Anuncio
Share

Joyeria, vino y boletos a eventos deportivos son algunos regalos que la fiscal del distrito de L.A. ha recibido

Jackie Lacey, fiscal del distrito del Condado de Los Ángeles, aparece en una conferencia de prensa en el salón de justicia de L.A., el 29 de junio de 2015.

Jackie Lacey, fiscal del distrito del Condado de Los Ángeles, aparece en una conferencia de prensa en el salón de justicia de L.A., el 29 de junio de 2015.

En los últimos cuatro años Jackie Lacey, fiscal del distrito del Condado de Los Ángeles, ha aceptado más de 10 mil dólares en regalos de abogados defensores en áreas criminales, sindicatos de policía, empresarios, abogados del departamento que encabeza y otras personas que pudieran tener ciertos intereses en sus decisiones como una de las mujeres más poderosas para ejercer la ley en el condado, de acuerdo a récords del estado.

Los regalos incluyen collares, perlas, boletos para eventos deportivos, botellas de vino, ropa y rosas de cristal bañadas en 24 quilates de oro, de acuerdo a los documentos.

Los Angeles Times tuvo acceso a los documentos donde es claro que los regalos recibidos por Lacey exceden los montos dados a conocer durante el mismo periodo por otros fiscales con jurisdicciones similares en California, como en San diego, Orange, Riverside y San Bernardino. George Gascón de San Francisco reportó 18 mil dólares en regalos, pero 17 mil de ellos son de pagos de pasaje por ir a dar discursos a organizaciones no lucrativas y eventos con panelistas.

La ley estatal sobre ética permite a los funcionarios aceptar regalos que no sobrepasen los $460 por artículo en un período de un año, pero requiere que los servidores públicos reporten los regalos en sus declaraciones de interés económico. En el caso de la fiscal Lacey, las formas revelan docenas de regalos en poco más de los últimos tres años.

No obstante, algunos expertos en políticas de gobierno y ética legal dijeron que los regalos recibidos por Lacey crean potencialmente conflictos de intereses y podría dar la apariencia que su oficina puede ser influenciada en ciertos casos legales o promociones en el empleo.

Bruce Green, director de Louis Stein Center for Law and Ethics en la escuela de Leyes Fordham dijo que la fiscal del distrito no debería recibir regalos de los empleados, abogados defensores y empresarios dentro de su jurisdicción.

“Supuestamente los funcionarios deberían de ser desinteresados, pero los fiscales en particular deberían de ser más desinteresados”, dijo Green. “Ellos tienen un poder enorme para destruir la vida de las personas. Y lo que quieres es verlos que actúen libres de cualquier influencia, no con un ojo en los beneficios [de algo o alguien]”.

La fiscal Lacey declinó una entrevista sobre el tema. Pero su oficina mandó un correo electrónico con una declaración donde se enfatiza el compromiso y la transparencia del gobierno en el trabajo. Además, subraya que la mayoría de los abogados que recibieron promociones de labor no le habían dado presentes. Regalos tales como chocolates o alimentos fueron distribuidos entre los empleados, de acuerdo a la vocera de la fiscalía.

“He cumplido con la ley y seguiré cumpliendo con la ley”, menciona Lacey en su declaración.

La fiscal dio a conocer cerca de $2,000 en valor de los regalos en el 2012, mismo año que ella exitosamente ganó las elecciones como fiscal. Desde entonces, ella aceptó regalos con un valor de $4,000 en el 2013, en su primer año de trabajo. En el 2014 y el año pasado, ella reportó haber recibido regalos con un valor de $2,000

No obstante, Lacey no es la primera fiscal del condado, o funcionaria de alto rango en llamar la atención por aceptar regalos caros. Una revisada de LATimes en las formas reportadas por los jefes de departamento en el condado, con fecha de 2010, se encontró que altos funcionarios –especialmente el exsheriff Lee Baca, y el exjefe de Lacey, el fiscal Steve Cooley habían reportado más regalos que ningún otro jefe de departamento en el condado.

