Anuncio
Share

“Fue apocalíptico”, describen los residentes que perdieron todo por el fuego

El olor a humo sorprendió a Nathan Magee mientras se acomodaba para ver la TV en su casa, ubicada en el este del condado de Kern. Momentos después, este hombre de 54 años de edad y su esposa, Teresa, de 55, vieron cómo las llamas se asomaban a través de una montaña hacia su comunidad, South Lake, en el condado de Kern. Magee buscó frenéticamente las llaves y su cartera. La pareja tomó a su perro, Dodger, y a sus gatos, Baby y Tiger, y huyeron hacia su automóvil -con poca gasolina- mientras las cenizas y trozos de madera quemada caían sobre ellos.

“Era una tormenta de fuego”, afirmó el viernes Nathan Magee, desde un centro de evacuados creado en una escuela, sin saber siquiera si su casa seguía en pie.

Para Magee y otros residentes en los alrededores de Lake Isabella, el fuego de Erskine pareció surgir de la nada y atacar sin previo aviso. Muchos corrieron para salvar sus vidas, mientras el fuego -avivado por el viento- se movía vertiginosamente desde las laderas hacia los pequeños pueblitos que salpican la autopista 178, al este de Bakersfield.