Anuncio
Share

El problema de la mano de obra estadounidense: muchos hombres no tienen trabajo y no buscan uno

El porcentaje de estadounidenses en edad laboral sigue estancado cerca de su nivel más bajo desde fines de los años 1970.

El porcentaje de estadounidenses en edad laboral sigue estancado cerca de su nivel más bajo desde fines de los años 1970.

A medida que la recuperación de la Gran Recesión continúa, el crecimiento del empleo es sólido y la fuerza de trabajo está creciendo a su ritmo más rápido desde el año 2000 debido a que más personas desempleadas están saliendo de las líneas de empleo secundarios.

Aun así, el porcentaje de estadounidenses en edad laboral para sumarse a la fuerza de trabajo permanece cerca de su nivel más bajo desde fines de los años 1970. A pesar que la jubilación de los baby boomers es la razón principal, hay otro factor preocupante que los expertos predicen no será resuelto con un mayor crecimiento económico.

Demasiados hombres en su mejor momento de la vida y capacidad física [entre 20 y 35 años] no tienen un trabajo y ni siquiera están buscando uno. Los expertos que tratan de averiguar las razones están investigando los papeles de las verificaciones de antecedentes penales, el uso de analgésicos e incluso juegos de video.

En total, alrededor de 7 millones de hombres de entre 25 y 54 años no están ni empleados “ni disponibles para trabajar”, poniéndolos fuera de la fuerza de trabajo. Su creciente número preocupa y es un rompecabezas para los economistas.

De acuerdo con la Oficina de Estadísticas Laborales, un poco más de la mitad de los hombres informaron que estaban enfermos o discapacitados. Alrededor del 14% van a la escuela. Y cerca del 20% dijeron que estaban jubilados o ejercían responsabilidades domésticas.

Los economistas dijeron que la creciente globalización y la disminución de los empleos en las fábricas han jugado un papel importante en echar fuera de la mano de obra a los hombres de mayor edad, en particular a aquellos con menos educación. Pero eso no explica por qué el problema es peor en Estados Unidos que en la mayoría de las otras naciones económicamente avanzadas.

Los investigadores han señalado algunas otras posibles explicaciones. Los hombres americanos de la primera edad que no pertenecen a la fuerza de trabajo están pasando más tiempo jugando videojuegos, haciendo que el tiempo libre sea más agradable. Alrededor de la mitad están con tanto dolor de sus enfermedades físicas que toman medicamentos a diario para buscar la calma, y les hace difícil mantener un trabajo.

Y en un problema que atrae más la atención de los economistas, la alta tasa de encarcelamiento de la nación ha dejado a muchos hombres con convicciones criminales, mismas que levantan banderas rojas durante las verificaciones de antecedentes por parte de los empleadores.

Si bien las razones pueden ser motivo de debate, tener tantos hombres que no contribuyen e la economía tiene implicaciones preocupantes.

“Es terrible. No hay absolutamente nada bueno que pueda salir de eso “, dijo Nicholas Eberstadt, un académico del grupo de expertos de American Enterprise Institute. “Ciertamente es triste e incorrecta la manera en que nuestra sociedad y nuestra economía se están desempeñando en la actualidad”.

El problema ha estado construyéndose durante mucho tiempo.

El porcentaje de hombres jóvenes y jóvenes adultos en la fuerza laboral de Estados Unidos -aquellos que tienen un trabajo o lo buscan activamente- alcanzó su máximo nivel con el 97.9% en 1954. Pero desde mediados de la década de 1960, la tasa de participación laboral de esos hombres ha disminuido constantemente. La tasa ha variado durante los auges económicos y quiebras, pero en general ha estado en una tendencia a la baja.

La tasa llegó al 88% en 2014 y ha estado cerca de allí desde entonces. La cifra fue del 88.6% en octubre.

La tasa de participación de la mano de obra de las mujeres aumentó considerablemente desde mediados de los años 1960 hasta los años 1980, a medida que se hizo socialmente más aceptable para que ellas trabajaran. Pero la tasa para las mujeres ha caído en los últimos años, también, a 56.8% en octubre. La tasa de participación general de hombres y mujeres mayores de 16 años fue del 62.8% el mes pasado.

El gobierno de Obama estaba bastante preocupado por la tendencia y sus implicaciones, al grado que el Consejo de Asesores Económicos de la Casa Blanca emitió un informe de 47 páginas este verano examinando las razones de la decadencia y las políticas que podrían ayudar a resolver la situación. Eberstadt escribió un libro sobre el tema “Hombres sin trabajo, la crisis invisible de Estados Unidos”, que fue publicado en septiembre. Y los economistas han estado estudiando el fenómeno.

Alan Krueger, economista de Princeton, publicó un documento el mes pasado titulado “¿A dónde han ido todos los trabajadores?” dijo que “abordar décadas de duración de la participación en la fuerza de trabajo de los hombres que alcanzan su mayor capacidad física [alrededor de los 20 y 35 años de edad] debería ser una prioridad nacional”.

Krueger, que presidió el Consejo de Asesores Económicos de la Casa Blanca desde 2011 hasta 2013, agregó al debate sobre la cuestión al conducir una revisión que encontró que el 47 % de hombres principales de la primera edad que están fuera de la fuerza laboral dijeron que ellos tomaron medicamentos contra el dolor el día anterior. Casi las dos terceras partes de aquellos relataron que ellos tomaron analgésicos de prescripción.

“No estamos utilizando plenamente los recursos humanos que tenemos y eso significa que la economía no está funcionando tan bien como podría ser”, dijo Krueger en una entrevista. “Eso significa que nuestro nivel general de vida es menor porque la producción es inferior de lo que puede ser”.

