LA Times Español

2018 La magia, música latina y diversión acentúan la segunda jornada del Festival de Libros del LA Times

La magia de los libros en nuestro idioma siguió adornando el domingo de manera colorida el Festival de Libros de Los Angeles Times que se llevó a cabo por segundo -y último- día en la Universidad del Estado de California (USC).

La música, comida y diversión no hicieron falta pues estuvieron presentes desde las 10 de la mañana hasta las 5 de la tarde, tiempo en que latinos hispanoparlantes y muchos curiosos de distintas razas se acercaron para ver los juegos, artistas o bailar la cumbia retro de Selena y vallenatos de Carlos Vives, en las voces de los cantantes José Urizar y Karla Posadas.

Bajo cada carpa en el área de LA Times en Español se escondía algo especial para los asistentes, entre los que resaltaron Patty Rodríguez y su compañera Ariana Stein. Las coautoras de Lil’ Libros firmaron autógrafos y hablaron frente a los asistentes.

“Estamos aquí celebrando los libros en el LA Times Festival of Books y es un placer estar aquí cada año”, dijo a HOY Los Ángeles. “Es una manera muy bonita de inculcar el amor de los libros. Para los que no pudieron venir este año, tienen que ver el próximo. Solo apoyando al talento latino que hay aquí les permite crecer”.

El estigma de la poesía erótica

Entre los artistas que también se hicieron presentes en el festival, estuvo la cubana Maite Glaría, autora de los libros de poesía El Ala Trunca y Zona de Fuego. La escritora estuvo hace dos años en el Festival como acompañante de su amigo, el autor, Manuel Benítez, quien antes del mediodía habló de su libro El Sueño del Mago.

“Estoy orgullosa de haber sido invitada a este festival”, dijo Glaría previo a su participación en la tarima. “Mucha gente dice que ya a nadie le gusta leer, pero yo no creo que sea así. Todos quieren buenos libros para leer en español”.

La autora dijo que su libro de poesía erótica ha tenido buena recepción porque toca el tema de la sexualidad de una manera no grotesca y atractiva para el lector, eliminando el estigma detrás de ese tema.

“No hay que tenerle miedo a la sexualidad porque somos seres con sexualidad… amamos y vivimos con pasión”, explicó. “A mí no me gusta lo vulgar, lo prosaico. No me gusta que vulgaricen el sexo, el amor, ni la pasión. En mi libro Zona de Fuego pueden encontrar una poesía refinada y usted sabe de lo que estoy hablando aunque no diga una mala palabra”.

La magia hecha persona

El libro de Benítez cuenta la historia de un personaje real que aún vive pero que batalla por su vida en un hospital de San José, California.

“Es la vida de un personaje de México”, explicó Benítez previo a acompañar a Glaria a la tarima. “Tiene 98 años y desde niño supo que se iba a dedicar a las artes mágicas y quedó maravillado por un pequeño circo que fue a su pueblo natal”.

El autor dijo que su protagonista buscaba alcanzar un paralelismo entre sus actividades como mago y que reflexionarán su sentir interior.

Benítez fue profesor de escuela básica y en un festival que desarrollaban le fue recomendado que el mago hiciera parte para hacer un acto circense.

“Quedé maravillado con el espectáculo y lo que más me impresionó fue su vida además de su trabajo espiritual. A lo largo de 20 años lo estuve entrevistando hasta lograr este trabajo”.

#MeToo presente

Cuando salió públicamente con el caso de acoso sexual que sufría por parte de su jefe, la periodista del Karla Amezola se sintió sola y desprotegida porque no recibió el apoyo que esperaba.

“Mi panorama era desolador, pensé que no iba a tener el apoyo. Vengo de México, en donde denunciar ese tipo de cosas ni se pensaba hasta hace unos años. Creo que lo que más me sorprendió es que mucha gente juzga sin saber lo que realmente pasó”, dijo Amezola en el escenario a la periodista María García.

Amezola fue contratada como reportera en marzo de 2011 en el Canal 62, pero casi un año después, según explicó, comenzó a ser víctima de acoso por parte de Andrés Angulo, el vicepresidente de noticias en ese momento del canal. La mexicana expuso en su demanda que Ángulo la llamaba a su oficina y le pedía tener relaciones sexuales con él, algo que ella documentó con grabaciones.

En junio de 2016, Amezola presentó una demanda y nueve meses después perdió su trabajo.

“Entiendo la duda, por el tiempo que tomó para salir a la luz pública, con todo el movimiento de ‘Me Too’, ya lo empezamos a hablar. La gente sigue preguntando ¿por qué ahora?”.

Karla respondió que no estaba lista para salir de inmediato a dejar saber lo que sucedía con ella, además abordó temas de su caso y las consecuencias que ha tenido que afrontar. Debido a que la situación legal sigue su camino, no pudo dar detalles sobre cómo espera comprobar su estancia ante un juez señalado para llevar el arbitraje entre ambas partes.

Copyright © 2019, Hoy Los Angeles
65°