La gran pregunta: ¿hubo química?

La gran pregunta: ¿hubo química?

Estaba sentada dentro de un bar discreto de Hollywood, tomando un vaso de Pinot, esperando que apareciera mi cita de Bumble. Una de muchas “primeras citas” de ese mes.

Han pasado unos dos años desde mi última relación seria. Dos años es más o menos cuando tu cuerpo, mente y alma han estado tan hambrientos de una conexión humana real que “encontrar un novio” llega a la cima de tu lista de tareas pendientes, ya sea que lo desees o no.

En este punto, había experimentado una serie citas mediocres. Un número que te haría pensar que ya debería haber renunciado a ellas (gracias, Bumble). Pero después de estar soltera por dos años en mis 20 años, lo que la mayoría de la gente dice que es mi mejor momento, me volví sorprendentemente determinada.

Así que ahí estaba de nuevo, esperando que al menos esto no fuera un desperdicio de una noche de viernes. Al menos encontré estacionamiento gratuito justo fuera del bar. Un pequeño milagro de viernes. Pensé para mis adentros: “¿Esto realmente va a funcionar?”

Luego me di la vuelta, lo vi e inmediatamente pensé: “Espero que no”.

Antes de que lo supiéramos, era la última ronda de tragos. Me acompañó hasta mi carro y me besó. Me tomó por sorpresa, y él también se dio cuenta. Pero juro que mi reacción incómoda en este momento se habría considerado totalmente encantadora si aún fuera el 2010. Creo que lo que realmente me cogió desprevenida fue lo inocente que era. Había estado soltera durante tanto tiempo, la definición de un beso se había convertido en el primer paso descuidado del camino hacia un simple encuentro. He olvidado que a veces un beso es solo un beso. Y a veces está destinado a ser dulce.

Me envió un mensaje de texto a la mañana siguiente.

En nuestra segunda cita, discutimos las cuatro cosas que se supone que deben estar prohibidas cuando empiezas a salir con alguien: política, religión, edad y los ex. Esa noche, discutimos las cuatro. Hablamos sobre cómo ninguno de los dos había estado en una relación por un tiempo. Hablamos sobre cómo, aunque la mayoría de las citas de Bumble en las que habíamos estado eran buenas, por lo general no había habido ningún deseo de una segunda cita. Con nosotros, sin embargo, hubo una tercera, y una cuarta cita. “Nunca he llevado con éxito a una novia al observatorio. De alguna manera, nunca llego al lugar correcto”, me dijo. Nos reímos. “Tal vez seas la excepción”.

Conocí a sus amigos, un hito en la relación que no había alcanzado en mucho tiempo. Esa misma noche, me preguntó: “¿Cuándo podré conocer a los tuyos?” Me sentí cálida y segura por primera vez en mucho tiempo.

Me encantó este sentimiento.

Le estaba contando a una buena amiga mía sobre nuestra noche juntos. Ella me hizo una pregunta que me tomó por sorpresa: “¿Te gusta?”

“¿No me has estado escuchando en absoluto?”, dije bruscamente.

“Cuando hablas de este tipo, hablas efusivamente sobre cómo te envía mensajes de texto todo el tiempo y te pide que salgan junto todo el tiempo. Apenas te he escuchado hablar sobre él. ¿Te hace reír? ¿Qué te gusta de él además del hecho de que es consistente? ¿Te gusta él?”

“¡Por supuesto!” Fue mi pensamiento inicial. Es alto, atractivo, tiene un buen trabajo. Tenemos muchos de los mismos intereses, y nos gusta pasar tiempo juntos. Eso es exactamente lo que la gente busca. ¿No?

Pero, química. Ese ha sido siempre mi problema. No hay manera de calcularlo realmente. No es tangible de ninguna manera. Sin embargo, es uno de los aspectos más importantes de una relación. (¡¿Cómo es eso justo, universo?!).

Entonces, ¿cómo se supone que debes saber cuándo algo es lo suficientemente fuerte como para perseguirlo? ¿Cómo sabes cuándo es lo suficientemente fuerte como para comprometerte con alguien por un tiempo, o incluso por el resto de tu vida? ¿Su cortesía y encanto me habían distraído de tomarme el tiempo para averiguar cómo me sentía con respecto a él? ¿Qué pasaría si esta no fuera realmente una gran conexión y solo fuera una conexión lo suficientemente buena?

¿Su disponibilidad se había vuelto tan rara en Los ángeles, una ciudad donde la gente ni siquiera puede comprometerse con trabajos de tiempo completo, y mucho menos con los humanos, que me aferraba a ella de manera inconsciente?

No pienses demasiado en esto, me dije.

Pero, ¿cómo sabes realmente si tienes la cantidad correcta de química? ¿Alguna vez lo sabes?

Le envié un mensaje de texto al día siguiente preguntándole si vería un show conmigo el miércoles por la noche. Recibí una respuesta 12 horas después:

“Lo siento. Día agitado. Esta semana se ve mal para mí”.

Se me hizo un nudo en el estómago. Inmediatamente pregunté, “¿Está todo bien?”

Cuarenta y ocho horas ansiosas más tarde, finalmente recibí una respuesta de texto.

“Oye. Me he estado divirtiendo mucho contigo, pero creo que ya no puedo verte”.

Estaba muy confundida. ¡Pensé que ambos habíamos cumplido el deseo del otro! ¡Llegamos a una segunda cita! Pero… ¡el observatorio! ¿Qué podría haber pasado para apagar ese interruptor en tan poco tiempo? ¿Fue porque le dije que mi última búsqueda en Google era “cómo fumar crack”? Fue investigación para un sketch. Le hice estas preguntas y recibí una respuesta simple que me dio más de lo que esperaba.

“Conocí a alguien el fin de semana pasado que realmente me tomó por sorpresa”.

Y así, señoras y señores, es cómo se sabe.

La autora es una gerente de producción que vive en Los Ángeles. Ella está en Instagram @christinebro.

L.A. Affairs narra la búsqueda de amor en y alrededor de Los Ángeles. Si tienes comentarios o una historia real que contar, envíenos un correo electrónico a LAAffairs@latimes.com.

Si quiere leer este artículo en inglés, haga clic aquí.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
57°