Anuncio
Share

Así emplean las escuelas de Los Ángeles el dinero de los contribuyentes

L.A. Unified students walk into Thomas Starr King Middle School in East Hollywood in December. How will money be spent on them this year?
(Al Seib / Los Angeles Times)

El pasado martes, el Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles aprobó $7.6 mil millones de gasto para el próximo año fiscal. Pero a qué se destinará ese dinero, y quién decide cómo gastarlo, es para muchos un tema desconocido. A continuación, algunas cosas a saber acerca del presupuesto 2016-2017.

  1. La mayor parte del dinero se destina a salarios y beneficios.

La mayor parte del fondo general -cerca de $6.1 mil millones- se destina a salarios y beneficios para los empleados certificados (principalmente en el aula) y clasificados (fuera del salón de clases).

En 2015-2016, el distrito escolar contaba con más de 60,000 empleados de tiempo completo, incluidos maestros, directores y personal de apoyo escolar -quienes no están en el aula-. En el próximo año, el distrito pagará el saldo de un aumento de 10% planeado para dos años, para maestros y otros empleados.

El distrito también añadirá más educadores electivos a las escuelas secundarias y preparatorias, y convocará más docentes para lograr clases más pequeñas en 55 escuelas primarias con mayores necesidades.

  1. El distrito debe dar más recursos a los estudiantes con mayores necesidades.

El distrito probablemente recibirá cerca de $5.4 mil millones de su presupuesto del estado a través de la Fórmula de Control Local de Financiación, que le da dinero extra a los distritos según el número de estudiantes que necesitan de ayuda adicional en la escuela, entre ellos alumnos de familias de bajos recursos, jóvenes en cuidados de crianza (foster care) y aprendices de inglés (el estado no ha aprobado aún este presupuesto, por lo tanto este gasto se proyecta desde el distrito).
Un propósito principal de la nueva estrategia de financiación, que comenzó en 2013-2014, es dar poder adquisitivo a los distritos y comunidades para que éstos decidan cuáles son sus necesidades. El distrito está obligado a desarrollar un plan de control de responsabilidades locales para determinar metas, y debe consultar con padres y estudiantes para comprender mejor la forma en que éstos quieren que se invierta el dinero, además de qué cambios les gustaría ver realizados.

Los objetivos del LAUSD varían desde aumentar la tasa de graduación del distrito hasta incrementar el porcentaje de estudiantes que aprueban los exámenes de Nivel Avanzado (Advance Placement, o AP) y completan formularios de ayuda económica para la universidad.

La superintendente Michelle King señaló que su enfoque para este presupuesto fue de equidad. No todos los alumnos del distrito reciben aún las mismas oportunidades educativas, aseguró durante la reunión del martes último, pero aumentar los fondos y programas para los más necesitados ayudará. Este presupuesto dedicará millones extra a la educación temprana, estudiantes en cuidados de crianza, programas de arte, escuelas magneto, programas de inmersión dual de idiomas y justicia restaurativa, un enfoque alternativo de disciplina.

En la reunión del martes pasado, representantes distritales del comité asesor de aprendices de inglés y el comité asesor de padres señalaron que desean más de lo que el presupuesto destina a ellos: mejores opciones de transporte, más transparencia sobre los resultados de los programas, una mayor consulta con los padres para decidir cómo los directores invierten los fondos discrecionales de sus escuelas, y mayores iniciativas para lograr presupuesto estatal para las escuelas.

  1. La lucha sobre cómo financiar programas para estudiantes con discapacidades.

Un grupo que no recibe dinero extra del estado a través de la nueva fórmula de financiación del estado son los alumnos con discapacidades. El distrito invierte cerca de $1.5 mil millones en estos estudiantes, por año. Estos servicios reciben el nombre de ‘educación especial’, y el estado y los fondos federales sólo cubren una parte limitada de las necesidades del distrito, lo cual genera que el sistema escolar deba proveerse el resto.
El distrito ha dirigido algunos de los fondos designados a los aprendices de inglés, alumnos en cuidados de crianza y estudiantes de bajos recursos a pagar por los servicios educativos especiales que estos estudiantes reciben. Un grupo defensor con sede en el sur de Los Ángeles demandó al distrito y presentó una queja ante el Departamento de Educación de California, argumentando que el LAUSD no está utilizando el dinero de forma correcta. La agrupación sostiene que el dinero del estado debe pagar los programas adicionales para estos alumnos, en lugar de usarse para cubrir costos de servicios que esos niños ya están recibiendo.

En mayo pasado, el Departamento de Educación del estado se alineó con los defensores y afirmó que el distrito necesitaba explicar el uso o reasignar hasta $450 millones del dinero que planeaba usar en programas de educación especial, a partir del año 2017-2018. Autoridades distritales adelantaron que impugnarán la decisión y advirtieron que si no pueden usar esos fondos como lo planearon, es posible que deban aumentar el tamaño de las clases y despedir a cientos de empleados.

Representantes del distrito presionan actualmente a los legisladores del estado para cambiar la fórmula de financiación, de modo que se permita el uso de los fondos estatales por parte del distrito.

El reportero de planta Howard Blume contribuyó con este artículo.

Para leer la historia en inglés


Anuncio