Anuncio
Share

“Es usted un demonio”, dice una madre al asesino de su hijo en sala del tribunal

Christine Oliver esperaba tener toda una vida de recuerdos de su hijo Louis. Soñó con los cumpleaños, las graduaciones y los logros de una carrera, una boda y un primer hijo.

En cambio, la acosan las pesadillas.

“Tomar la decisión de retirarle los tubos de respiración artificial. Sujetarlo en su último aliento y latidos de su corazón. La planificación de su funeral” dijo entre lágrimas. “[Son] recuerdos que una madre no debería tener de su bebé”.

El jueves, James Nemeth, ex operador de una guardería fue condenado a 29 años y 8 meses de prisión por sacudir y herir fatalmente a Louis Michael Oliver, que estaba a su cuidado.

El hombre de 39 años de edad se declaró culpable en enero de siete cargos de delitos graves, incluidas lesiones corporales a un niño y abuso infantil. En su declaración, admitió haber herido gravemente al niño en la guardería de su hogar en Claremont, el 23 de mayo de 2012. Al día siguiente, el niño murió en un hospital.

Nemeth también admitió haber asfixiado a dos niños que están relacionados con él y golpearlos con un cinturón.

Antes de su condena, Nemeth hizo una moción para retirar su declaración de culpabilidad, diciendo que su abogado no le dio suficiente información antes de aceptarla. La jueza Joan Weber, de la Corte Superior de San Diego negó su petición.

En la sentencia, miembros de la familia, amigos y los padres del niño se dirigieron a Nemeth.

“Usted no está en condiciones de estar otro lugar más que en la cárcel”, dijo Christina Oliver. “Usted agredió y zarandeó a mi hijo hasta la muerte. Estoy bastante segura que Louis no fue el primer bebé que usted sacudió. Estos bebés y niños inocentes que quedaron bajo su cuidado tienen voces silenciosas que son demasiado pequeñas para pedir ayuda. Usted es un demonio”.

Mike Oliver, el padre del niño, dijo: “Hasta que pasen unas décadas y usted se haya acostumbrado, le deseo el infierno y todo lo que haya ahí”.

Winkley escribe para el diario San Diego Union-Tribune.

Si quiere leer la nota en inglés haga clic aquí.


Anuncio