Anuncio
Share

Cómo sacar el máximo provecho de sus sobras del Día de Acción de Gracias

Pavo asado con patatas fritas y alioli jalapeño-cilantro. (Francine Orr / Los Angeles Times)

Pavo asado con patatas fritas y alioli jalapeño-cilantro. (Francine Orr / Los Angeles Times)

Odio la palabra sobras. Una palabra y usted ya no espera mucho, especialmente cuando los restos son de Acción de Gracias, el día de comida más grande del año. Busqué en las redes sociales una mejor palabra y conseguí un diluvio de alternativas. ‘Rechauffees’, que significa el poco atractivo “recalentado”, que por lo menos parece bonito porque, bueno, es francés. Las posibilidades italianas, avanzi y piatti di ricupero, que significan recuperación o salvamento, son igualmente atractivas de la lengua. “Ingest-agains” (comer de nuevo”) era mi favorita.

Pero en los días después al Día de Acción de Gracias el país entero está inundado de una mezcla de puré de mantequilla, caramelos demasiado dulces, pavo seco y cacerolas extrañas, todo esto adornado con cuentas escarlata de arándanos en almíbar. Si piensa en el alimento sobrante o como langniappe, un “bono”, el tiempo para planificar las sobras es cuando creas un menú y haces la listas de compras.

Antes de poner la mesa

La diferencia entre los cocineros expertos y la gente que cocina es que pensamos en el futuro y amamos el proceso de posibilidades de MacGyvered. Haz más de lo que amas y menos lo que no. Haga la comida que sea fácilmente reutilizable y tenga a la mano todo lo que usted necesita para crear nuevas comidas. Compre hierbas y aromas para cambiar el perfil del sabor después del Día de Acción de Gracias: cilantro, jengibre, cebollas verdes, limón. Lo más importante, no sobrecocine demasiado su ave.

Haga por lo menos una verdura que conserve alguna apariencia de textura y frescura que puede utilizar para animar todos los ricos restos de comida. Las judías verdes chamuscadas, las colecitas de Bruselas, el brócoli y los ejotes verdes asados están bien, como también lo son las ensaladas crujientes bañadas a la vinagreta. Añada un pan para sándwiches y tortillas mexicanas a su lista de compras porque necesitaremos más tacos.

No puede esperar a que el Día de Acción de Gracias haya terminado para poder poner en práctica todas mise en place, el término culinario francés que significa alimentos preparados y listos para convertirlos en varios platillos. Piense cuáles son sus grandes éxitos diarios y refínelos en su mise. En primer lugar, resista el impulso de tirar el esqueleto del pavo. Usted estará enferma del olor del pavo, pero cuando usted necesita un poco de acción, se sentirá feliz que tiene algunas pintas en el congelador. ¿Pavo ramen? Un plato de caldo de Sriracha con un chorrito de limón, una pizca de cilantro, un poco de jengibre, un par de cucharadas de leche de coco, un glug de salsa de pescado y soya, ¿y su elección de arroz o fideos? Y podría seguir adelante.

Siempre espacio para tacos

Mientras que el caldo está a fuego lento, comience a desmenuzar la carne del pavo restante. Los pedazos son buenos para los tacos, el arroz y la comida frita recién hecha. Las rebanadas son para sándwiches; la carne picada es perfecta para una ensalada de pavo con mucho apio. Échele algunas de esas patatas asadas a la mezcla y algunas de sus verduras cortadas en trozos pequeños. El defecto italiano para la pasta es aglio, olio e peperoncino - que es el ajo en rodajas salteado en aceite de oliva, con copos de pimiento rojo y jugo de limón para terminar. Esto es el condimento de pasta sin salsa que se hace fácilmente con verduras cocidas o verduras picadas, o incluso más pavo.

En cuanto a los tacos, si nunca has tenido uno relleno de puré de patatas, judías verdes con cilantro, cebolla cruda y Tapatío, la mezcla es épica. Como los tacos de pavo con salsa de arándanos que han sido transformados con vinagre y chile. Convierta más puré de papas en panqueques; si usted agrega un poco de pavo en el procesador con la mezcla de la patata, usted tiene para disfrutar croquetas de pavo. Para una abundancia de patatas dulces, añada las especias saborizantes y haga sopa cubierta con yogur y hierbas frescas.

Dos veces más agradable con pastel

Para el postre, saque la masa extra y haga pasteles parecidos a una tarta. ¿Quiere una dulce? Haga un relleno de trituras de todos los pasteles juntos. ¿Quiere uno sabroso? Mezcle las verduras sobrantes con un poco de puré de patatas. Si usted tiene demasiado pastel, corte las rebanadas de empanada de nuez en cuadritos, después congélelas en una hoja de galleta rayada de un pergamino – los bocados congelados son como confecciones. O simplemente tenga esas rebanadas extra de pastel para el desayuno con una taza de café cargado o té. Por supuesto, usted tiene que llegar a ese punto, así que vaya a hacer sus listas y no deje que la ansiedad le abrume, pues todo saldrá bien, y pronto usted se sentará felizmente en una cocina llena de avanzi y recuperándose.

Si desea leer la nota en inglés, haga clic aquí.

Traducción: Jorge Macías


Anuncio