Anuncio
Share

Inician la identificación de las víctimas del accidente en Desert Hot Springs

“En 35 años, nunca había visto un accidente de tráfico que dejara 13 muertos confirmados”, dijo Jim Abele, oficial de la Patrulla de Caminos de la división fronteriza. “Es difícil… nunca te acabas de acostumbrar a este tipo de accidentes”. (Gina Ferazzi / Los Angeles Times)

“En 35 años, nunca había visto un accidente de tráfico que dejara 13 muertos confirmados”, dijo Jim Abele, oficial de la Patrulla de Caminos de la división fronteriza. “Es difícil… nunca te acabas de acostumbrar a este tipo de accidentes”. (Gina Ferazzi / Los Angeles Times)

La oficina del forense todavía estaba trabajando hoy por la mañana en la identificación de las personas que murieron ayer en el accidente entre un autobús de turismo y un camión de carga ocurrido en la autopista 10, cerca de Palm Springs

Trece personas murieron y 31 resultaron heridas cuando un autobús chocó a un camión de carga por la parte de atrás como a las 5: 17 am del domingo en el área de Desert Hot Springs. El autobús de turismo se dirigía hacia el oeste rumbo a Los Ángeles.

Las autoridades federales y locales todavía están investigando las causas del accidente, uno de los más mortales en varias décadas en California.

Agregaron que el accidente se originó cuando el autobús se estampó en la parte trasera del camión de carga, destruyendo toda la parte delantera del autobús. La mayoría de las personas que murieron parece que iban sentados en la parte delantera del autobús. Muchos de los pasajeros que viajaban en el autobús de la compañía USA Holiday iban dormidos, después de una noche de juego y apuestas en el casino Thermal, cerca de Salton Sea.

Diez de las víctimas eran mujeres y tres hombres, indicó la oficina del forense de Riverside.

La parte frontal del autobús de turistas quedó prácticamente destruida, sugiriendo que posiblemente viajaba a más alta velocidad que el camión. Sin embargo, enfatizaron que todavía las averiguaciones se están realizando para confirmar que el conductor, quien también murió en el accidente, manejaba a alta velocidad.

Thirteen people were killed and 31 others injured when the bus crashed into the truck at 5:17 a.m. Sunday near Desert Hot Springs.

Los investigadores están viendo todas las posibilidades, incluyendo el hecho de que el conductor pudo haberse quedado dormido, tuvo un ataque al corazón o conducía bajo la influencia de drogas o alcohol, dijo Jim Abele, de la Patrulla de Caminos de la división fronteriza.

Oficiales de la Patrulla de Caminos estuvieron deteniendo y pidiendo a los conductores disminuyan su velocidad en el tramo donde ocurrió el accidente, mientras personal de Edison del Sur de California trabajan en el cableado que cruza la autopista.

El tráfico se empezó a mover unas horas después del accidente, dijo el sargento Daniel Hesser, pero la velocidad era más lenta que lo normal.

Las autoridades esperan recuperar la información necesaria que les ayude a concluir si es que la causa del accidente fue la alta velocidad y si el conductor frenó antes del impacto. No obstante, el autobús que fue manufacturado en 1996 no tiene grabadora.

“Esencialmente, no tenemos todas las piezas del rompecabezas completas”, dijo Abele. “Existe la posibilidad de que no podamos determinar exactamente lo que causó el accidente debido a que el conductor pereció”.

Se espera que el día de hoy lleguen los empleados de la Junta Nacional de Seguridad del Transporte al Sur de California para asistir en la investigación, agregó el oficial.

La policía y los rescatistas llegaron al lugar del accidente y describieron que parecía una escena de destrucción horrible, agregaron las autoridades.

“En 35 años, nunca había visto un accidente de tráfico que dejara 13 muertos confirmados”, dijo Abele. “Es difícil… nunca te acabas de acostumbrar a este tipo de accidentes”.

Un sobreviviente que fue tratado y dado de alta del Centro Médico Eisenhower, en Rancho Mirage el domingo, describió los momentos al despertar llenos de llantos y gritos de angustia.

Luego de tomar un profundo respiro y limpiarse las lágrimas, Miguel Martínez, de 66 años, recordó el momento antes del impacto.

“El camión viajaba muy despacio”, dijo Martínez, en español. “Nuestro conductor puso los frenos y el autobús patinó varios metros antes de chocar con el camión”.

No obstante, sus recuerdos difieren a los mencionados en forma oficial. La Patrulla de Caminos reportó que las huellas de las llantas fueron hechas por el camión de carga que trataba de detener el impacto que lo venía aventando hacia adelante por el camión de turismo.

