Anuncio
Share

El gobierno federal impide a California actualizar sus pruebas estandarizadas de ciencias

LaTeira Haynes, a la derecha, ayuda al estudiante de segundo año Anthony Rush durante la clase de ciencias biomédicas en Dymally High School, en Los Ángeles, el mes pasado.

LaTeira Haynes, a la derecha, ayuda al estudiante de segundo año Anthony Rush durante la clase de ciencias biomédicas en Dymally High School, en Los Ángeles, el mes pasado.

(Brian van der Brug / Los Angeles Times)

California quiere actualizar sus pruebas estandarizadas de ciencias. Pero por segunda ocasión, las autoridades federales han rechazado los planes de implementación del estado.

Los funcionarios estatales afirman que dicha desaprobación no los detendrá.

En California, los estudiantes han tomado las mismas pruebas de ciencias desde 1998. Se supone que los nuevos exámenes serán más prácticos y participativos, y cumplen con los Estándares de Ciencia de Próxima Generación, un conjunto de objetivos que el estado adoptó recientemente para concentrar el aprendizaje de las ciencias más sobre los experimentos que sobre la teoría.

Los funcionarios de educación de California habían planeado este año aplicar una prueba piloto con los estudiantes de quinto, octavo, onceavo y doceavo grado, y luego realizar una prueba de campo al año siguiente, antes de cambiar totalmente el examen. Las pruebas de campo y las piloto son diferentes métodos para probar los nuevos exámenes y resolver sus fallas antes de implementarlos para todos los alumnos.

Los funcionarios solicitaron una exención de los requisitos federales para pruebas para que los estudiantes no tengan que tomar las pruebas piloto y las antiguas (estandarizadas) en el mismo año. Pero el martes pasado, Ann Whalen, asesora principal del Secretario de Educación de Estados Unidos, John King Jr., escribió que se había negado la exención.

“Simplemente no tiene sentido”, afirmó al respecto Tom Torlakson, superintendente estatal de educación pública y exprofesor de ciencias de escuela secundaria. “¿Por qué obligar a California a gastar millones de dólares en una anticuada prueba?”

California tenía previsto pasar los dos años comprobando las nuevas pruebas para asegurarse de que reflejen correctamente el aprendizaje de los estudiantes y fueran estadísticamente sólidas. El plan era no reportar esos resultados a las escuelas, los padres de familia o los contribuyentes, escribió Whalen.

No contar con calificaciones era un problema, escribió Whalen. Además, las pruebas piloto “no medían toda la profundidad y la amplitud de los estándares de contenido académico del estado”.

Esta es la segunda ocasión en que el gobierno federal niega las solicitudes del estado para realizar la transición a las nuevas pruebas de ciencias. A finales de septiembre, el gobierno rechazó una solicitud similar y le otorgó al estado 60 días para intentarlo de nuevo.

Esa primera carta de rechazo ofrece algunas sugerencias sobre la forma en cómo se podrían realizar las pruebas piloto dentro de las regulaciones, por ejemplo reduciendo el tamaño de la muestra o incorporando nuevas preguntas dentro de los exámenes tradicionales.

El estado presentó una nueva solicitud. Pero en la carta de este mes, Whalen afirmó que el plan no había cambiado lo suficiente. California tiene ahora hasta el 29 de diciembre para exponer su caso en una audiencia con funcionarios federales.

Torlakson remarcó que su departamento decidirá si se presenta o no, pero espera seguir adelante con su plan. Después de todo, afirmó, Washington está a punto de tener un cambio de mando, y “la actual administración se retirará dentro de unas pocas semanas”.

Traducción: Diana Cervantes

Para leer esta historia en inglés haga clic aquí


Anuncio