Anuncio

El Condado de Orange, el más conservador de California, se está haciendo demócrata

Con el apoyo a la Prop-187 en los noventas, el Condado de Orange empezó a distanciarse de los latinos desde mucho antes de la llegada de Donald Trump. (Los Angeles Times).

Con el apoyo a la Prop-187 en los noventas, el Condado de Orange empezó a distanciarse de los latinos desde mucho antes de la llegada de Donald Trump. (Los Angeles Times).

Si los trenes de votación y registro de votantes continúan en el Condado de Orange (OC, por sus siglas en inglés), el bastión republicano, por excelencia y mucho tiempo, apoyará al primer presidente demócrata desde que se eligió a Franklin D. Roosevelt. Una victoria de Hillary Clinton en el área será la señal de que el momento se acerca. Ahora, los demócratas podrían convertirse en el partido político más grande del condado.

En un momento, el también conocido como el condado de la Naranja, tenía la más alta concentración de votantes conservadores. A finales de la década de los ‘90s, el Partido Republicano contaba con un 22% de votantes más que el Partido Demócrata. El día de hoy, la ventaja es de solo 5.3%. Incluso, asumiendo que la registración de los nuevos votantes disminuya después de las elecciones de noviembre, para el 2020, el partido azul o de los demócratas, casi sobrepasará a los votantes republicanos o del partido rojo, así como ha sucedido en el condado vecino de Riverside.

¿Qué tan cerca está OC de teñirse de azul? El 7 de junio, durante las elecciones presidenciales, el 55% de los votos que se depositaron en las urnas para presidente fue para los candidatos demócratas, mientras que solo el 44% fue para Donald Trump u otros republicanos que también estaban en la boleta electoral. – una ventaja de 66,045 votos a favor para el partido demócrata.

Simplemente, en la ciudad de Fullerton, los republicanos tenían solo 144 personas más a su favor, cifra que se sigue reduciendo. Cuando la ciudad de Fullerton cambie, cinco de las siete ciudades más grandes del condado, el cual tienen más de la mitad de la población de la región, serán de mayoría demócrata.

Por ahora, los republicanos todavía dominan los gobiernos locales. Todos los supervisores del condado son del mismo partido, y han mantenido la mayoría de los concejos de las ciudades, juntas escolares y distritos especiales, especialmente en la parte sur del condado.

Los demócratas estaban obstaculizados por la baja participación de los votantes y aunque han ganado algunos puestos políticos, esto ha sido a regañadientes. No obstante eso ya empezó a cambiar. Bajo la Acta de los Derechos del Voto en California aprobada en el 2002: Anaheim, Garden Grove y Fullerton se encuentran entre las ciudades que han adoptado el voto por distrito que inicia este otoño. El voto por distrito facilita que la gente de color , que tienden a ser demócrata, ganen puestos electos a nivel local.

Los republicanos del OC, como a nivel nacional, se dieron un balazo en el pie ante el cambio de dos tendencias demográficas: menos votos blancos y más jóvenes. De acuerdo al Censo de 1990, el 64% del condado era blanco y 36% de gente de color. Veinte años después, el 44% del condado es blanco y el 56% pertenece a un grupo minoritario.

Los latinos son el grupo demográfico más grande y de rápido crecimiento en el área; pero increíblemente, los republicanos del condado habían empezado a marginarlos mucho antes del surgimiento de Trump y su retórica del muro en la frontera y las deportaciones masivas.

En 1988, el partido contrató ilegalmente a guardias uniformados privados – algunos tenían letreros que decían “Las personas que no sean ciudadanas no pueden votar”, en inglés y en español – solo para monitorear algunas casillas electorales en Santa Ana. Después, en 1994, el partido se coronó con la Prop-187, el cual eliminaba servicios sociales y educativos para los migrantes sin documentos. Esa medida fue anulada en la corte, pero no sin antes molestar a la comunidad latina, quien en 1996 terminó con la carrera política del congresista Bob Dornan y eligió a la demócrata Loretta Sánchez a la Casa de Representantes.

En 1984, el 45% de los latinos en California votaron por Ronald Reagan. Para el 2012, el 72% se inclinó por Barack Obama. El Comité Nacional Republicano se hizo una “autopsia” asimismo después de su derrota del 2012 y en lugar de empezar a reparar las relaciones con la comunidad latina y apoyar una reforma migratoria. En su lugar, el partido conservador les trajo a Trump, quien les llamó a los latinos narcotraficantes, criminales y violadores.

En el mismo año de 2012, un reporte del GOP notó que el partido era visto por los votantes menores de 30 años como una ‘bola de hombres viejos’. Los jóvenes observan a Trump con un margen desfavorable de 2 a 1, debido a su intolerancia contra los homosexuales y sus ‘alternativos puntos de vista’. Así que mientras los hombres blancos se mudan de condado o se mueren, ellos están siendo reemplazados por votantes más jóvenes con puntos de vista más progresivos en las relaciones con diferentes razas, derechos de los gays, control de armas y el cambio climático.

Trump, quien personifica casi todo lo que la autopsia del GOP significa, abogó en contra y ha sido respaldado por el Partido Republicano del Condado de Orange. Ningún político electo del partido se ha pronunciado contra él.

El partido tenía más candidatos moderados para la nominación, como es el caso de John Kasich, Marco Rubio y Jeb Bush, pero siguiendo la Convención Nacional Republicana, estas tendencias perdieron fuerza, y en su lugar Trump ha acelerado la desaparición de la mayoría republicana, aquí en el condado y en otros lugares.

El día de las elecciones será una señal de las cosas por venir. El Condado de Orange, conocido en todos lados como el bastión de los conservadores, votará por un demócrata y cambiara de color, en el mapa electoral del país por primera vez en 80 años.

Fred Smoler es un profesor de ciencias políticas de la Universidad Chapman.

Si desea leer la nota en inglés, haga clic aquí.


Anuncio