Anuncio
Share

Surgen enfrentamientos entre policías y manifestantes en Chicago tras divulgarse vídeo de muerte de joven negro

Enfrentamientos entre agentes de policía y manifestantes en Chicago, el 24 de noviembre de 2015, durante protestas por la muerte de Laquan McDonald, negro, a manos del policía Jason Van Dyke, blanco. (Nuccio DiNuzzo/Chicago Tribune via AP) MANDATORY CREDIT CHICAGO TRIBUNE; CHICAGO SUN-TIMES OUT; DAILY HERALD OUT; NORTHWEST HERALD OUT; THE HERALD-NEWS OUT; DAILY CHRONICLE OUT; THE TIMES OF NORTHWEST INDIANA OUT; TV OUT; MAGS OUT; NO SALES

Enfrentamientos entre agentes de policía y manifestantes en Chicago, el 24 de noviembre de 2015, durante protestas por la muerte de Laquan McDonald, negro, a manos del policía Jason Van Dyke, blanco. (Nuccio DiNuzzo/Chicago Tribune via AP) MANDATORY CREDIT CHICAGO TRIBUNE; CHICAGO SUN-TIMES OUT; DAILY HERALD OUT; NORTHWEST HERALD OUT; THE HERALD-NEWS OUT; DAILY CHRONICLE OUT; THE TIMES OF NORTHWEST INDIANA OUT; TV OUT; MAGS OUT; NO SALES

(Nuccio DiNuzzo / AP)

El agente de policía blanco que disparó a un adolescente negro de Chicago 16 veces fue acusado de asesinato y encarcelado al tiempo que la ciudad difundió el video donde se podía ver la balacera. Con todo, horas después los manifestantes parecían respetar las peticiones de calma.

La pregunta ahora es si esas medidas serán suficientes para abordar el resentimiento latente porque las autoridades se hayan demorado más de un año en emitir las imagines y acusar al agente, que vació un cargador entero sobre el adolescente incluso después de que hubiese caído al suelo.

Autoridades de la ciudad y líderes comunitarios se han preparado para la difusión del video de la cámara del tablero de un auto policiaco, temiendo el tipo de disturbios que ocurrieron en ciudades como Baltimore y Ferguson, Missouri, luego de que jóvenes de raza negra fueron asesinados por policías o murieron mientras estaban bajo custodia.

Un juez ordenó que la grabación se hiciera pública antes del miércoles. Momentos antes de que se difundiera el video, el alcalde y el jefe de policía hicieron un llamado a la calma.

El alcalde de Chicago, Rahm Emanuel, dijo que los residentes tienen “que tomar una importante decisión sobre nuestra ciudad y nosotros mismos y avanzar”. Se refirió al incidente como un potencial “momento de entendimiento y aprendizaje”.

Se espera que grupos de protesta organicen más manifestaciones en los próximos días, incluyendo una prevista para el miércoles en el ayuntamiento y otra que pretende cortar la avenida Michigan el viernes, un día que tradicionalmente se dedica a compras navideñas.

La porción relevante del video dura menos de 40 segundos y no tiene audio.

Laquan McDonald, de 17 años, aparece en una calle de cuatro carriles, en la que hay varios vehículos de la policía en medio del camino. Mientras corre por la calle, parece subirse los pantalones y luego desacelera a una caminata veloz, alejándose de los policías que salen de uno de los autos con las armas desenfundadas.

Casi de inmediato, uno de ellos parece disparar a corta distancia. McDonald gira y cae al suelo. El segundo policía de manera simultánea baja su arma.

El auto que capta el video sigue avanzando hasta que los policías salen de cuadro. Luego se ve a McDonald en el pavimento, moviéndose ocasionalmente. Se puede observar al menos dos pequeñas nubes de humo que salen de su cuerpo mientras el policía sigue disparando.

En los últimos momentos, se puede ver a uno de los agentes pateando algo de las manos de McDonald.

La policía ha dicho que el joven tenía un cuchillo. La fiscal estatal del condado de Cook, Anita Alvarez, dijo el martes que se recuperó de la escena un cuchillo de 7,5 centímetros (3 pulgadas) con la navaja sin sacar.

Poco después de que se diera a conocer el video, manifestantes comenzaron a marchar por las calles de la ciudad. Varios cientos de personas bloquearon el tránsito cerca del sector West Side. Algunos rodearon autos policiacos en una intersección y gritaron “16 disparos”.

Los manifestantes, que en algunos momentos llegaron a contarse por cientos, recorrieron calles próximas al centro y al South Side, reuniéndose en las inmediaciones de la sede de la policía en el District 1.

Más tarde, al menos una persona fue detenida en el avenida Michigan, lo que provocó un momento de tensión cuando los manifestantes intentron oponerse al arresto. Algunos arrojaron botellas de agua de plástico a los agentes y se sentaron detrás de un auto policial negándose a moverse. Los policías lograron sacarlos del lugar y la patrulla salió a toda velocidad.

El gripo más grande se había disipado casi en su totalidad a las 23:00 horas, y solo unas pocas docenas regresaron al edificio del District 1. Otro grupo de al menos 50 personas bloqueó momentáneamente una concurrida autopista antes de trasladarse a un parque próximo al lago.


Anuncio