Anuncio

Fox News pagó para evitar una demanda por acoso sexual contra Bill O’Reilly

Bill O'Reilly en la celebración de ‘Las 35 personas más poderosas en los medios’, organizada por The Hollywood Reporter, en Nueva York (Andy Kropa/AP).

Bill O’Reilly en la celebración de ‘Las 35 personas más poderosas en los medios’, organizada por The Hollywood Reporter, en Nueva York (Andy Kropa/AP).

Fox News resolvió mediante un acuerdo monetario una queja de acoso sexual presentada en septiembre por parte de una exempleada contra Bill O’Reilly, su mayor estrella del horario central, y el copresidente de la división, Jack Abernethy.

La expersonalidad de Fox News Juliet Huddy reclamó mediante una carta que sus abogados enviaron en agosto que sus oportunidades en la compañía finalizaron en represalia por no ceder a los avances sexuales de O’Reilly, que comenzaron en 2011. También manifestó que Abernethy había realizado avances sexuales no deseados hacia ella.

No se inició demanda alguna contra O’Reilly ni Abernethy, quien fue ascendido a su puesto en agosto -luego de la recepción de la carta- y firmó un contrato a largo plazo con la compañía después del acuerdo alcanzado en septiembre y que fue reportado por primera vez en la página web Lawnewz.com.

El acuerdo muestra que el tema del acoso sexual persiste en Fox News, incluso después de la expulsión del expresidente Roger Ailes, quien fue acusado de acoso sexual en una demanda por la expresentadora Gretchen Carlson.

El pleito desató una investigación interna en 21th Century Fox sobre la conducta de Ailes hacia Carlson y otras mujeres en Fox News, entre ellas Megyn Kelly, la popular presentadora que anunció recientemente su paso a NBC.

El gigante de noticias de TV por cable resolvió esa demanda también en septiembre, con un pago de $20 millones a Carlson. Pero otras mujeres han hablado después de ello y sugerido que el comportamiento sexual inapropiado está arraigado en la cultura de la compañía.

Huddy recibió un pago de seis cifras por parte de la empresa a cambio de acordar la no presentación de una demanda, según personas familiarizadas con las discusiones pero no autorizadas para comentar. Fox News negó los reclamos contra O’Reilly y Abernethy. “La carta de intención de demanda de Juliet Huddy contenía falsedades sustanciales, que ambos hombres negaron con vehemencia”, afirmó la cadena en un escrito.

Los abogados de Huddy no pudieron ser contactados para emitir comentarios al respecto.

O’Reilly, de 67 años, es el presentador de más alto perfil en el mundo de las noticias por cable. Su programa “The O’Reilly Factor”, que se emite a las 8 p.m. hora del este, es la emisión clave del horario estelar de la cadena. Su actual contrato con Fox News expira este año.

Huddy se unió por primera vez a Fox News en 1998, como coanfitriona de un programa de entrevistas sindicado de Fox, que se emitió en las estaciones de transmisión en 2007, y en 2011 comenzó a aparecer habitualmente en los segmentos de “The O’Reilly Factor”. La presentadora afirmó que O’Reilly le hizo proposiciones sexuales en numerosas ocasiones e intentó besarla durante una visita a su casa en Manhasset, Nueva York. La carta también describe otras ocasiones en las que O’Reilly supuestamente intentó repetidamente que Huddy tuviera relaciones sexuales con él.

Después de rechazar a O’Reilly, Huddy afirmó que dejaron de pedirle que aparezca en su programa -tan popular que sirvió de trampolín para otros talentos de Fox-. Finalmente, fue asignada a un noticiero vespertino en la estación local de Fox en Nueva York, WNYW, un puesto que ocupó hasta septiembre pasado.

Huddy es hija de John Huddy, un exconsultor de Fox News quien se encontraba entre el grupo de leales a Ailes que fueron despedidos de Fox News poco después de la salida del ejecutivo.

Este incidente no marcó la primera vez que la cadena resuelve un cargo de acoso sexual contra O’Reilly mediante un acuerdo. En octubre de 2004, el presentador fue demandado por una exproductora asociada, Andrea Mackris, quien afirmó que el anfitrión había iniciado una conversación de sexo telefónico con ella y a menudo empleaba lenguaje obsceno, tanto en el trabajo como en conversaciones privadas. O’Reilly refrendó y dijo que las acusaciones de Mackris eran un ‘chantaje’. Horas antes de una audiencia programada en la corte para la presentación de evidencias -entre las cuales, se dijo, se incluían cintas de escabrosas llamadas telefónicas- se llegó a un acuerdo.

Si desea leer la nota en inglés, haga clic aquí.

Traducción: Valeria Agis


Anuncio