Anuncio
Share

¿Inocente? No hable con la policía. Siempre pida la presencia de un abogado

Kash Register comienza a llorar en la Corte Superior de Los Ángeles, en noviembre de 2013, al darse cuenta de que iba a ser liberado después de pasar 34 años en prisión por un crimen que no cometió. (Los Angeles Times).

Kash Register comienza a llorar en la Corte Superior de Los Ángeles, en noviembre de 2013, al darse cuenta de que iba a ser liberado después de pasar 34 años en prisión por un crimen que no cometió. (Los Angeles Times).

De pronto, algún día, cuando menos te lo esperas, un oficial de policía puede recibir información errónea de un testigo ocular confundido o un mentiroso, o evidencia circunstancial que le ayuda a persuadirlo de que usted podría ser culpable de un delito muy grave. Cuando nos enfrentamos con policías u otros agentes del gobierno y de repente llegan con un montón de preguntas, las gentes más inocentes piensan equivocadamente de sí misma, “¿Por qué no hablar? No he hecho nada. No tengo nada que esconder. ¿Qué podría salir mal?”

Pues bien, entre otras cosas, usted podría terminar confesando un crimen que no cometió. El problema de las falsas confesiones no es una leyenda urbana. Es un hecho documentado. Incluso, las investigaciones sugieren que los inocentes pueden ser más susceptibles que los culpables de tácticas engañosas de interrogatorio de la policía que puedan inducir a error, porque ellos suponen trágicamente que de alguna manera “la verdad y la justicia prevalecerán” más adelante, aun si ellos admiten falsamente su culpa.

Nadie sabe con certeza con qué frecuencia las personas inocentes hacen falsas confesiones, pero como el Juez de Circuito Alex Kozinski observó recientemente, “sujetos inocentes de interrogatorio confiesan con una frecuencia sorprendente”.

Cuanto más tiempo usted habla con los oficiales de policía, lo más probable es que va a confesar un delito que no cometió.

Ocurre sobre todo en los casos en que el sospechoso es joven y vulnerable. Un análisis de 125 confesiones falsas probadas encontró que el 33% de los sospechosos eran menores en el momento de la detención, y al menos, el 43% eran o mentalmente discapacitados o enfermos. Otro estudio de 340 exoneraciones encontró que el 13% de los adultos confesó falsamente, en comparación con el 42% de los jóvenes. Y casi la mitad de los niños exonerados fueron puestos tras las rejas debido a algo que dijeron a la policía sin un abogado presente.

En Oakland, la policía aisló e interrogó a Félix, un adolescente de 16 años de edad, en medio de la noche sin un abogado y negó su solicitud para ver a su madre. Finalmente, él les dio una confesión detallada y grabada en vídeo de un asesinato, supuestamente lleno de datos concretos que solo el verdadero asesino habría conocido. En aquel momento, parecía que había pocas posibilidades de que este joven sería capaz de evitar una condena; cuando un jurado oye que alguien ha confesado, es casi seguro de una sentencia. Pero, afortunadamente para Félix, más tarde se reveló que tenía una coartada: él había sido encerrado en un centro de detención juvenil el día de la matanza. Los cargos fueron retirados, y fue liberado de la cárcel.

Eddie Lowery era un soldado de 22 años de edad, establecido en el Fuerte Riley, en Kansas, cuando fue interrogado durante toda una jornada de trabajo sobre una violación y asesinato que él nunca cometió. Como un típico hombre inocente, él persistió durante horas en las aseveraciones enfáticas de inocencia. Al igual que los típicos agentes de policía, los interrogadores actuaron con mente abierta y escépticos. convencido. Tal vez, él tontamente esperaba que podría persuadirlos de su inocencia si repetía su historia una y otra vez con una mayor amplitud. Después de un día de duración del interrogatorio, fue desgastado y les dio una confesión detallada. Él sirvió más de 20 años en prisión hasta que fue liberado recientemente, después de pruebas que demostraron que en realidad era inocente.

Entonces, ¿Por qué Lowery confesó un crimen tan terrible, cuando ahora sabemos que era inocente desde el principio? Él explicó el modo de pensar de alguien que se ha desmoronado por siete horas de interrogatorio implacable: “Yo no sabía de ninguna forma cómo encontrar una salida a esto, excepto de decirles lo que querían oír, y luego conseguir un abogado para demostrar mi inocencia…. Usted nunca ha estado en una situación tan intensa, y uno es ingenuo acerca de sus derechos. Usted no sabe lo que [alguien] dirá para salir de aquella situación”.

Un análisis de 44 casos probados de confesión falsa reveló que más de un tercio de los interrogatorios duró seis a 12 horas, muchos duraron entre 12 y 24 horas, y la duración media fue de más de 16 horas. Cuanto más tiempo se habla a los oficiales de policía, lo más probable es que va a confesar un crimen que no cometió, ¿no es una razón suficiente para evitar hablar con ellos?

No hablar con la policía, excepto para decir que, respetuosamente, que no vas a responder a cualquier pregunta y que le gustaría contar con la presencia de un abogado.

James Duane es profesor en la Facultad de Derecho de Regent, en Virginia Beach, estado de Virginia. Este ensayo es una adaptación de su libro “Usted tiene el derecho de permanecer inocente”, próxima ser publicado por Little A, en septiembre.

Si desea leer la nota en inglés, haga clic aquí.


Anuncio