Anuncio
Share

El Mundial más desapercibido

Cruz Azul no tuvo una buena participación.
Cruz Azul no tuvo una buena participación.
(FADEL SENNA / AFP/Getty Images)

Por si usted no lo sabía, el Mundial ya ha iniciado.

Así es, el Mundial de Clubes de la FIFA sostuvo sus primeras dos jornadas en Marruecos este pasado fin de semana con el ES Sétif (Argelia) enfrentando y cayendo por la mínima diferencia ante el Auckland City FC (Nueva Zelanda) y el Cruz Azul (México) derrotando por 3-1 al Wanderers FC (Australia). Pero si usted no se enteró de estos partidos, no lo culpo.

Entre las finales de los torneos en sus países, las compras navideñas y las posadas, lo que menos importa en estas fechas es un Mundial en donde más de la mitad de los equipos participantes no son conocidos. Además, ya se sabe de antemano quienes serán los finalistas: el representante de la Liga de Campeones de la UEFA y el ganador de la Libertadores en Conmebol.

En este torneo innecesario, que reemplazó a la Copa Intercontinental en 2005, es muy probable que la final la jugarán el San Lorenzo de Almagro (ganador de la Libertadores) y el Real Madrid (ganador de la Champions).

Para los inocentes, la idea de un Mundial es coronar al mejor del mundo, aunque sabemos que el San Lorenzo, con todo el respeto al equipo argentino, no es el mejor del mundo.

Los seguidores del balompié saben que el mejor equipo del planeta sale del torneo más competitivo a nivel mundial y ese es la Liga de Campeones de Europa. Entonces si el ganador de la Champions es considerado el mejor equipo del mundo ¿para qué se hace un Mundial de Clubes?

La realidad es que este torneo genera otra fuente de dinero para la FIFA ya que los patrocinadores, derechos de televisión y el dinero que pagan en Japón o Marruecos para que organicen el torneo ayuda a la FIFA a tener un “regalo de Navidad extra”.

El martes el Cruz Azul tratará de hacerle cosquillas al Real Madrid, mientras los dueños del balompié mundial seguirán contando el dinero en sus arcas.

Con jugadores que ya están pensando en las vacaciones ante rivales de poca importancia, equipos como el Real Madrid, Barcelona, Bayern Múnich toman este torneo más por compromiso que como un reto profesional.

Desde mi punto de vista, la única forma de darle sabor a este torneo es invitando más equipos competitivos. Probablemente dos equipos más de Europa (el otro finalista de la Champions y el ganador de la Liga de Europa) y dos más en Conmebol (El finalista perdedor de la Libertadores y el ganador de la Sudamericana). Claro, esto implica cambiar los planes de varios jugadores y equipos que ya de por si están saturados de competencias.


Anuncio