Anuncio
Share

Loretta Sánchez se lanza por el electorado de la derecha que ha sido ignorado por los demócratas

La congresista Loretta Sánchez, y candidata demócrata para el Senado de California, aparece con su esposo Jack Einwechter, en un tour por Shasta Dam.

La congresista Loretta Sánchez, y candidata demócrata para el Senado de California, aparece con su esposo Jack Einwechter, en un tour por Shasta Dam.

La congresista demócrata, Loretta Sánchez del Condado de Orange, ha llevado lejos de la izquierda su campaña por el Senado de California en las últimas semanas.

Sánchez apareció en un programa de radio hablado conservador en la ciudad de San Diego para mostrar una vez más su experiencia contra los ‘extremistas islámicos’. La funcionaria se aventuró con los granjeros y rancheros conservadores republicanos de la zona de Shasta Lake, en el norte de California, y se comprometió a escucharlos para resolver el problema de la crisis de agua.

Hoy jueves, Sánchez tiene planeado hablar con los U.S. Marines de Camp Pendleton donde será acompañada del congresista republicano, de Vista, Darrell Issa, quien en una ocasión llamó al presidente Obama uno de los presidentes más corruptos de los tiempos modernos.

En una contienda histórica del Partido Demócrata por el Senado del estado, estos eventos y otros ofrecen signos claros de los esfuerzos de Sánchez de cortejar el campo fértil de votantes republicanos, independientes y moderados que sienten que han sido ignorados por los demócratas en la competencia por el Senado.

Pero todavía permanece la duda de que la congresista pueda atraer suficiente apoyo a lo largo del espectro político del estado para sobreponerse a su oponente, la fiscal general, Kamala Harris, quien le lleva bastante ventaja en la recaudación de fondos dentro del Partido Demócrata y en las encuestas, especialmente entre los votantes registrados a su partido.

Un sondeo a principios del mes de julio encontró que el 39% de los votantes apoyan a Harris, comparado con el 24% que apoyan a Sánchez. En ese informe, se mostró también que la fiscal del estado tiene el apoyo de casi la mitad de los votos demócratas.

No obstante, el mismo sondeo encontró que el 56% de los republicanos y 41% de los electores independientes y votantes de otros partidos se encontraban indecisos o no apoyaban a ninguna de las candidatas. Y es precisamente a este grupo, en quien la congresista Sánchez a puesto su esperanza, si es que los puede convencer de que voten por ella en noviembre.

Viendo una oportunidad grande para potencialmente ampliar su base de apoyo electoral, Sánchez ha etiquetado a su rival como una candidata ‘totalmente a la izquierda’ y la consentida del establecimiento político del norte de California, en San Francisco; un mensaje similar al que los republicanos promovieron durante las elecciones primarias de junio.

Pero para ganar, Sánchez necesitará el respaldo de los latinos y un número decente de demócratas, el cual podría delinear su desafiante camino a la victoria.

“No es que ella se va a transformar en algo que no es”, dijo Bill Carrick, consultor político de Sánchez. “Pero mucha de su experiencia es lo que los republicanos buscan: experiencia en seguridad nacional. Hay muchos republicanos que están contentos que ella haya votado en contra de la guerra de Irak y contra el rescate a Wall Street.

Carl DeMaio, exconcejal de San Diego, quien tiene un programa de radio hablado en la estación KOGO-AM en la misma área donde reside, tuvo a Sánchez como invitada la semana pasada. En ese momento, ella habló sobre el dilema que sus radioescuchas republicanos enfrentan en la elección del Senado entre dos candidatas demócratas.

“Todavía no estoy seguro en este momento, pero te puedo decir ahorita que definitivamente estoy pidiendo a los republicanos que no voten por Harris”, dijo DeMaio.

“Si no votas, esto significa un voto para Harris y su establecimiento político”, reviró Sánchez.

