas personas a la realidad”, pero que no hubo infracciones disciplinarias mayores.

Aunque es improbable que todas las compañías eliminen las políticas de drogas, los expertos legales y defensores afirman que algunas industrias ya están flexibilizando los exámenes. “Ciertamente en California hay un reconocimiento en ciertos sectores de que hay muchos usuarios de marihuana que son empleados valiosos”, afirmó Todd, de Drug Policy Alliance. “Los empleadores se han dado cuenta de que su plantel disminuirá mucho si dejan a toda esa gente afuera, cuyo desempeño laboral no está impactado” por el uso del cannabis fuera del empleo.

Si desea leer la nota en inglés, haga clic aquí.

Traducción: Valeria Agis


Anuncio