Anuncio
Share

Brecha salarial cada vez mayor entre hombres y mujeres del condado de Los Ángeles

Los Angeles County firefighters battle a commercial fire in Hawthorne last week. A state audit found that only four of 622 fire captains in Los Angeles County were women.
Los Angeles County firefighters battle a commercial fire in Hawthorne last week. A state audit found that only four of 622 fire captains in Los Angeles County were women.
(Kevork Djansezian)

Una auditoría estatal encontró una significativa y creciente brecha en el salario promedio de los hombres y mujeres que trabajan para varios condados grandes de California, incluyendo Los Ángeles.

Las mujeres en la fuerza laboral del condado de Los Ángeles ganaron en promedio el 76% de lo que sus homólogos masculinos hicieron el año pasado.

La auditoría realizada por el Auditor Estatal de California analizó la diferencia de retribución en los condados de Orange, Fresno y Santa Clara entre los años fiscales 2011 y 2015.

Según datos de la Oficina del Censo de Estados Unidos, a nivel nacional, las ganancias anuales promedio de las mujeres eran el 78.6% que las de los hombres en 2014. La auditoría del estado encontró que el salario promedio de las mujeres en los cuatro condados varió del 73% al 88% que el que se concede a los hombres. Santa Clara tenía la disparidad más baja y la diferencia en el Condado de Orange fue la más alta.

En cada uno de los cuatro condados, la diferencia se amplió ligeramente durante un período de cinco años, pero la tendencia fue más marcada en el condado de Los Ángeles.

Los auditores observaron que la brecha salarial general no parecía deberse a que las mujeres se concentran en puestos de baja remuneración, más bien las disparidades se dieron entre hombres y mujeres que realizan el mismo trabajo. Los analistas encontraron que las mujeres generalmente hacían la mayoría de los trabajos a tiempo completo en el condado, pero en las clasificaciones donde la paga promedio era de más de $160,000 dólares eran superadas en número por los hombres.

Por ejemplo, el informe reveló que sólo cuatro de 622 bomberos del condado de Los Ángeles, y menos del 10% de los agentes del alguacil del Condado de Orange eran mujeres. Los capitanes de incendios en Los Ángeles devengaron un promedio salarial de casi $245,000 al año, y los agentes del Sheriff del Condado de Orange percibieron más de $210,000 en promedio.

En el condado de Santa Clara, los auditores descubrieron que las mujeres ocupan la mayoría de los puestos de salud mejor pagados: las médicas superaban en número a los hombres 118-104.

Santa Clara fue también el único de los cuatro condados en los que se requirieron directores de recursos humanos para documentar sus razones para escoger un candidato cualificado sobre los demás.

“La comprensión lógica de contratación de cada condado es fundamental para evaluar si los empleadores del condado están tratando a los hombres y mujeres por igual al tomar las decisiones de selección en criterios objetivos y relacionados con el trabajo”, escribieron los auditores.

La jefa ejecutiva del Condado de Los Ángeles, Sachi Hamai - una mujer y una de los empleadas del condado mejor pagadas con $355,000 al año, escribió en una respuesta que el condado ya exige una “gran cantidad de documentación” sobre las capacidades y cualificaciones de los candidatos de empleo y tiene un proceso de apelación para los candidatos que no sean contratados.

La supervisora del condado, Sheila Kuehl dijo que las mujeres están fuertemente representadas entre los jefes de departamento del condado y sus adjuntos. Pero quiere presionar para aumentar el reclutamiento y la contratación en las zonas dominadas por los hombres, como el cuerpo de bomberos, y analizar si son necesarias las pruebas físicas, que son, las que a menudo eliminan a las solicitantes.

“Creo que en general, el gobierno siempre ha sido mejor que el sector privado en igualar la remuneración por un trabajo similar”, dijo. “... Pero para mí, no quiero que haya ninguna disparidad. Quiero que sigamos empujando hasta que el pago sea absolutamente igual y las oportunidades sean absolutamente iguales”.

La auditoría también señaló que las mujeres eran más a menudo contratadas con sueldo más bajo para su posición que los hombres y que las disparidades de pago en ocasiones continuaron cuando los trabajadores recibieron aumentos en base a un porcentaje de su salario inicial.

Los economistas laborales que han estudiado las diferencias de remuneración, -señaló el informe- en gran medida es reflejo de lo que se ha encontrado en el plano nacional.

Isabel Sawhill, una experta de estudios económicos de Brookings Institution, dijo que el informe era coherente con otras investigaciones que han encontrado que “las mujeres y los hombres tienden a trabajar en diferentes tipos de puestos de trabajo y esto suele ser el factor más importante que explica una brecha salarial general”.

Pero se observó que las mujeres tenían ahora más alto nivel de educación que los hombres, en promedio, por lo que era “sorprendente” no ver reducirse la brecha más rápidamente.

Alec Levenson, un científico de investigación en Marshall School of Business de USC, señaló que las mujeres todavía eran más propensas que los hombres a interrumpir sus carreras por el cuidado de niños o ancianos, lo que significa que pueden tener “sustancialmente menos experiencia” que los hombres contra quienes compiten cuando regresan a la fuerza de trabajo.

“Entonces, puede decirse que los modelos que vemos al final, como en estos datos laborales del condado, reflejan la existencia de discriminación contra las mujeres, pero mucha de esa discriminación es la sociedad que invierte poco en los servicios para las familias que necesitan apoyar a sus dependientes, no directamente en relación a prejuicios en contra de la contratación de mujeres para trabajar en empleos específicos”, dijo.

Levenson dijo que se requiere más documentación para entender la razón detrás de la contratación y que podría ayudar a “aliviar los prejuicios conscientes o inconscientes por parte de los directores de recursos humanos”.

Ariane Hegewisch, directora del programa de empleo e ingresos en el Instituto de Investigación de Políticas de la Mujer, estuvo de acuerdo.

“Si las personas que toman las decisiones saben que están siendo considerados responsables, los prejuicios se reducen” dijo.

Pero Sawhill señaló que los gerentes pueden no ser honestos acerca de sus razones para escoger a un candidato sobre otro.

Si desea leer este artículo en inglés, haga clic aquí

Traductor: Jorge Luis Macías


Anuncio