Cinco hábitos saludables acerca del dinero que deberían enseñarse a los hijos

Cinco hábitos saludables acerca del dinero que deberían enseñarse a los hijos

Nunca es demasiado pronto para empezar a enseñar a sus hijos hábitos saludables, y eso incluye  hábitos financieros. Desde muy temprana edad, los niños empiezan a observar a sus padres en todos los ámbitos de la vida, incluyendo cómo gastan, cómo ahorran y cómo hablan acerca del dinero. Los niños incorporan nuestras actitudes sobre el dinero con sólo vernos.

Enseñar a los hijos hábitos financieros saludables a una edad temprana les ayudará a convertirse en adultos financieramente prudentes.

Se pueden utilizar experiencias cotidianas para inculcar conciencia e inteligencia financiera a los pequeños. Aquí hay cinco hábitos relacionados con el dinero para empezar a enseñar ahora mismo. Los dos primeros pueden servir para niños muy pequeños, mientras que los tres últimos son probablemente más indicados para los mayores de ocho años.

  1. Modele un buen comportamiento financiero

Los niños ven a sus padres y repiten muchas de sus costumbres. ¿Qué es lo que están aprendiendo sus hijos de usted, acerca del dinero? Sea consciente de sus gastos cuando los niños estén cerca.

¿Usted y su pareja siempre compran todos los nuevos artilugios y dispositivos, coches y artículos para la casa? ¿Comen fuera frecuentemente como familia? Si es así, sus hijos son propensos a desarrollar una actitud financiera de “si lo quiero, puedo tenerlo”. Esto podría llevarlos a cometer algunos dolorosos errores financieros. Practique comprar con un presupuesto, usar cupones en el supermercado y hacer comidas caseras. Incluso si sus hijos son pequeños, ellos observan estas cosas y aprenden el valor del dinero.

  1. Hágalos esperar para comprar las cosas que quieren

Aprender a retrasar la gratificación es una habilidad muy necesaria en la sociedad de hoy, que constantemente nos dice “téngalo ahora”. Enseñe a sus hijos que, cuando van a la tienda con usted, no siempre saldrán con algo para ellos. Si no pueden dejar de hablar de ese nuevo juguete que quieren, dígales que pueden pedirlo para su cumpleaños o Navidad, o permítales ganar algo de dinero por ayudar con las tareas domésticas.

A través de esto, los niños aprenderán disciplina sobre el gasto y comprenderán que no siempre podrán comprar algo cuando quieran. Una vez que comiencen a llevar a casa su propio salario, será muy poco probable que quieran malgastarlo.

  1. Enséñeles a ahorrar a largo plazo

Una buena manera de enseñar a los niños a ahorrar es con la regla de los tercios. Cuando los niños reciben una mesada o dinero para su cumpleaños, enséñeles a poner un tercio en una cuenta de ahorro a largo plazo, como una cuenta de ahorros 529 para la universidad, y un tercio en una cuenta de ahorros para una compra más grande, tal como una moto o un iPhone. El último tercio lo pueden gastar inmediatamente.

Déjalos que vayan al banco con usted y que depositen el dinero ellos mismos, para que se sientan responsables de él. Muéstreles los estados de cuenta en línea del banco cada mes, y cómo crece su dinero con interés. Puede ayudarles a fijar metas para artículos más grandes para los que pueden ahorrar, como una bicicleta, una cocina de juguete o incluso un viaje a Disneyland.

  1. Enséñeles cómo comparar precios, características y calidad

Lleve a sus hijos de compras y compare los precios con ellos para que vean el valor de lo que se puede comprar. Muéstreles dos camisas de diferentes precios y explíqueles por qué están marcadas con diferentes precios (el material, oferta o marca). Llévelos a la tienda y muéstreles cómo el mismo alimento puede tener dos precios diferentes, y que ellos ayuden a decidir cuál comprar.

Cuando se hacen las compras para el regreso a la escuela, establezca un presupuesto y déjelos que consigan la ropa que necesitan, dentro de ese monto. Enseñarles a comparar mientras son niños les ayudará a hacer de ello un hábito, y a medida que crezcan se volverá algo que harán automáticamente.

  1. Permíteles tomar decisiones y aprender de sus errores

Si su hija ahorra suficiente dinero para algo que usted cree lamentará más tarde haber comprado, deje que lo compre de todos modos. Los chicos recuerdan haber gastado sus ahorros en un juguete que utilizaron sólo un par de veces, y podrán así hacer diferentes opciones en el futuro debido a dolorosa lección. Es mejor para ellos que aprendan ahora que cuando sean mayores, y las consecuencias serán mucho menores.

Un cimiento sólido

Enseñarles a los chicos hábitos saludables de dinero cuando son pequeños les ayudará a  convertirse en adultos financieramente responsables. Pueden construir sobre esa base sólida desde la infancia mientras empiezan a aprender acerca del crédito, las tasas de interés y el crédito inteligente.

Darles las herramientas desde el principio les permitirá reforzar las cada vez más complejas e importantes lecciones a las que se enfrentaran a medida que van creciendo. Ayudar a los hijos a construir hábitos saludables de dinero es una de las mejores cosas que se puede hacer por ellos como padre o madre.

Kurt Smith es consejero financiero y de relaciones en Guy Stuff Counseling and Coaching. Es asesor de NerdWallet, un sitio de internet sobre finanzas personales.

Si desea leer la nota en inglés, haga clic aquí.

Traducción: Diana Cervantes

Copyright © 2019, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
54°