Anuncio
Share

Un paciente infectado con E. coli resistente a los antibióticos murió en Los Ángeles

Un número creciente de bacterias de E. coli, mostradas en la imagen, son resistentes a la colistina, un antibiótico empleado como último recurso (Janice Carr / Associated Press).

Un número creciente de bacterias de E. coli, mostradas en la imagen, son resistentes a la colistina, un antibiótico empleado como último recurso (Janice Carr / Associated Press).

(Janice Carr / AP)

El año pasado, la comunidad científica se alarmó al descubrir que una mujer en Pensilvania había sido infectada con bacterias resistentes a la colistina, un antibiótico considerado la última línea de defensa contra enfermedades particularmente complicadas.

La situación fue un claro recordatorio de que las bacterias son cada vez más capaces de sobrevivir a los antibióticos, lo cual hace que algunas infecciones sean extremadamente difíciles o incluso imposibles de tratar.

Ahora, California se encuentra en una lista de seis estados donde se registraron pacientes que han sido infectados con una bacteria que contiene el gen mcr-1, que las hace resistentes a la colistina. Autoridades de salud del condado de Los Ángeles anunciaron este martes que un residente que falleció en 2016 estaba infectado con E. coli, una bacteria que portaba el gen mcr-1.

“Esto plantea otra amenaza y podría hacer que las infecciones sean más difíciles de tratar”, estimó el Dr. Benjamin Schwartz, director interino del programa de enfermedades contagiosas agudas del Departamento de Salud Pública del Condado de Los Ángeles.

Schwartz remarcó que el paciente no murió a causa de la infección por E. coli, sino de una condición médica diferente. También afirmó que los funcionarios de salud pública creen que el hombre se había infectado con E. coli en Asia, donde había viajado poco antes de caer enfermo, y que no se había propagado localmente. El gen mcr-1 se descubrió por primera vez en China, en noviembre de 2015.

El aumento de las bacterias resistentes a los medicamentos ha dado lugar a cepas de tuberculosis y gonorrea que no son susceptibles a los antibióticos. La colistina es a menudo el único medicamento al que sucumben muchas de estas bacterias altamente resistentes.

Sin embargo, en mayo del año pasado, los investigadores probaron una muestra de orina de una mujer de Pensilvania con infección en el tracto urinario y hallaron E. coli con el gen mcr-1, que la hacía resistente a la colistina. Fue la primera vez que el gen era detectado en los EE.UU.

Los funcionarios de salud pública se mostraron especialmente preocupados porque el mcr-1 se aloja en un plásmido, una pieza de ADN que puede ser transferida de un organismo a otro. La preocupación es que el gen pudiera saltar a otras bacterias que ya son altamente resistentes a los antibióticos, como las enterobacterias resistentes a los carbapenemas (o CRE, por sus siglas en inglés).

Un brote de CRE que comenzó a fines de 2014 en el Ronald Reagan Medical Center de UCLA mató a tres personas. Cuando la primera súper bacteria resistente a la colistina fue reportada, el año pasado, el Dr. Tom Frieden, por entonces director de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), señaló que “a menos que actuemos con urgencia, será el final del camino para los antibióticos”.

Los expertos sostienen que el aumento de las bacterias resistentes a los medicamentos se ha agravado; el problema es que los médicos prescriben antibióticos en exceso y remarcan que tanto los doctores como los hospitales deben centrarse en el uso de medicinas solamente cuando es necesario.

Si desea leer la nota en inglés, haga clic aquí.

Traducción: Valeria Agis


Anuncio