Anuncio
Share

Demandan a Live Nation por la muerte de una asistente a la fiesta electrónica Hard Summer

Demandan a Live Nation por la muerte de una asistente a la fiesta electrónica Hard Summer

El público concurrente al festival de música electrónica HARD Summer realizado en Pomona. (Luis Sinco/Los Angeles Times).

La empresa promotora de conciertos Live Nation fue demandada por negligencia seguida de muerte por la madre de una joven de 19 años de edad que falleció después de asistir a una fiesta de música electrónica en un parque del condado de Los Ángeles, hace dos años.

Emily Michelle Tran fue declarada muerta en un hospital de South El Monte, luego de ser trasladada allí desde el festival Hard Summer, en agosto de 2014, realizado en el Área de Recreación de Whittier Narrows. El forense afirmó que la chica murió por una aguda intoxicación con Ecstasy.

Presentada a principios de este mes en la Corte Superior del condado de Los Ángeles, la demanda sostiene que la empresa, con sede en Beverly Hills, sabía -o debería haber sabido- que las fiestas rave como Hard Summer fomentan la posesión, distribución y el consumo de drogas ilegales, como el Ecstasy.

Al no contratar para el evento seguridad suficiente para desalentar el uso de drogas, Live Nation incumplió con su obligación de mantener a salvo a sus asistentes, señala el pleito, que también acusa a Live Nation de ser “negligente, descuidada e imprudente”, y de no haber suministrado la seguridad suficiente y la atención médica necesaria.

Anuncio

La demanda también alega que la compañía “sobrevendió a propósito el evento, creando así un entorno peligroso y superpoblado”.

Por otra parte, el documento señala que el traslado de la joven Tran al hospital fue “retrasado por negligencia”. “Ellos hicieron la vista gorda a los riesgos conocidos en pos de sacar provecho de los adolescentes y adultos jóvenes, que creían que asistían a una fiesta en un ambiente seguro, con personal preparado, servicios de seguridad y atención de emergencia”, sostiene el pleito, presentado por el abogado Arthur G. Lesmez en nombre de la madre de la mujer fallecida, Julie, quien reside en Anaheim.

La demanda solicita daños punitivos contra Live Nation, “con el fin de establecer un ejemplo de ello, y para disuadir a la empresa de otras futuras conductas imprudentes e ilegales”.

Hard Summer no volvió a realizarse en el Área de Recreación de Whittier Narrows en 2015. En cambio, ese año tuvo lugar en el predio ferial de Pomona, en el condado de L.A., donde dos estudiantes universitarias debieron ser trasladados de urgencia al hospital, donde ambas murieron por sobredosis. El padre de una de ellas, Katie Dix, quien asistía a Cal State Channel Islands, también presentó una demanda.

Anuncio

La edición 2016 de Hard Summer, realizada en el último fin de semana de julio pasado en el Auto Club Speedway, en una zona no incorporada del condado de San Bernardino cerca de Fontana, terminó con tres asistentes trasladados a hospitales, donde luego murieron. Las causas de sus decesos aún no han sido comunicadas.

También se acusó a Staff Pro, una compañía de Huntington Beach que provee personal para grandes eventos. La empresa es una división de U.S. Security Associates, una de las compañías de seguridad más importantes del país, con sede en Georgia.

Los representantes de Live Nation y de Staff Pro prefirieron no hacer comentarios para este artículo.

Si desea leer la nota en inglés, haga clic aquí.

Traducción: Valeria Agis


Anuncio