Martínez dijo que nunca olvidará lo que vio después del impacto. “Segundos más tarde, la gente del autobús empezó a gritar pidiendo ayuda… En las seis filas de enfrente había 12 personas que venían sentadas, pero fueron todas aplastadas. Todos, muertos o vivos, estaban cubiertos en sangre”.

“La parte derecha de la cara de un hombre se desprendió”, agregó.

Martínez se encontraba entre la docenas de sobrevivientes que fueron transportados al Centro Médico Eisenhower después del accidente.

Ana Car, de 61 años de edad, como la mayoría de los pasajeros, venía dormida cuando el accidente ocurrió.

Ella y otros sobrevivientes agradecieron a algunos buenos samaritanos que acudieron a ayudarlos a escapar, incluso antes de que los bomberos llegaran a la escena. Sentada en una silla de ruedas y mostrando evidente dolor, Car dijo que las personas que llegaron a ayudarlos trabajaron en silencio “excepto, diciendo ‘todo estará bien. Tú estarás bien’ una y otra vez.

Los rescatistas eventualmente la ayudaron a salir del autobús, agregó Car “lo único que pude hacer fue hacerme un lado del camino y llorar y llorar porque todavía había muchos pasajeros atrapados”.

El accidente tuvo algunas similitudes con el ocurrido en el 2011 en el barrio Bronx que involucró a un autobús que regresaba a el barrio Chino de Nueva York, de un casino de Connecticut. En esa tragedia murieron 15 personas luego de que el autobús golpeara un muro de contención a menos de 80 millas por hora. El camión se volteo y se deslizó una distancia de poco más de una cancha de futbol antes de estamparse con un muro de apoyo de un letrero de la autopista.

La Junta Nacional de Seguridad del Transporte determinó después, que el accidente fue causado por el cansancio del conductor y la falta de supervisión de la compañía en las pólizas de seguridad. Documentos del teléfono y programas de trabajo indican que el conductor pudo no haber dormido más de tres horas durante las 72 horas antes del accidente.

Los pasajeros dijeron que habían abordado el camión USA Holiday la noche anterior en la intersección del bulevar Olympic y la avenida Vermont para viajar al casino Red Earth en Thermal.

En el pasado, la compañía del autobús ha utilizado Facebook e Instagram para promocionar sus viajes, ofreciendo un viaje redondo y 4 horas y media de juego, por 20 dólares.

La compañía ha promocionado viajes similares desde el Valle de San Fernando y el sur de Los Ángeles hacia Las Vegas y otros casinos en el sur de California.

La identificación de las víctimas y algunos sobrevivientes podría tomar varios días, dijo Abele, debido a que varios no llevaban identificación o al menos en el momento del accidente no llevaban sus pertenencias cuando fueron llevados al hospital.

La familia de Rosalba Ruiz de repente llegó en lágrimas a la oficina del forense del Condado de Riverside. La mujer de 53 años de edad tenía tres hijas y era abuela de cinco menores. Ella pereció en el accidente dijo Claudio Fernández, quien dijo que Ruiz era su tía.

A Ruiz le gustaba ir a los casinos y lo hacía frecuentemente, en algunas ocasiones hasta cada semana, dijo Fernández.

“Ella gustaba de ir a los casinos. Era parte de su pasatiempo”, agregó.

“Uno no cree que algo así pasará hasta que pasa”, dijo Fernández. “Fuimos a tres hospitales y no la podíamos encontrar ni tampoco nadie nos daba información”.

Luego nos dijeron que mejor fuéramos a la oficina del forense.

Las autoridades recibieron llamadas de los consulados de México, Australia y Japón.

La compañía USA Holiday tiene sus oficinas en la ciudad de Alhambra, tiene un camión y un solo conductor, de acuerdo a documentos federales.

La compañía había sido inspeccionada por las autoridades federales del transporte en abril del año pasado y recibió una calificación satisfactoria, de acuerdo a FreightConnect, una compañía privada de información. No se encontró ningún problema con los conductores o entrenador.

La empresa manejó 68,780 millas en el 2015, de acuerdo a la información más reciente, según los récords federales.

Hasta el momento, las autoridades no habían identificado al conductor, pero los vecinos en Alahambra dicen que se llamaba Elías Vides.

Por años, Vides manejó autobuses con pasajeros de la tercera edad hacia los casinos en el sur de California, dijo Sonia Anderson, vecina de Vides. En las noches, él estacionaba el autobús en la calle, cerca de su apartamento.

El accidente del domingo se encuentra entre los más mortales en la historia del estado de California.

Si desea leer la nota en inglés, y en su versión original, haga clic aquí.


Anuncio