Anuncio
Share

Donald Trump tiene todavía una vía a la victoria, pero muy difícil, según encuesta

El candidato presidencial republicano Donald Trump habla durante un acto de campaña en la Arena Xfinity de Everett, el 30 de agosto de 2016, en Everett, Washington. (Evan Vucci / AP).

El candidato presidencial republicano Donald Trump habla durante un acto de campaña en la Arena Xfinity de Everett, el 30 de agosto de 2016, en Everett, Washington. (Evan Vucci / AP).

A pesar de que casi todos los sondeos nacionales y encuestas en la mayoría de los estados en disputa lo desfavorecen, Donald Trump todavía tiene una potencial ruta para la victoria, aunque es una muy difícil y le requeriría de convencer en esta ocasión, a muchas personas que se quedaron sentadas en casa y no votaron, indica la encuesta “Amanecer” sobre las tendencias recientes que rastrearon USC Dornsife y Los Angeles Times.

La existencia de un bloque de votantes descontentos, lo suficientemente grande como para darle un giro potencial a la elección de Trump es la principal conclusión de un análisis de las primeras ocho semanas de la encuesta de seguimiento por parte del diario.

Si Trump puede convencer a un número significativo de esos potenciales partidarios entre los votantes durante los dos últimos meses de la campaña presidencial, ello podría determinar si la elección termina como una contienda cerrada o si queda relegado por Hillary Clinton.

Ese grupo de electores potenciales también ayuda a explicar por qué los resultados de la encuesta han sido consistentemente más favorables a Trump que otras encuestas principales.

El grupo clave que conduce a ese resultado son las personas que se quedaron en casa en las elecciones de 2012, pero dicen que planean votar este año. Trump, que dio un importante discurso sobre la inmigración el miércoles, se conduce entre ellos en la encuesta. Él está detrás de Clinton entre quienes votaron hace cuatro años o aquellos que eran demasiado jóvenes para hacerlo.

El diseño de la encuesta significa que refleja, con más fuerza que otras encuestas, la opinión de aquellos que no votaron antes, pero dicen que lo harán este año. Como resultado, la encuesta presenta algo así como un mejor escenario para Trump, uno en el que él tiene éxito en conseguir un gran número de los no votantes anteriores que sufragarían en las urnas a su favor.

Incluso ese mejor de los casos es un camino problemático para el candidato republicano ya que, raramente, lo más que podría lograr es un empate en los resultados de la encuesta. Durante las últimas dos semanas, aun cuando la mayoría de las encuestas han mostrado a Clinton con una importante ventaja sobre Trump, el sondeo ha mostrado que los dos candidatos, incluso más o menos cuando están parejos, intercambian un liderato de sube y baja. La encuesta también muestra que un gran porcentaje de los votantes siguen indecisos acerca de su elección.

Según el sondeo temprano del martes por la mañana, Trump iba por delante, 45% a 42%, dentro del margen de error.

La situación de Trump es aún más difícil debido a la dificultad de convencer a los no votantes en votantes, una tarea para la que la campaña de Trump podría ser especialmente poco adecuada.

Trump no ha gastado dinero para la clase sofisticada, sino que emplea mucha mano de obra y costosa, los esfuerzos de participación que entregaron victorias al presidente George W. Bush en 2004 y al presidente Obama en 2008 y 2012. En un estado clave tras otro, los reporteros han encontrado su campaña que carecen de centros de operaciones e incluso rudimentarios esfuerzos para conseguir el voto.

Un poco de la retórica de campaña de Trump también podría revertirse en su contra. Por ejemplo, a principios de agosto, la encuesta Amanecer halló una notable disminución en la estimación de los partidarios de Trump que probablemente votarían por él. La caída se produjo poco después de Trump comenzó a hacer declaraciones ampliamente difundidas de que la elección estaba amañada contra él.

El momento podría ser una coincidencia, pero también podría indicar que la retórica sobre elecciones fraudulentas era contraproducente al hacer que algunos de los seguidores de Trump vean la votación como algo inútil.

En contraste con la encuesta de Amanecer, otras encuestas han demostrado que la contienda se aprieta recientemente, pero no lo suficiente para borrar la ventaja de Clinton. Los promedios de encuestas públicas recientes tienen a Clinton una ventaja de seis o siete puntos porcentuales.

Clinton también tiene ventajas significativas en las encuestas de los estados clave que han sido estrechamente divididos en elecciones recientes. Entre ellos se incluyen Virginia y Colorado, donde los demócratas han dejado de comprar tiempo de publicidad en televisión adicional porque ya no sienten que es necesario, y Pennsylvania y Wisconsin, estados obligados a ganar por Trump, donde las encuestas más recientes lo muestran perdiendo por grandes márgenes.