En el 2011 se encontró que Baca había aceptado más de 120 mil dólares en regalos entre 1998 y 2010. Los presentes incluyen partidos de golf, alimentos gratis, vino y boletos a eventos deportivos. Entre sus benefactores se encontraba el actor Michael Douglas, y un gobernador del sur de Arabia y por lo menos dos delincuentes. Un magnate le dio a Baca una botella de licor y vino, como resultado, aparentemente, el exsheriff lanzó una investigación criminal a lo que los trabajadores de la fiscalía calificaron como una petición especial de Baca.

Antonio Villaraigosa, exalcalde de Los Ángeles estuvo de acuerdo en pagar 42 mil dólares en multas bajo un acuerdo con la Comisión de Políticas Prácticas y Justas y la Comisión de Ética de la ciudad; todo después de haber sido revelado que no había reportado boletos gratis a 34 eventos, incluyendo los Premios de la Academia, Lakers y shows de música como “American Idol”. El funcionario argumentó que había realizado ceremonias que estaban dentro de sus lineamientos de trabajo en los eventos y que no sabía que tenía que reportarlos.

Cooley, el predecesor de Lacey y su benefactor político, fue criticado por aceptar regalos durante su postulación para la su elección en el 2010 como fiscal general del estado. Como Lacey, él había recibido ropa, boletos para eventos deportivos y vino –pero también puros, tequila y lociones- de diferentes personalidades de peso en la ciudad.

No obstante, Cooley no tomo en serio las críticas de la aceptación de regalos que hizo su oponente –Kamala Harris- y las calificó de sin sentido, pero que al final lo llevaron a la derrota de la contienda. Él decía que mientras fuera declarado y dentro del límite legal permitido, no había nada de malo en recibir regalos, sin importar de donde vinieran.

Cooley defendió a Lacey y la calificó como una persona a la que admira por su “ética e integridad” ; además era un crítico de los expertos que dicen que los fiscales no deberían de aceptar regalos.

“Muchas de estos expertos son de sillón que nunca han participado en el juego [de la política]”, dice Cooley. “Ellos solo opinan, y francamente, no se puede confiar en mucho de ellos”.

De acuerdo a los documentos del condado, Lacey ha aceptado regalos hasta de dignatarios extranjeros, un ejecutivo de Los Angeles Times, y del representante de una compañía de servicios de traducciones a nivel local. El presidente de Victoria Caro Associates Inc le dio a Lacey un broche de $100 y un set de regalo de $173. La compañía provee servicios de traducción a la oficina de la fiscalía del distrito, dijo una vocera.

Green dijo que si se aceptan los regalos de las compañías y sus ejecutivos, eso compromete su oficina.

“Qué es lo que va a pasar cuando alguien llame y diga que uno de sus empleados se metió en problemas o hizo algo equivocado? ¿Acaso obtendrán un trato favorable que otras compañías?”, dijo Green.

Los expertos también dijeron que el hecho que Lacey aceptara los regalos de los abogados defensores, esto puede crear ciertos problemas de percepción.

Por ejemplo, un defensor de leyes criminales como Michael Goldstein publica en su página de internet una multitud de casos que ha negociado y otros donde persuade a los fiscales para que eliminen los cargos. Goldstein le dio a Cooley unos boletos de los Lakers. Y solo a unos días de que Lacey se había declarado ganadora como fiscal, Goldstein le dio su set de boletos para un evento deportivo. En Navidad de 2014 le dio unos panecillos con un valor de $100.

No hay evidencia que Goldstein haya recibido un favor especial de la oficina de la fiscalía, pero Green dijo que esta era una situación que podía crear la apariencia de un conflicto de intereses. Algunas personas, dijo Green, pueden pensar que este tipo de regalos influencian la forma en el trato que pueden tener la oficina de Goldstein y sus clientes.

Goldstein ha dicho que nunca le ha pedido o recibido un favor ‘o trato especial’ de la oficina de la fiscalía. Él señaló a su experiencia, un abogado defensor de segunda generación con aproximadamente 20 años de práctica y dijo que “trabaja duro por sus clientes basándose en los hechos del caso”.

“Cualquier sugerencia que estoy intercambiando pastelillos de días festivos por otro tipo de favores es absurdo. Yo respeto la oficina de la fiscalía, la aplicación de la ley y su personal”, escribió Goldstein en un correo electrónico a LATimes. “Una pequeña muestra de aprecio hacia el personal de apoyo no debería de convertirse en esto”.

Para leer el artículo completo y en su forma original, haga clic aquí.


Anuncio