Anuncio
Share

Clippers apretó el gatillo a Blake Griffin y no hay que estar tristes por eso

FILE - In this Jan. 11, 2018, file photo, Los Angeles Clippers forward Blake Griffin smiles during the second half of an NBA basketball game against the Sacramento Kings in Sacramento, Calif. The Detroit Pistons dramatically shook their struggling roster by acquiring one of the NBA's top players in Griffin in a trade with the Clippers. The deal for the five-time All-Star forward was announced early Tuesday, Jan. 30, 2018, giving Detroit a player who has been the face of the Clippers but whose career has been undercut by injuries.

FILE - In this Jan. 11, 2018, file photo, Los Angeles Clippers forward Blake Griffin smiles during the second half of an NBA basketball game against the Sacramento Kings in Sacramento, Calif. The Detroit Pistons dramatically shook their struggling roster by acquiring one of the NBA’s top players in Griffin in a trade with the Clippers. The deal for the five-time All-Star forward was announced early Tuesday, Jan. 30, 2018, giving Detroit a player who has been the face of the Clippers but whose career has been undercut by injuries.

(Rich Pedroncelli / AP)

¿Los Clippers hicieron realmente lo que pienso que hicieron?

¿Canjearon al mejor jugador crecido en casa en la historia de la franquicia? ¿La única verdadera conexión con Hollywood? ¿El que brilla con luz propia en los murales?

¿Lo hicieron apenas seis meses después de que lo habían asegurado como un jugador de Clippers de por vida al darle un contrato de cinco años por $171 millones?

¿El que saltó sobre un carro?

Funciona para mí.

Los Clippers canjearon a Blake Griffin el lunes, en lo que fue una decisión sorpresiva pero inteligente. Los angelinos admitieron su error, lo que tomó muchas agallas por parte de la gerencia de los Clippers, además de una apuesta calculada al futuro.

Algunos de sus más leales aficionados lo vivirán como un luto, y la ciudad lo extrañará, pero las esperanzas a largo plazo, como el de pasar la segunda ronda de los playoffs, lo exigía.

Griffin fue canjeado a los Pistons de Detroit con Willie Reed y Brice Johnson por Avery Bradley, Tobias Harris, Boban Marjanovic, dos selecciones del draft (primera y segunda ronda). Lo que se traduce a canjear a un cinco veces All-Star por dos inicialistas, una joven y posible estrella, además de espacio salarial para agentes libres potenciales.

Como ecuación, la balanza se inclina muy a favor de los Clippers.

Los Ángeles nunca han tenido un muchacho de confianza que dirija a su grupo, entonces es entendible que la afición no quiera endorsar esta decisión, pero con Jerry West empujándolo y Lawrence Frank haciéndolo posible, sus primeros movimientos tienen sentido.

¿Se acuerdan cuando Andrew Friedman, de Dodgers, hizo su primer movimiento como jefe del equipo angelino hace tres años al canjear a Matt Kemp? Esa decisión controversial fue la que le ayudó a construir un equipo ganador… esto tiene ese sentimiento similar.

Como estrella, Griffin era divertido, pero como fundación, era tambaleante.

Lo puedes aplaudir, pero no puedes construir sobre él. Era genial en los comerciales, pero tenía problemas en los últimos periodos. Sus volcadas te quitaban la respiración, pero también sus debacles.

Él nunca debió ser visto como el que iba a cambiar las cosas, era un jugador de apoyo. Durante una de sus rachas, escribí una columna diciendo que este era su equipo, y muchos aficionados me quemaron por eso… tenían razón.

Griffin se podía haber ido hace dos años cuando se fracturó la mano al golpear al asistente de equipaje, Matías Testi. Griffin debió irse el verano pasado cuando Chris Paul se fue.

Cuando el gran trio se convirtió en el gran dúo, las oportunidades de los Clippers para ser contendientes para Las Finales de la NBA se convirtieron en un gran cero. Debieron haberle permitido irse.

Los Clippers entraron en pánico. Se preocuparon tener que justificar esos increíbles precios de las boletas. Estaban en negociaciones para ir a una nueva arena, pasaban por medio de una transición en la gerencia.

Ellos sintieron que Griffin era su mejor chance de mantener la percepción de estabilidad, entonces el verano pasado decoraron el Staples Center y contrataron a un coro. Le hicieron una fiesta en la que el anunciador pretendía que era el año 2029 cuando presentó a Griffin como un “Clipper de por vida”… y Griffin lo creyó y ellos también.

Y ellos estuvieron juntos por vida, bueno por lo menos hasta cuando Griffin sufrió una lesión de rodilla al final de noviembre. Falló 14 juegos y Frank se dio cuenta de lo que había comprado. Griffin era ostentoso, pero no jugará una temporada completa por quinta vez consecutiva en ocho años. Él era una fuerza, pero el equipo parece que de igual forma juega bien. En su ausencia, lograron un récord de 8-8, lo que refleja el récord de 25-24.

Frank, quien fue nombrado el jefe de operaciones un poco después de que el dueño del equipo, Steve Ballmer, lo firmó, sabe que lo que se hizo fue una de las peores cosas en la NBA es ser mediocres y es hacia allá a donde se dirigían con Griffin. West, quien fue contratado el verano pasado para doblarle el oído a Ballmer, estaba buscando hacer lo mismo en ese entonces.

Esta no es la oficina que presidió sobre los seis años de frustración del trio, esta es una oficina que es con nuevas adquisiciones alrededor de Frank y West, han decidido construirlo de una manera diferente.

Ellos han convenido que aunque Griffin era su muchacho, él nunca pudiera ser una superestrella, entonces bien por ellos por tragarse sus egos mandándolo a Detroit, por movimientos que eventualmente pudiera traerles a esa figura.

No serán Harris o Bradley, aunque ambos son buenos jugadores, siendo Harris un jugador joven interesante a la hora de anotar. Tampoco lo será Marjanovic, aunque es un jugador de 7’3” de alto y es mucha diversión.

Ese jugador especial no saldrá del draft del próximo año, considerando que los Clippers ahora tienen dos selecciones que pudieran estar en el Top 10, la primera vez que podrían tener un impacto desde que Griffin fue seleccionado hace nueve años. Ese gran jugador podría venir también por medio de la agencia libre, considerando que los Clippers tienen espacio salarial, mismo que sigue creciendo.

Creciendo porque, sí, sabes que se viene, este movimiento significa que DeAndre Jordan está en juego la próxima semana antes de la fecha límite de intercambios. Esto podría ayudar a que sean más ruidosos en el verano en el que Paul George será el centro de atracción. Jugadores como Kawhi Leonard y Klay Thompson también podrían estar disponibles. La reconstrucción pudiera afectar al grupo de entrenadores, dependiendo de la paciencia de Doc Rivers con todo esto.

A los aficionados de los Clippers se les está pidiendo que traguen seco en los próximos meses, pero después que Paul se fue, ellos sabían que esto iba a suceder. Los últimos seis años han sido divertidos, pero ahora, tal como muchos equipos de la NBA que han tenido algo de éxito, los Clippers no podrán avanzar a menos de que hagan cambios exorbitantes.

Ya no necesitan a alguien que pueda saltar sobre carros, necesitan a alguien que lo pueda manejar.

Lawrence Frank tuvo que iniciar la búsqueda por ese jugador especial porque nunca iba a ser Blake Griffin.


Anuncio