Anuncio
Share

Madres adolescentes, otro tipo de división rural y urbana en los EEUU

Los municipios de todos los tamaños experimentaron disminuciones constantes en las tasas de natalidad entre 2007 y 2015, según datos federales.

Los municipios de todos los tamaños experimentaron disminuciones constantes en las tasas de natalidad entre 2007 y 2015, según datos federales.

Los municipios de todos los tamaños experimentaron disminuciones constantes en las tasas de natalidad entre 2007 y 2015, según datos federales.

La tasa de natalidad adolescente en las pequeñas ciudades de los EE.UU. es un 63% más alta que en las urbes de mayor tamaño, según reveló un nuevo informe del gobierno.

En 2015 se produjeron 18.9 nacimientos por cada 1,000 mujeres de 15 a 19 años que viven en condados de grandes zonas urbanas, conforme un reporte publicado este miércoles por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CPC, por sus siglas en inglés). Eso se compara con los 30.9 alumbramientos por cada 1,000 mujeres de la misma edad pero que residen en condados rurales.

En medio de ambas cifras se encontraban condados con ciudades pequeñas y medianas y zonas suburbanas. Allí la tasa de natalidad fue de 24,3 bebés por cada 1,000 mujeres.

Aunque la tasa de natalidad entre adolescentes varía ampliamente según las ciudades, pueblos y aldeas, los municipios de todos los tamaños tienen algo en común: todos experimentaron una constante disminución en ella entre 2007 y 2015, de acuerdo con datos federales.

Los grandes condados urbanos registraron la mayor caída durante esos ocho años. En 2007, la tasa de natalidad de jóvenes de la misma franja etaria era de 38,1 nacimientos por cada 1,000 mujeres. Desde entonces se redujo en un 50%.

A continuación seguían los condados con áreas urbanas más pequeñas, donde el promedio es ahora un 44% inferior al registrado en 2007, de 43,1 nacimientos cada 1,000 mujeres.

Los condados rurales comenzaron la medición con la tasa más alta -49,1 alumbramientos cada 1,000 mujeres de 15 a 19 años- y lo vieron caer un 37% en ocho años.

Aquí hay otra forma de apreciar el cambio: los condados urbanos de cada estado (más el Distrito de Columbia) registraron una disminución en la tasa de natalidad entre 2007 y 2015. En 17 estados, la tasa de nacimientos adolescentes en las zonas urbanas se redujo al menos en un 50%. Estos estados incluyeron Arizona, California, Colorado, Connecticut, Florida, Georgia, Maryland, Massachusetts, Minnesota, Mississippi, Nueva Jersey, Nuevo México, Carolina del Norte, Rhode Island, Utah, Vermont y Virginia.

Del mismo modo, la tasa de natalidad de adolescentes en condados rurales se redujo en los 46 estados que informaron datos fiables. Dos estados -Colorado y Connecticut- registraron un descenso de al menos un 50% entre 2007 y 2015 (Nueva Jersey, Rhode Island y el Distrito de Columbia no incluyen ningún condado rural).

En todos los grupos raciales y étnicos los investigadores hallaron sistemáticamente que, mientras más urbano es el condado, menor es la tasa de natalidad adolescente. Para las mujeres blancas no latinas, la tasa de 2015 en condados rurales (26,8 por 1,000) fue 2,5 veces mayor que en los grandes condados urbanos (10,5 por 1,000). Para las mujeres negras no latinas, el promedio en condados rurales (39.6 cada 1,000) fue un 36% más alto que en las zonas urbanas (29.1 per 1,000), y para las latinas, la tasa en condados rurales (47 cada 1,000) fue un 50% mayor que en las grandes áreas urbanas (31.4 por 1,000), conforme el reporte.

Los autores del informe no saben por qué la tasa de natalidad de adolescentes es menor -y disminuye más rápido- en las zonas urbanas que en las rurales. Tampoco estudiaron las tasas de abortos en esos años ni examinaron si las escuelas en algunos condados eran más o menos propensas a promover el uso de anticonceptivos o la abstinencia sexual.

El estudio se basó en datos recopilados por el Sistema Nacional de Estadísticas Vitales y del Centro de Clasificación Urbano-Rural del Centro Nacional de Estadísticas de Salud.

Si desea leer la nota en inglés, haga clic aquí.

Traducción: Valeria Agis


Anuncio