Después de saber cómo vive y muere el pavo que la mayoría de la gente come el Día de Acción de Gracias, decidí no comerlo

Después de saber cómo vive y muere el pavo que se come el Día de Acción de Gracias, decidí no comerlo

Cuando enseño ética práctica, animo a mis alumnos a que adopten los argumentos que discutimos fuera del aula. Para los americanos, no hay mejor ocasión para una conversación sobre la ética de lo que comemos que el Día de Acción de Gracias, la fiesta en la que, más que cualquier otro, nos reunimos alrededor de una comida.

La pieza central tradicional de la comida de Acción de Gracias es un pavo, de modo que es el lugar obvio para comenzar. Según la Federación Nacional del Pavo, alrededor de 46 millones de pavos son asesinados durante Acción de Gracias cada año. La gran mayoría de ellos - al menos el 99% - se crían en granjas industriales. Los pavos recién nacidos se crían en incubadoras y luego se deshacen antes de cortarles el espolón. A los pavos machos también se le han quitado su carúncula, la protuberancia eréctil carnosa que les crece en la frente. Todo esto se hace sin anestesia, a pesar del dolor que esto causa claramente.

La razón de estas mutilaciones es que las aves están a punto de ser colocadas en cobertizos oscuros y poco ventilados, donde vivirán el resto de sus vidas atestadas junto con miles de otras aves. El aire huele a amoníaco del excremento de las aves. En estas condiciones poco naturales y estresantes, los pavos picotearán o agarrarán a otras aves, y el canibalismo puede ocurrir. La carúncula se quita porque es a menudo un blanco para picotear por otras aves.

Cuando las aves alcanzan el peso de mercado, se les priva de alimento y agua, se les acorrala, a menudo de una manera muy áspera, y se las transporta a la masacre. Cada año, cientos de miles ni siquiera llegan tan lejos: mueren por el estrés del viaje. Si lo logran, todavía no se les garantiza una muerte humana, porque el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos interpreta que la Ley de Sacrificio Humano no se aplica a las aves.

Los pavos que comen los americanos no son como los que se encuentran en la naturaleza; han sido alterados por la cría diseñada para agrandarles el pecho. Este proceso ha ido tan lejos que el pavo americano estándar, denominado descriptivamente el Blanco de Pecho Ancho, es incapaz de apareamiento porque la gran pechuga del varón se cruza en el en el camino. Aquí, le digo a mis estudiantes, es una pregunta interesante para car en la cuenta y con calma en la conversación alrededor de la cena en la mesa del Día de Acción de Gracias. Señale el pavo sobre la mesa y pregunte: Si los pavos no pueden aparearse, ¿cómo se produjo ese pavo?

Hace algunos años, mi amigo Jim Mason decidió ver por sí mismo cómo se producían todos los cientos de millones de pavos sexualmente incapacitados. Él vio que Butterball, un gran productor industrial de pavos, hacía publicidad para que trabajadores se unieran a su equipo de inseminación artificial en Carthage, Missouri. No se requería experiencia previa. Jim pasó una prueba de drogas y fue puesto a trabajar.

Su primer papel fue atrapar a los pavos machos por las piernas y sostenerlos al revés para que otro trabajador pudiera masturbarlos. Cuando el semen fluyó hacia fuera, el trabajador utilizó una bomba neumática para recogerlo en una jeringuilla. Esto se hizo con una ave tras otra hasta que el semen, diluido con un “extensor”, llenó la jeringuilla, que entonces fue llevada al gallinero.

El trabajo de Jim también era temporal en el gallinero. Aquí está su experiencia:

“Tomas una gallina por las piernas, tratando de cruzar los dos “tobillos, a fin de sostener sus patas y piernas con una mano. ... [Entonces] le das vuelta hacia abajo, primero el pecho en el borde del hoyo, con el extremo de la cola dando la cara. Usted pone su mano libre sobre la abertura y tira de la cadera y las plumas de la cola hacia arriba. Al mismo tiempo, usted tira hacia abajo con la mano que sostiene las patas, “quebrando” así a la gallina, de modo que su parte posterior esté directamente abierta y hacia arriba. El inseminador pega su pulgar justo debajo de la abertura y empuja, lo que la abre más hasta que el extremo del oviducto queda expuesto. En esto, él inserta una paja de semen conectada al extremo de un tubo de un compresor de aire y tira de un gatillo, lanzando una inyección de aire comprimido que sopla la solución de semen de la paja en el oviducto de la gallina. Entonces sueltas a la gallina y ella se aleja.

Jim debía “quebrar” una gallina cada 12 segundos, 300 por hora, durante 10 horas al día. Era, me dijo, “el trabajo más duro, más rápido, más sucio, más repugnante, peor pagado que he hecho”.

De regreso a la mesa de Acción de Gracias. Ahora que la familia sabe cómo llegó el pavo a su mesa y qué clase de vida y de muerte ha tenido, sugiero a mis estudiantes que hagan su opinión sobre si es ético apoyar esta manera de tratar animales. Si la respuesta es no, entonces algo debe cambiarse para las vacaciones del próximo año.

La gente dirá que el pavo es tradicional en Thanksgiving. De hecho, no está claro si los peregrinos comieron el pavo salvaje en ese primer Día de Acción de Gracias en 1621, pero una cosa es segura: No comieron un Blanco de Pecho Ancho cultivado en la fábrica.

Peter Singer es profesor de bioética en la Universidad de Princeton. Este ensayo fue adaptado de su último libro, "Ética en el mundo real", publicado por Princeton University Press.

 Si desea leer la nota en inglés, haga clic aquí.

Traductor: Jorge Macías

Copyright © 2019, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
64°