Anuncio

Por primera vez en su historia, una mujer afroamericana será presidente de Pomona College

Gabrielle Starr, una respetada erudita de literatura inglesa, cuyo trabajo va desde la neurociencia a las artes, fue seleccionada como la décima presidenta de Pomona College.

Gabrielle Starr, una respetada erudita de literatura inglesa, cuyo trabajo va desde la neurociencia a las artes, fue seleccionada como la décima presidenta de Pomona College.

(Jeff Hing / Pomona College)

El Consejo Directivo de Pomona College ha nombrado a G. Gabrielle Starr como la próxima presidenta de la institución; es la primera vez que una mujer y alguien afroamericano es designado para dirigir esta institución de artes liberales de Claremont.

Starr, decana de la Facultad de Artes y Ciencias de la Universidad de Nueva York, será la sucesora de David Oxtoby cuando éste se jubile, en junio próximo. Starr se unirá a otros nuevos líderes de Scripps College y Pitzer College.

La contratación de Pitzer, en el mes de enero, de Melvin L. Oliver, el primer presidente negro en dirigir uno de las cinco universidades públicas de Claremont, llegó en un momento de tensión sobre la equidad racial, étnica y de género en las universidades de toda la nación. En los colegios de Claremont, los activistas estudiantiles habían pedido incrementar la diversidad de cada campus.

En Pomona, Starr señaló que la diversidad y la accesibilidad seguirán siendo cuestiones clave cuando ella asuma el cargo. “Creo que la prioridad número uno para mí, y también para muchos colegios y universidades, es asegurarnos de que estamos construyendo en la institución, un espacio cívico, equitativo, accesible y verdaderamente libre, que ayude a los estudiantes y al profesorado a lograr todo su potencial y les permita a los alumnos un espacio para la reflexión y el crecimiento”, aseguró.

En una entrevista con The Times, Starr aplaudió el reciente liderazgo de Oxtoby en la movilización de más de 300 líderes universitarios en todo el país para respaldar un programa de la administración de Obama que aplazó el proceso de deportación de aquellos jóvenes que fueron traídos ilegalmente al país cuando eran menores de edad, pero que permanecieron en la escuela y se comportaron correctamente en los EE.UU. Oxtoby escribió en una carta abierta que el programa, conocido como Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, por sus siglas en inglés), debería continuar y ampliarse como un “imperativo moral y una necesidad nacional”.

“Me sentí realmente orgullosa de ver a David Oxtoby y a todo Pomona tomando el liderazgo sobre cuestiones del programa DACA y el acceso para cada individuo capaz, talentoso, comprometido y dispuesto a asistir a nuestros colegios y universidades. Es por ello que estamos aquí”, afirmó Starr. “Definitivamente continuaré con el compromiso hacia los estudiantes indocumentados en Pomona”.

Los líderes de Pomona señalaron su “estilo de liderazgo con carácter integrador” de Starr, así como sus logros académicos y su trayectoria en la literatura y neurociencia, cuando la eligieron como la décima presidenta de la escuela.

“Ella personifica las artes liberales”, afirmó Sam Glick, presidente del Consejo Directivo de la universidad, quien dijo admirar su “intelecto, visión y humanidad”.

Starr, creció en Tallahassee, Florida, en una familia de educadores. Comenzó sus estudios en la Universidad de Emory a los 15 años de edad. Por entonces planeaba obtener una licenciatura en química y convertirse en médico, pero se vio atraída por el entonces emergente campo de estudios de la mujer, en el cual se especializó para su licenciatura y maestría. Fiel a la experiencia de las artes liberales, también pasó un año de intercambio en Escocia, donde estudió filosofía del lenguaje, árabe y francés.

Luego ingresó a la Universidad de Harvard, donde obtuvo un doctorado en inglés y literatura en 1999. Durante una beca de posdoctorado en Caltech y la Biblioteca de Huntington, comenzó a combinar su interés en la ciencia y las humanidades. En 2000 obtuvo una beca en la Universidad de Nueva York (NYU) para continuar sus estudios en neurociencia y su conexión con la estética y las artes, observando la forma en que piensan las personas y cómo responde el cuerpo humano a la música, la pintura y la poesía. Su trabajo ha sido respaldado por organizaciones tales como la Fundación Nacional de Ciencias y la Fundación John Simon Guggenheim.

En NYU, Starr fue la presidenta del Departamento de Inglés y directora de estudios universitarios, antes de convertirse en decana del colegio de artes liberales. Actualmente es copresidenta del grupo especial sobre equidad, diversidad e inclusión de NYU, así como del grupo especial de la universidad sobre la prevención de la violencia sexual. Los líderes de Pomona también señalaron su trabajo con los colegios comunitarios y en un programa universitario en prisión, del cual es cofundadora, que ofrece títulos de nivel técnico a los reclusos en una cárcel de mediana seguridad en Nueva York.

Starr afirmó que está emocionada de volver a vivir en el sur de California y de construir del legado de Oxtoby en el campus como una científica que fomentó la creatividad y las artes.

“Pomona es un lugar donde siempre estás en busca de una conexión intelectual que va más allá de tu área de enfoque inmediato”, dijo. “Para mí, Pomona realmente ha sido uno de los más importantes líderes universitarios de artes liberales, y la relación entre las artes liberales y el mundo más amplio. Tiene un historial extraordinario de estar bastante por encima de los estándares en términos de la producción de líderes, educadores, investigadores, legisladores y personas que realmente se preocupan”.

Traducción: Diana Cervantes

Para leer esta historia en inglés haga clic aquí


Anuncio