En el verano, la congresista logró el apoyo de dos políticos prominentes y de peso pesado del Sur de California, los republicanos Richard Riordan, exalcalde de Los Ángeles y Howard ‘Buck’ McKeon, exrepresentante de Santa Clarita. Riordan ha llamado a Harris ‘una liberal de hueso colorado” y McKeon, expresidente del Comité de Servicios a las Fuerzas Armadas, agradeció a Sánchez por sus políticas de apoyo para proteger a “nuestras tropas y el país en general”.

Hugh Hewitt, un presentador de radio conservador, apoyó a Sánchez cuando él la recibió en el mes de julio y luego mandó un tuit: Es la primera vez en 16 años en la radio que doy mi apoyo a una demócrata para el Senado: @loretta2016, una amiga; la mejor de las dos Ds”.

Ninguno de sus oponentes republicanos en las primarias de junio han decidido apoyar a las candidatas demócratas y la mayoría de ellos no revelaron quien obtendrá su voto.

Tom Del Beccaro, ex candidato del Partido Republicano, no planea votar, en protesta, dijo, de la Proposición 14, del 2010, el cual le dio a California las dos principales candidatas.

Sánchez también recibió el apoyo la semana pasada de la Asociación Nacional de Mujeres Empresarias y habló el martes ante la Cámara de Comercio de Los Angeles.

Hoy jueves, Sánchez está programada para reunirse con los republicanos Issa y Mike Turner de Ohio, además de Scott Peters, republicano de San Diego, en una junta en Camp Pendleton, que forma parte del distrito que representa Issa. Sánchez, Turner y Peters son parte del comité de Servicios a las Fuerzas Armadas.

El evento proveerá a Sánchez una oportunidad para poner su experiencia y conocimiento a toda prueba en los temas de la defensa nacional, un récord que afirma, la hace la candidata más calificada del Senado de California en noviembre.

No obstante, la congresista ha tenido un poco de problemas para recaudar fondos, y dos de sus comités de campaña independientes, uno republicano y otro moderado, parecen todavía no tener el impacto que esperaban.

Algunos consultores políticos republicanos, le dijeron al periódico LATimes que grupos de negocios y conservadores han buscado a Sánchez, preocupados por las inclinaciones liberales de Harris y su posible futuro brillante en Washington.

Marty Wilson, quien manejó la campaña de Carly Fiorina en el 2010 contra Barbara Boxer, dijo que ha sido parte de algunas ‘conversaciones casuales’ con organizaciones conservadoras en Washington acerca de la contienda Sánchez-Harris. Wilson, quien ahora trabaja para la Cámara de Comercio de California, advirtió precaución ya que se necesitarán unos 15 millones de dólares para tener efecto en la competencia política, y al final, de todas formas, una demócrata llegará a Washington.

El presidente Obama, gobernador Brown y el Partido Demócrata de California han apoyado a Harris, agregando un aire imposible de negar en la inclinación a la izquierda de California. El exalcalde de Nueva York, Michael Bloomber, recientemente realizó un evento de recaudación de fondos en Manhattan a favor de Harris.

Hasta el 30 de junio, Harris superaba a Sánchez 3-1 en dinero: 2,7 millones de dólares para Harris y $919 mil para Sánchez.

La campaña de Harris también ha mandado un mensaje para extender su voto a todos los votantes de California. Ella ha hecho hincapié en sus logros como máxima funcionaria para ejercer la ley en el estado, haciendo alarde de su trabajo en el acuerdo de alcance nacional de 25 mil millones de dólares con cinco instituciones hipotecarias de las más grandes del país. En octubre, Harris también hablará ante la Cámara de Comercio de Los Ángeles.

En el programa de radio de DeMaio, Sánchez le dijo a los radioescuchas, que además de tener un récord demócrata fuerte, también tiene una reputación de trabajar con ambos partidos para mejorar la seguridad del país, experiencia, enfatiza, que su rival no tiene.

Para leer el artículo completo y en su versión original, haga clic aquí.


Anuncio