Anuncio
Share

Debate Clinton-Trump rompió récords de audiencia, con 84 millones de telespectadores

La audiencia total estimada del debate presidencial del lunes llegó a los 84 millones, según cifras de Nielsen (David Goldman / Associated Press).

La audiencia total estimada del debate presidencial del lunes llegó a los 84 millones, según cifras de Nielsen (David Goldman / Associated Press).

El polémico primer debate presidencial entre Hillary Clinton y Donald Trump estuvo a la altura de sus expectativas de rating y redundó en la mayor audiencia en la historia de la TV para un debate entre dos candidatos que luchan por ser presidente/a de Estados Unidos.

El público de la transmisión del lunes, emitida por TV abierta y por canales de cable, así como por PBS, llegó a 84 millones de personas, según cifras de Nielsen. La cifra refleja el promedio total de personas que vieron el programa en su totalidad.

El enfrentamiento superó el récord anterior para un debate presidencial, registrado el 28 de octubre de 1980, cuando 80.6 millones de espectadores vieron el encuentro del presidente Carter y Ronald Reagan. Fue la única reunión de ambos en la campaña presidencial de ese año, que transcurrió en una época en que los hogares de los EE.UU. tenían pocos canales para elegir.

Los medios de comunicación especializados definieron el enfrentamiento entre la exprimera dama/senadora/secretaria de estado y el magnate inmobiliario devenido estrella de reality TV como ‘el Super Bowl’ de la política. La sorprendentemente exitosa campaña de Trump para lograr la nominación republicana llevó los ratings de los debates durante las primarias a niveles históricos. Eso continuó este lunes, aunque el número final de la audiencia estuvo por debajo de los 100 millones de espectadores que algunos habían previsto.

“El debate fue récord, pero no rompió todos los récords”, afirmó Larry Sábato, director del Centro de Políticas de la Universidad de Virginia. “Aun así, 84 millones es una gran porción de los 135 millones que se espera voten este año. No está nada mal”.

De todas formas, las cifras de audiencia omiten ciertos datos. El total de espectadores medido por Nielsen, a través de los canales abiertos y de cable, no incluye a aquellos que siguieron el programa a través de las múltiples plataformas online que lo transmitieron. La transmisión por internet probablemente redujo la audiencia de TV, ya que los espectadores jóvenes se volcaron a los dispositivos digitales para ver shows y eventos en directo desde los debates presidenciales de 2012 -que registraron un pico de 67.2 millones de telespectadores-.

Varias redes reportaron un elevado uso de su oferta de video online durante los debates, pero ninguna informó datos precisos acerca de cuánta gente los había seguido online.

NBC, la red del moderador del debate, Lester Holt, tuvo la mayor audiencia televisiva, con 18.15 millones de personas. Entre las demás cadenas, ABC atrajo a 13.5 millones, seguida por CBS (12.08 millones), Fox (5.57 millones), PBS (2.96 millones), Univisión (2.47 millones) y Telemundo (1.76 millones).

Fox News Channel fue el canal de cable más visto, con 11.36 millones de espectadores. Le siguieron CNN (9.8 millones), MSNBC (4.89 millones), Fox Business Network (673,000) y CNBC (520,000).

Holt, presentador de “NBC Nightly News”, fue intensamente cuestionado después de la emisión -el pasado 7 de septiembre- de “Commander-in-Chief Forum”, con los candidatos, la cual tuvo una pobre recepción. En ese evento, el copresentador de “Today”, Matt Lauer, recibió duras críticas por no haber verificado la declaración falsa de Trump respecto de su oposición a la guerra en Irak. En esta ocasión, Holt sí realizó comprobaciones y repreguntas.

El estilo mayormente discreto de Holt tuvo sus detractores en las redes sociales, especialmente entre los seguidores de Clinton, quienes pensaron que el moderador permitió que Trump interrumpa demasiadas veces. No obstante, el periodista cosechó elogios en la sala de prensa de la Universidad Hofstra, en Hempstead, Nueva York, donde los medios se reunieron para cubrir el evento. “Creo que tuvo una gran noche”, afirmó Mark McKinnon, un exconsultor republicano quien es ahora productor y coanfitrión de “The Circus”, de Showtime. “Presionó cuando necesitó hacerlo y nunca perdió el control, lo cual es esperado de un moderador en un debate”.

Tammy Haddad, coanfitriona del podcast “Masters in Politics” y veterana productora de noticias, estuvo de acuerdo. “Creo que hizo lo imposible”, señaló. “¿Cuándo fue la última vez que tuvimos un debate en el que el moderador pudo correrse del medio y asegurarse de que se hable de todos los temas? Creo que lo hizo muy bien; aprendimos más en esta noche de debate que en meses de campaña”.

El estratega político David Plouffe, quien apoya a Clinton, también calificó bien a Holt, pero explicó que los candidatos necesitan enfocarse en sus propias exposiciones más que en la del moderador. “Generalmente, uno debe cuidar sus propios asuntos”, aseveró. “Él llevó adelante el debate. Creo que uno debe estar preparado para ganarlo, o hacer lo mejor posible, sin importar qué hace o deja de hacer el moderador”.

Si desea leer la nota en inglés, haga clic aquí

Traducción: Valeria Agis


Anuncio