Anuncio
Share

Disminuye el riesgo de un inminente gran terremoto en la falla de San Andrés

L.A. Times.

L.A. Times.

Un grupo de expertos aseguró este lunes que disminuyó el riesgo elevado de un terremoto en la falla de San Andrés, provocado por un cúmulo de actividad sísmica bajo Salton Sea.

Thomas H. Jordan, director del Southern California Earthquake Center, afirmó este lunes por la tarde que la sucesión de temblores cerca de 150 millas al sureste de Los Ángeles “está decayendo considerablemente”.

“Diría que el riesgo también está disminuyendo”, aseveró. “No se ha registrado gran actividad en Salton Sea en los últimos dos días; ha estado todo bastante tranquilo”.

Rob Graves, sismólogo investigador del U.S. Geological Survey, considera que el elevado riesgo de un terremoto en la falla de San Andrés ha disminuido en gran medida hasta ubicarse en el mismo nivel de riesgo en el que se encuentra habitualmente.

“Está bastante cercano al nivel base, que no es cero, porque siempre hay una posibilidad de experimentar un terremoto de gran magnitud”, señaló. “Ha pasado casi una semana desde la fuerte actividad en Salton Sea, una ventana de tiempo considerable para que sus efectos disminuyan”.

Los sismólogos han seguido de cerca en estos días un cúmulo de temblores experimentados justo al sur de la poderosa falla de San Andrés, en California. Según los expertos, hace tiempo que la falla está lista para un gran terremoto, de magnitud 7 o mayor.

Cualquier actividad sísmica importante que se registre cerca de una falla puede causar preocupación, dicen los científicos, debido al temor de que pueda despertar y causar un temblor fuerte.

El tramo más meridional de la falla de San Andrés no se ha quebrado desde 1680 -más de 330 años-, estiman los científicos. Y, en promedio, cada 150 o 200 años ha ocurrido un gran terremoto en esta zona, por lo tanto la región está actualmente ‘lista’ para un sismo de importancia.

El martes pasado (27 de septiembre), el U.S. Geological Survey emitió una alerta con la posibilidad de que un terremoto de grado 7 o superior ocurra en el sur de la falla de San Andrés durante los siete días siguientes. Las chances se ubicaron entre ‘1 en 100’ -en su pico máximo- y ‘1 en 3,000’. Ese período de siete días culmina este martes por la mañana. Sin el cúmulo de temblores, la posibilidad media para un terremoto es de 1 en 6,000, según Jordan.

La actividad comenzó poco después de las 4 a.m. del 26 de septiembre pasado, con sismos entre tres y siete millas de profundidad bajo Salton Sea. El mayor de los temblores se registró más tarde, esa misma mañana -de 4.3-, y luego otros dos, por la noche -de 4.3 y 4.1-. Hubo otro estallido de actividad la noche siguiente. Esta fue la tercera vez que los sensores de terremotos -instalados en la zona en 1932- son testigos de un cúmulo de terremotos de esa magnitud. El evento produjo más sismos que todos los ocurridos entre 2001 y 2009.

Los expertos en el tema señalan que es importante que el riesgo elevado después de un cúmulo de sismos se comunique claramente al público. En Italia, informar un evento semejante dio lugar a la ira de la opinión pública cuando se desató después un terremoto de 6,3 grados, que sacudió la ciudad medieval de L’Aquila y mató a 300 personas.

Si desea leer la nota en inglés, haga clic aquí.

Traducción: Valeria Agis


Anuncio