Krueger, quien presidió el Consejo de Asesores Económicos de la Casa Blanca de 2011 a 2013, agregó al debate sobre el tema llevando a cabo una encuesta que encontró que el 47% de los hombres de mayor capacidad física de trabajar que están fuera de la fuerza laboral dijeron que tomaron analgésicos el anterior día. Casi dos tercios reportaron que tomaron analgésicos recetados.

Cuando se les preguntó si el dolor les impedía trabajar en un empleo de tiempo completo, el 40% de los hombres que no trabajaba, dijo que sí, según Krueger.

Dijo que no ha sido capaz de determinar si los problemas de dolores son una causa o un efecto para los hombres que están fuera de la fuerza laboral.

“Sospecho que las flechas van en ambas direcciones”, dijo Krueger. “Algunos tenían severas discapacidades que les hacían retirarse [de la fuerza de trabajo] y otros se volvían personas abatidas y tal vez obesas debido a sus estilos de vida que les causaban problemas de discapacidad”.

Las investigaciones realizadas este año por el economista Mark Aguiar, colega de Krueger en Princeton, apuntaban a otra posible razón: la atracción de los videojuegos.

Los videojuegos se han vuelto más elaborados y sofisticados, mientras que los juegos en línea han ampliado el universo de personas con quienes jugar.

Los hombres de 21 a 30 años que no estaban en la fuerza laboral informaron haber gastado un promedio de 6.7 horas a la semana jugando videojuegos entre 2012 y 2015, en comparación con sólo 3.6 horas entre 2000 y 2007.

Las cifras son más altas para los hombres en ese grupo de edad con menos de una educación universitaria. Erik Hurst, un economista de la Universidad de Chicago, descubrió que esos hombres pasaban un promedio de dos horas al día en los videojuegos en 2014, y el 10% informaba que jugaba seis horas al día.

Alrededor de siete de cada diez hombres entre los 20 años y pocas habilidades laborales y sin un empleo vivían con un padre o pariente cercano, según su investigación. Pero a pesar de eso, informaron ser más felices en promedio de lo que eran a principios de los años 2000.

“La vida de estos jóvenes no trabajadores y menos calificados parece lo que mi hijo desea que su vida fuera como ahora: no en la escuela, no en el trabajo y muchos juegos de video”, escribió recientemente Hurst.

Eberstadt dijo que la razón “más escandalosamente ignorada” por la cual tantos hombres de primera edad no están en la fuerza laboral es la alta tasa de encarcelamiento de la nación. Hasta 20 millones de estadounidenses, la mayoría de ellos hombres, tienen una felonía en su récord de antecedentes penales récord de felonía. Dijo que eso podría ayudar a explicar por qué el problema de la fuerza laboral es peor aquí que en otras economías avanzadas.

Los Estados Unidos tienen la segunda tasa de población carcelaria más alta del mundo: 698 presos por cada 100,000 habitantes, según el Instituto de Investigaciones sobre Política Criminal. Las personas en prisión no se cuentan de ninguna manera en las estadísticas laborales de los Estados Unidos, que sólo miran a la población civil no institucionalizada.

“¿Hay discriminación contra delincuentes y ex-convictos? ¿Pierden sus habilidades en la cárcel?”, cuestionó Eberstadt. “Esta es una gran pieza que falta en el rompecabezas”.

Joel Valdez, de 32 años, de Los Ángeles, fue puesto en libertad en junio de la prisión estatal de Chuckawalla Valley, California, tras más de 15 años detrás de las rejas de su condena por dos cargos de agresión con un arma de fuego. Él ha estado trabajando en un banco de teléfonos para la participación de los votantes y que emplea a la mayoría de ex internos y es operado por LA Voice, una organización comunitaria basada en la fe. Pero le ha sido difícil encontrar trabajo con un récord de felonía y, a pesar de que obtuvo un grado equivalente a la escuela preparatoria en la cárcel, no recibió mucho entrenamiento.

“Sé que, más a menudo que no, si no fuera porque trabajo en un almacén o porque me pongo de pie en la puerta de empleos, o porque tengo amigos en la familia, sería súper difícil conseguir un trabajo debido a mis antecedentes”, dijo Valdez. “Algunas personas son deshonestas acerca de la contratación de personas con ese historial. Es duro”.

Un comité del Ayuntamiento de Los Ángeles aprobó una ordenanza en septiembre que evitaría que la mayoría de los empleadores preguntaran acerca del historial criminal del solicitante de empleo hasta después de que se haya hecho una oferta condicional.

La reforma del sistema de justicia penal, incluida la “mejora de la reinserción en la fuerza de trabajo de los anteriormente encarcelados” es una de las maneras de lograr que más hombres de la primera edad empiecen a trabajar, según el informe de la Casa Blanca.

Otras recomendaciones incluyeron el cambio del código tributario para ampliar incentivos de trabajo y crear más demanda de mano de obra a través de la financiación para mejoras de infraestructura.

Eberstadt dijo que la revisión de los programas de discapacidad también podría ayudar a empujar a más hombres de la primera edad de nuevo a la fuerza de trabajo mediante la eliminación de una fuente clave de ingresos. La ampliación de la cobertura del seguro de salud también podría abordar el problema de los hombres que están tomando analgésicos y no trabajan.

“Si los hombres tienen cuidado preventivo y tratan los problemas antes, podrían evitar que causen el tipo de dolor crónico que parece ser una barrera para trabajar para tanta gente”, dijo Krueger.

Si desea leer la nota en inglés, haga clic aquí.

Traductor: Jorge Luis Macías


Anuncio