La divergencia de la encuesta Amanecer ha atraído la atención de todos los lados, con los republicanos citándola como un indicador esperanzador y los demócratas como una advertencia contra la complacencia.

La encuesta tiene una metodología muy diferente a la mayoría de otras encuestas. Algunos elementos de la metodología han generado críticas de algunos analistas; otros la han defendido.

El análisis de los datos del sondeo pone de manifiesto de donde proviene la mayoría de la diferencia entre la encuesta Amanecer y otras encuestas. Los encuestados que no votaron en el 2012 son, de manera desproporcionada, los blancos que no se graduaron de la universidad y que son los partidarios más fuertes de Trump. Casi seis de cada 10 de los no votantes de 2012 entran en ese grupo. Por el contrario, los no blancos con educación universitaria representan aproximadamente cuatro de cada 10 de los encuestados que votaron hace cuatro años.

Teniendo en cuenta estos datos demográficos, no es de extrañar que a Trump le vaya mejor con los no votantes de 2012 que con las personas que han emitido su voto la última vez. Y debido a que el sondeo de Amanecer incluye a más de esos previos no votantes, a diferencia de otros sondeos, Trump tiene un mejor rendimiento en el pronóstico.

Desde el martes, Trump lideraba con siete puntos entre los que podrían haber votado en 2012, pero que no lo hicieron. Clinton le llevó por dos puntos entre quienes votaron hace cuatro años o eran demasiado jóvenes para votar entonces, según la encuesta Amanecer. Entre los blancos sin un título universitario que no votaron en 2012, Trump aventajó Clinton por más de 2-1, según el sondeo.

La encuesta Amanecer puede representar en mayor medida las opiniones de los votantes potenciales que la mayoría de las encuestas, debido a la forma en que está estructurada.

Todos los sondeos ajustan sus datos para asegurar que sus muestras emparejan datos demográficos conocidos: la proporción correcta de los hombres frente a mujeres, jóvenes contra viejos, blancos frente a gente de color, un proceso conocido como ponderación.

El sondeo de Amanecer va un paso más allá y sopesa la muestra para que coincida con la forma de cómo votaron las personas en el 2012. Debido a esa ponderación, alrededor del 40% de los encuestados son personas que se encontraban en edad de votar hace cuatro años, pero no lo hicieron.

Esa parte refleja con precisión a la población estadounidense, aunque podría exagerar el impacto que aquellas personas tendrán en la elección de este año.

Para tener en cuenta el hecho de que muchas personas no votan, la encuesta pregunta a los encuestados que calificaran su probabilidad de votar en una escala de 0 a 100. Aquellos que dicen que es más probable que van a votar, cambian más los resultados de la ponderación de la encuesta. Este es un enfoque muy diferente del que toman la mayoría de las encuestas, y en donde una persona o bien se incluye en su totalidad o es totalmente excluida de la muestra de la encuesta.

En la actualidad, los que no votaron en el 2012 se dan a sí mismos, un promedio del 58% de probabilidades de votar esta vez. Esto es considerablemente inferior a la media del 92% propuesta por aquellos que votaron hace cuatro años. Pero todavía puede ser demasiado alto, ya que las encuestas rutinariamente encuentran que las personas sobreestiman su probabilidad de votar.

Si los que no votaron hace cuatro años sobreestiman la probabilidad que existe de votar esta vez, la encuesta podría inclinarse demasiado por sus puntos de vista. Para que la ponderación de la muestra coincida con lo que se dice acerca de su voto en 2012, también puede introducir otros errores.

Por el contrario, las encuestas estándar pueden causar un error en la dirección opuesta. Por lo general, utilizan el historial de votación de una persona como un factor en un proceso diseñado para la detección de posibles votantes. Esas encuestas pueden descartar por completo los puntos de vista de muchas personas que no votaron en las pasadas elecciones. No todas las organizaciones de encuestas revelan la forma en que seleccionan a posibles votantes.

Mientras que la encuesta Amanecer puede sobreestimar el número de los no votantes anteriores que votarán en esta ocasión, una fuerte posibilidad de traer a las pantallas de votación a probables votantes que no han participado antes, a favor de un candidato no convencional como Trump.

Pero las encuestas son instantáneas. Hasta que todos los votos se cuentan después de la elección, no hay manera de saber qué enfoque se ajusta mejor al electorado de este año.

Si desea leer la nota en inglés, haga clic aquí.


Anuncio